Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Peón, la "Silicon Valley" de la Asturias rural

CTIC RuralTech abre oficina para apoyar la digitalización de pymes en pueblos para prestar apoyo a negocios y emprendedores de concejos de menos de 20.000 habitantes

Responsables de la Fundación CTIC y de las entidades públicas y privadas que participan en el proyecto de digitalización de las empresas de la zona rural, ayer ,durante la presentación en en Peón. | A. L.

Las pequeñas y medianas empresas asentadas en la zona rural de Asturias que quieran mejorar su adaptación a las nuevas tecnologías podrán acudir desde ahora a la oficina Acelera Pyme de Peón (Villaviciosa), que se presentó ayer en la Fundación CTIC RuralTech, para que les ayuden a acometer su transformación digital del modo que mejor se adapte a su negocio.

La de Peón será la única oficina de estas características abierta en Asturias y contará con el apoyo financiero del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, que aporta 400.000 euros, un 80 por ciento del presupuesto con el que cuenta, y con el que se pretende ayudar a más de 400 empresas radicadas en municipios del Principado de hasta 20.000 habitantes.

Pablo Priesca, director general de la Fundación CTIC, explicó que la finalidad del proyecto "es apoyar a las pymes que están asentadas en el medio rural en el proceso de transformación digital, ayudarles a incorporar tecnología a los procesos de negocio con el objetivo de mejorar la competitividad de esas pequeñas empresas que están ubicadas en la zona rural". Para llegar hasta esas empresas, la Fundación cuenta con el apoyo de alrededor de un centenar de entidades públicas y privadas que hacen de intermediarias y que ayer estuvieron presentes en el centro ubicado en Peón durante la presentación de la iniciativa.

Otro respaldo importante con el que va a contar este proyecto es la red de intermediarios que permitirán a la Fundación CTIC conocer de primera mano cuáles son las necesidades más acuciantes: "Aquí estará el centro de coordinación, pero luego hay consultores y asesores que están distribuidos por Oriente, Occidente, por la zona interior de montaña, por la zona central, que están trabajando con ayuntamientos y agentes de desarrollo rural, que son los que nos ayudan a llegar al destinatario final, que son las pymes", explicaba el director general de la Fundación durante la presentación.

Priesca quiso incidir en que se trata de una iniciativa "que está en el marco de una política del Ministerio más amplia, que es lo que se llama el kit digital, que son subvenciones a pequeñas empresas para incorporar tecnología a los procesos de negocio". De esta forma, además de los recursos con los que cuenta el proyecto, "las empresas pueden acceder a la ayuda del kit digital, nosotros difundimos esas ayudas y les asesoramos para orientarles en qué tipo de tecnología tienen que incorporar de acuerdo al negocio en el que ellos están implantado". Todos estos fondos con los que se llevan a cabo estos procesos de transformación digital, explica Priesca, "son fondos europeos que el Ministerio destina a la aceleración de la innovación tecnológica en pequeñas empresas".

El uso de la banda ancha

La Fundación CTIC invitó a Jesús Arango, economista experto en medio rural y exconsejero del Principado de Asturias, a que diera una charla durante la presentación de ayer. Para el economista, el medio rural se juega su supervivencia a corto plazo. "En los próximos años nos jugamos el ser o no ser del mundo rural", dijo para añadir que "el problema ahora que más o menos está la banda ancha encauzada es para qué sirve". Arango se cuestionó si va a servir "para que la gente pase de ver Telecinco por las tardes a ver Netflix". En ese caso, continuó, "lo que hacemos es una banda ancha para vender más servicios de fuera y lo que tenemos es que hacer es una campaña de alfabetización para que la gente sepa las potencialidades de lo digital".

Y es que, añadió Arango, "dentro de ocho años el 60 por ciento del territorio de Asturias será un desierto". Para evitarlo apuesta por un cambio radical: "Si no cambiamos radicalmente, llevando actividades del centro a las alas, la región será un centro de viejos rodeado de fauna salvaje en dos o tres décadas". En su opinión, iniciativas como la presentada ayer en Peón son buenas, pero necesitan "una respuesta de la Administración".

Compartir el artículo

stats