Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El hartazgo de los turoneses

La asociación "Mejoras del Valle", ante el abandono que sufre la zona, da un ultimátum a las administraciones y plantea movilizaciones después del verano

Baches en la carretera de acceso al valle.

Baches en la carretera de acceso al valle. J. R. SILVEIRA

En toda discusión, la lapidaria frase "¡Hasta aquí llegamos!" no suele tener un final feliz. Y precisamente esa sentencia es la que los vecinos de Turón han lanzado contra las administraciones públicas. El valle, que dio trabajo a miles de personas en la época dorada de la minería, fue perdiendo peso poblacional al mismo ritmo al que se iban cortando las jaulas de los pozos. Hasta quedar, a su juicio, en un profundo olvido. Y ya no pueden más. Los vecinos están cansados de que Turón sea un cero a la izquierda para los distintos gobiernos (local, regional...) y van a movilizarse. "Daremos el margen del verano y, si no vemos reacción, haremos lo que haya que hacer", señala Silvia Suárez, presidenta de la asociación "Mejoras del Valle", con más de medio millar de socios y que es una referencia en Turón.

El colectivo señala que hay un "hartazgo" inmenso por parte de toda la población. "Nunca, nunca hemos visto nuestro valle como ahora; todos los años nos toca recordar que hay que segar, que hay que limpiar, que hay que pasar por el pueblo, pero estamos llegando a unos límites que rebosan el vaso", apunta Suárez. Enumera varios aspectos en los que se sienten olvidados por las administraciones.

Y el primero de ellos es el río Turón. "Da asco, no hay más que asomarse y la primera pista te llega por la nariz, porque hay zonas donde los olores no te dejan respirar", indica. No es ese el único problema del cauce. "La vegetación lo toma todo, las ratas son mayores que los gatos, la basura está por todos lados", lamenta. Además, afirma que los desagües son otro gran problema: "A nuestro valle los famosos fondos mineros llegaron poco y entre lo que hicieron fue un colector que está de ornamento, vertiendo al río muchos de los desagües".

El segundo punto que aborda "Mejoras del Valle" es el de la senda que vertebra Turón, desde el cruce de Figaredo hasta la Güeria de Urbiés. "Los turoneses estamos hartos de una senda que nos vendieron como una alternativa, como ruta turística, como un paseo para lucir el pueblo y, al final, lo que tenemos es un camino intransitable, cortado por numerosos sitios por árboles caídos, por argayos o por la propia vegetación", apuntó Suárez. E indica que actualmente, "por los pocos sitios que es transitable, hay que ir en pantalón largo y calzado cerrado, pues puedes volver 'fechu una llaceria' gracias a ortigas, artos y garrapatas".

Otro aspecto en el que los turoneses muestran su enfado es en el cuidado de las casas. "Estamos hartos de unas casas en ruinas de antiguos habitantes o de la tan nombrada Hunosa, que se fueron con todo lo que pudieron y nos dejaron a los que aquí seguimos su basura, además de aquellas cosas que no les interesaban, no tenía valor o no podían llevarse a lo que consideraban mejores lugares", denuncia. "Ahora estamos rodeados de casas en ruina, de aleros cayendo sobre nuestra aceras o de caminos cortados por riesgo de derrumbe de edificios", agrega.

Las carreteras no podían ser menos. En este caso, la mayor queja se sitúa al inicio de la entrada al valle, en el tramo de Peñule-Cortina, del que, ironizan los vecinos que "te lleva como en un parque de atracciones y piensas que vas en coche de caballos, dando saltos continuamente". Además, también señalan que "cada vez que llueve de forma abundante, la carretera se corta por inundaciones en Peñule, como si viviésemos en Almería y no en Asturias".

La indignación vecinal es mayor porque, explican en "Mejoras del Valle", los vecinos están muy implicados con el desarrollo de la zona. "Los turoneses estamos hartos de trabajar por nuestro pueblo, arreglando nuestra casas y nuestros caminos con sestaferias, de organizar mil actividades para que nuestro pueblo tenga vida y animar a la gente a que siga viviendo aquí", argumenta Suárez, para agregar que "y luego desde todas las administraciones se nos ningunea, tanto el Ayuntamiento como el Principado, Hunosa o la Confederación Hidrográfica". La presidenta asegura que "estamos hartos de presentar escritos, llamar por teléfono, de ponernos en contacto con ellos y que después sean todo falsas promesas".

Compartir el artículo

stats