Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Locos por el esquí: Pajares abre con 300 usuarios entre la niebla, pero con una nieve “maravillosa”

El mal tiempo, con la circulación por el puerto muy complicada, limita el disfrute de unas pistas “como hacía diez años que no se veían”

Un grupo de esquiadores, ayer, en la zona baja de la estación.

Un grupo de esquiadores, ayer, en la zona baja de la estación.

“Hacía igual diez años que no disfrutábamos de una nieve de esta calidad. Hay mucha y está totalmente seca”. Los pocos esquiadores que ayer se congregaron en las pistas de la estación invernal de Valgrande-Pajares disfrutaron de una jornada de contrastes. Por un lado, mucho frío, poca visibilidad debido a la niebla y accesos muy complicados. Por otro, unas galas locas por inaugurar la campaña, pistas a rebosar de nieve, una textura impecable y ausencia de colas.

La temporada invernal, tras el aplazamiento inicial por la pandemia, arrancó ayer en Asturias con la apertura de Valgrande. Al final, la dirección de la estación optó por limitar la actividad a la zona baja de las instalaciones. Unas 300 personas, la mayoría de los apartamentos del propio Brañillín, disfrutaron de una tranquila y fría mañana: “Hay bastante niebla, pero la nieve está perfecta”, señalaba Andrés García, un ovetense que se animó a calzarse los esquíes pese a las adversas condiciones meteorológicas: “Había ganas de estrenar las pistas, además no sabemos si en una semana nos volverán a cerrar la estación por la pandemia, por lo que hay que aprovechar”.

Usuarios haciendo cola para coger el remonte.

El presidente del club “Elit Mirios”, Íñigo Cabal, fue de los que ayer no quiso perderse la apertura de la temporada: “Hay mucha nieve y está seca, es una maravilla. Nos acompañó la niebla, pero no muy densa, por lo que se podía esquiar perfectamente”. La dirección del equipamiento lenense ha velado por el cumplimiento de las medidas de seguridad e higiene que marcan los protocolos específicos elaborados por la dirección general de Deporte y ratificados por las autoridades sanitarias. “Al haber poca gente no ha habido aglomeraciones y, además, el personal ha estado atento permanentemente para que se cumplas las normativas. Todo perfecto”, destacó Cabal. El uso de mascarilla fue obligatorio, incluso en el trayecto de los remontes mecánicos, así como en el descenso de pistas, siempre que no se pudiera garantizar una distancia mínima de dos metros con el resto de usuarios. Ahora bien, en Pajares hubo ayer espacio de sobra para maniobrar con holgura.

La circulación por el puerto permaneció toda la mañana con cadenas, lo que provocó que muy pocos esquiadores se desplazasen desde el centro de la región a la estación. Por lo tanto, el aforo máximo de 1.200 personas estuvo lejos de alcanzarse. El director de la Escuela de Esquí de Pajares, Pablo Vallinas, fue de los pocos que remontó la Cordillera. Lo hizo con un vehículo de montaña y reforzado por su propia experiencia: “El acceso estaba complicado y muy poca gente ha subido, pero casi mejor así para empezar la temporada e ir adaptándonos todos a los protocolos sanitarios”, señaló. Con todo, el balance de la jornada es bueno: “Hemos disfrutado de un día típico de invierno, sin más, pero con una nieve estupenda y los usuarios se lo han pasado muy bien”, destacó Vallinas.

Fuentes de Invierno, pese a tener todo listo para la actividad deportiva, deberá esperar debido a los aludes que han afectado a la carretera de San Isidro, el más grave de ellos, con consecuencias mortales, con un operario de mantenimiento encontrado sin vida y un segundo trabajador desaparecido desde el viernes.

Compartir el artículo

stats