Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los empresarios exigen fijar “plazos” para la obra que permitirá navegar en Tanes

Piden al Principado un calendario para construir el embarcadero: “Hace falta algo más palpable que el compromiso de que lo van a ejecutar”

El pantano de Tanes, en el concejo de Caso.

El pantano de Tanes, en el concejo de Caso.

Los empresarios de Redes se muestran escépticos ante el compromiso del Principado de que las obras del embarcadero para navegar en el embalse de Tanes estén terminadas este año y piden que “se fijen los plazos” para realizar estos trabajos y para que la navegabilidad en el pantano sea una realidad. Mayor credibilidad le dan a la apertura del hospital de la fauna salvaje, también fijada para el presente ejercicio. Consideran que “ya era hora, después del dineral que se gastaron allí”.

La asociación Redes Natural, que integra a empresas de hostelería, turismo y servicios del parque natural de Redes, siempre ha defendido el proyecto de navegabilidad de los pantanos. No obstante, tras ver cómo en los últimos años los compromisos de fechas no se cumplían, pretenden que se pase a los hechos. “Las obras ni siquiera están en los presupuestos del Principado para este año, de dónde van a sacar el dinero”, se cuestionan desde la entidad, solicitando un acuerdo, más allá del compromiso de terminar las obras este año, que incluya fecha de inicio, plazo de ejecución de las obras, y la penalización que tendrá la empresa que las ejecute en el caso de retrasarse con los plazos. Además de conocer qué empresa será la encargada de realizar el embarcadero”.

Pretenden que haya algo más “legal, palpable” que la misiva que envió el vicepresidente y consejero de Medio Ambiente, Juan Cofiño, al alcalde de Caso, Miguel Fernández con el compromiso de que sería el Principado quien se haría cargo de las obras y que además se ejecutarían este año. De ahí el escepticismo, alimentado por los continuos retrasos en el proyecto, además de por la “excepcionalidad” que se vive con la pandemia del coronavirus y ha causado retrasos en otras iniciativas. La citada carta, a la que tuvo acceso este diario, era la respuesta a otra previa del regidor casín en la que planteaba al responsable regional la preocupación por el retraso en la culminación del proyecto y por el papel jugado por Cadasa.

Para el “desarrollo de las actuaciones que integrarán las instalaciones de embarque y servicios en el embalse”, Cofiño aboga, como la “opción más idónea”, por asumir desde la Dirección de Medio Ambiente el “compromiso” de colaborar con el Ayuntamiento en tres vías: “dando asistencia técnica para la elaboración de la documentación necesaria para la obtención de la concesión para instalación de equipamiento y navegación ante la Confederación Hidrográfica; dando asistencia técnica para la redacción del proyecto de ejecución de las instalaciones de embarque y servicios; y ejecutando, dentro de las actuaciones en el parque natural, las obras necesarias para la construcción” de esas instalaciones. Una vez realizadas las obras, concluye la misiva, “se entregarán al Ayuntamiento” que será “el responsable de su gestión y mantenimiento. Evidentemente, la dirección de parque natural acompañará en el futuro al Ayuntamiento en la evolución de esta iniciativa”.

Centro de la fauna

Sobre el hospital de la fauna, que también se prevé abrir este año, ofreciendo además visitas para que se conozca el trabajo que se realiza con los animales, los empresarios consideran que “ya era hora de que empiece a funcionar, pero por dar rentabilidad a los millones que se gastaron allí”. Aluden a otros proyectos que siguen en espera como las escuelas de Tarna, donde se iba a realizar el centro del urogallo “igual que otras mil cosas que están en el parque y no funcionan”.

Desde la Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial no se ha concretado el calendario que tienen sobre la mesa para poner en servicio las instalaciones del hospital de la fauna, ubicadas en El Castrín, en Sobrescobio. Dispondrá de un aula de interpretación en el que se recibirá a los visitantes con lo que también será un referente turístico dentro del parque. Actualmente, tal y como indicaron fuentes de Medio Rural, tan solo quedan remates en las obras para que el equipamiento pueda abrir sus puertas. El Principado incluyó en el presupuesto del pasado año una partida de 125.000 euros para abordar los trabajos en las acometidas de agua y electricidad.

Compartir el artículo

stats