Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ni huella del oso "Llocu" en Redes

La Fundación Oso Pardo afirma que la búsqueda en Caso de un ejemplar "cazador" no obtiene resultados: solo hallaron plantígrados jóvenes

Una foto tomada por ganaderos de Caso, con un oso a la izquierda de la imagen y ganado a la derecha.

Una foto tomada por ganaderos de Caso, con un oso a la izquierda de la imagen y ganado a la derecha.

Ni rastro del oso "Llocu" en Redes. La Fundación Oso Pardo (FOP) aseguró ayer que es "imposible" que un plantígrado llevara a cabo la matanza que denunciaron hace unas semanas los ganaderos de Caso -una vaca, cuatro terneros, dos venados y un rebeco- y afirmó que "no hay evidencias" de que un animal con ese carácter predador esté por el monte. La única prueba que ha tenido la entidad conservacionista es la de un pequeño ejemplar que sí se acercó a la zona para comer carroña: "Es inviable que un oso hiciera eso", insistió ayer el presidente de la FOP, Guillermo Palomero.

Los hechos se remontan a finales del mes pasado. Ocurrió en el entorno de Caleao, en los denominados puertos del Contorgán, en el límite con Aller. Un ganadero de la zona perdió cuatro terneros y una vaca. La Guardería del Principado dictaminó que dos de las muertes se produjeron por el ataque de un oso. Las otras dos, sin que el informe sea concluyente, pudieron tener el mismo origen. Además, aparecieron muertos en el entorno dos venados y un rebeco. Y se notificó la desaparición de otras tres reses y un mastín.

Los ganaderos amenazaron con acudir al monte armados, a buscar al oso que bautizaron como "Llocu". El Principado optó por una medida más cauta: unir a entidades conservacionistas, Seprona y Universidad de Oviedo para la búsqueda del ejemplar. "Hasta donde sabemos, no ha habido ninguna noticia nueva. No hay oso asesino, o 'Llocu', o como lo quieran llamar. Lo único que se sabe es que hubo un pequeño oso en la zona que posiblemente se desplazó a comer la carroña", destacó Guillermo Palomero.

Según la entidad, es, a todas luces, "imposible" que un oso cometiera tal escabechina: "No tienen las condiciones físicas para matar a tantos animales, en un reducido espacio e intervalo de tiempo", afirmó Palomero. Además, "supondría un desgaste de energía innecesario en este momento del año, en el que tienen otra comida que les resulta más apetecible y con la que ya se sienten saciados".

¿Qué ha podido ocurrir? Para Palomero, está claro: "La muerte de esas reses puede responder más a un problema sanitario que al ataque de un oso". Sin obviar, reiteró el conservacionista, que un oso pequeño "acudiera a la zona luego, llamado por la carroña, y fuera visto en el lugar". "Pero no puede ser obra de un oso", reiteró el presidente de la Fundación Oso Pardo.

Es una posición que ya había mostrado la entidad, hace ya unas semanas, y contra la que respondieron los ganaderos. "Quien niegue los ataques de oso que tenga valor y venga al monte", clamaron entonces desde el sector primario. Según Palomero, la FOP ha tenido una reunión con representantes ganaderos en la que ya se trató este tema y se expuso la posición de la entidad conservacionista. Sin ganas de polémica mantienen, tajantes, su postura: "No hay un oso 'Llocu', porque ningún oso haría semejante matanza".

Compartir el artículo

stats