Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El muelle de Candás, a toda caña

Éxito de participación en los talleres de pesca del Club Náutico Cuatro Vientos, que cuenta en esta nueva edición con 120 pequeños inscritos

Varias de las participantes en los talleres de pesca, con sus capturas, junto a uno de los miembros de la entidad. | R. B. G.

Los talleres de pesca de Candás ya se han convertido en un clásico del verano. Cada mes de junio, los más pequeños se suben a El Repunte, el Huelgues o El Caprichín entre otros barcos de los usuarios del Club Náutico Cuatro Vientos para aprender a tirar la caña en alta mar. Tatiana Cuervo desde tierra y Miguel Sánchez desde el agua coordinan la actividad en las que los niños de entre siete y catorce años se van para casa con sus capturas. Cabras y julias son las especies que más pican, aunque este año también abundan la chopa y la pinta, e incluso hubo alguna sorpresa: "Un crío pescó un pez ballesta", cuenta Tatiana Cuervo.

Los talleres de pesca arrancaron el pasado lunes y se prolongan hasta el próximo viernes día 8 de julio, con 120 niños que están participando. Cada taller dura dos días y en grupos de 30 los pequeños reciben primero una formación sobre conceptos básicos y luego salen al mar para poder practicar los conocimientos y hacerse con algunas capturas.

Esa formación atiende a diversos aspectos relacionados con el mar, como afirma Tatiana Cuervo, coordinadora de la actividad: "Aprenden a amarrar un barco, conceptos de seguridad, los grados de las mareas, la nomenclatura marina para hablar por la emisora, las partes del barco, los peces de Asturias... Un poco de información básica general, porque este año, igual que teníamos alguno que lleva seis años seguidos, teníamos muchos nuevos". En todas esas nociones también aprenden lo que no deben pescar, comenta entre risas: "También les decimos que el pez escorpión no. Ese lo más cerca, a tres kilómetros".

Los pequeños pescadores salen a faenar más allá de la protección de los diques del muelle en alguna de las siete embarcaciones de los miembros del club Cuatro Vientos, que colabora en esta iniciativa que parte del Ayuntamiento de Carreño, como explica el presidente del club, Julián Soriano: "Nosotros hacemos la parte de pesca, con el esfuerzo de los socios que colaboran. El club pone el material, cebos, cañas, chalecos... Se lo pasan pipa. El otro día había uno que no había pescado y uno que había pescado dos, se lo repartieron, así que bien".

Formar y concienciar

Con esta actividad comienzan siempre los veranos en el Cuatro Vientos, que afronta los meses de más actividad del año. En una villa eminentemente marinera como Candás, la actividad en torno al mar es vital. Y estas no han hecho más que comenzar, apunta Soriano. "También en breve empezamos con la ‘patrulla ecológica’, que atiende a la recogida de basura. Sacamos a los críos en zodiacs y se recoge basura de lo que se ve flotando. El objetivo no es tanto recoger, es concienciar de que eso son residuos humanos", señalan desde la entidad.

El muelle de Candás también acogerá este fin de semana las primeras regatas del Campeonato de Asturias de Vela Inclusivo y la semana que viene el club empezará con los cursos de vela ligera, para lo que ya están llenas las tres primeras semanas: "Estamos en temporada alta crítica porque es cuando se acaban de organizar todas las actividades". De momento les toca a los más pequeños ser pescadores por un día y empaparse de la identidad marinera característica de la villa carreñense.

Compartir el artículo

stats