Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Grado retoma este mes la exhumación de la fosa de El Rellán

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica abordará también un sondeo de prospección en La Garba

Dos de los cuerpos hallados el pasado verano en El Rellán, con los familiares siguiendo los trabajos. | S. Arias

Tal y como prometió el pasado verano, la asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) retomará el próximo lunes, día 21 de marzo, la exhumación de la fosa de víctimas de la represión franquista en El Rellán (Grado). Continúan así las labores, tras el hallazgo de catorce cuerpos en el mes de agosto de 2021 y después de que el Principado de Asturias ejecutase la demolición de la granja de cerdos anexa, que fue levantada después de los fusilamientos, donde se ha constatado que hay más enterramientos. Además, en paralelo, se iniciarán los sondeos de prospección en la fosa de La Garba.

“No sabemos el tiempo que nos van a llevar los trabajos en El Rellán, porque todo depende del tiempo que haga, por lo que no tenemos fecha para el cierre”, avanza el vicepresidente de la asociación, Marco Antonio González. Por ello, aprovecharán todo lo posible los medios personales y materiales y, al mismo tiempo, comenzarán a trabajar en La Garba, donde se hará un sondeo arqueológico para determinar el lugar del enterramiento ilegal. Primero, se desbrozará el terreno y, después, con la ayuda de una pala cedida por el Ayuntamiento de Grado, se realizará la búsqueda, que se completará con detectores de metales, entre otros sistemas. Se trata de labores previas a la futura exhumación de las víctimas.

De hecho, el trabajo de investigación de la asociación memorialista de Grado “Carlos Barredo” apunta a la existencia de seis personas fusiladas y enterradas allí entre 1938 y 1939, ya caída Asturias en el bando sublevado, con edades comprendidas entre 28 y 42 años. Las víctimas son vecinos de Vigaña, Panicera, Villandás, Rubiano y Trubia (Oviedo).

Además, durante los últimos meses, la asociación ha trabajado en el laboratorio con las muestras genéticas recogidas entre los familiares de las víctimas de la fosa de El Rellán, que están contrastando con los perfiles genéticos obtenidos de los restos. El mal estado de conservación ha impedido obtener restos biológicos de algunos de los cuerpos, no pudiendo obtener de ellos su identidad, edad o sexo.

“De los catorce cuerpos, ocho están pulverizados pero sí tenemos el perfil de seis de ellos”, detalla González. Se trata de una investigación que culminará con la exhumación de la fosa ochenta años después de los asesinatos.

Compartir el artículo

stats