Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El SOMA reivindica un pacto por la energía para abrir la regasificadora de El Musel

El sindicato, que reeligió a José Luis Alperi como secretario general, exige “defender la industria” al ser el sector con empleo de mayor calidad

Participantes en el congreso del SOMA, con Alperi, tercero por la izquierda. | SOMA-FITAG-UGT

Participantes en el congreso del SOMA, con Alperi, tercero por la izquierda. | SOMA-FITAG-UGT

Dos pactos de Estado. Uno por la energía, y otro por la industria española, que permitan la puesta en marcha de equipamientos “indispensables” para Asturias como la “regasificadora de El Musel”. Esta es la principal exigencia surgida del último congreso del sindicato SOMA-FITAG-UGT, en el que se reeligió a José Luis Alperi como secretario general. “Necesitamos un sector industrial sólido, que recupere su capacidad de generar empleo de calidad y que sirva de tractor del resto de los sectores. Hay que apuntalar los sectores estratégicos y competir con proyectos fiables en los sectores emergentes, ser pioneros, porque la recuperación de Asturias es la recuperación de todos”, aseveró el secretario general del SOMA.

La necesidad de que tanto el Principado como el Gobierno central protejan y al mismo tiempo impulsen la industria, en las Cuencas, en Asturias y en España fue una constante en las reivindicaciones de la nueva ejecutiva del sindicato. Alperi fue reelegido como secretario general, mientras que José Luis Fernández Roces continuará de secretario de Organización, al igual que Rafael Carrión, responsable de Acción Sindical. A los asistentes físicos al congreso, celebrado en la Casa del Pueblo de Mieres, se les realizó previamente un test de antígenos. También hubo participantes virtuales, como el presidente del Principado, Adrián Barbón, o el secretario general de UGT en España, Pepe Álvarez.

Desde el SOMA exigieron que se pongan en marcha “las reformas comprometidas por el Gobierno”, con una “agenda de reformas sociales que garanticen una reconstrucción de país justa y que verdaderamente no deje a nadie atrás”. Alperi reconoció que “nos esperan dificultades e incertidumbres. No hay ni un sólo sector de los que nuestra federación representa que no esté pasando por problemas: cierres de empresas, regulaciones de empleo, amenazas de deslocalizaciones, dificilísimas negociaciones sobre derechos sociales y laborales básicos, pero tener la seguridad que contamos con las herramientas necesarias para afrontar los retos”.

Para el futuro del empleo en la región, ve imprescindible un “pacto de Estado por la Energía que debería permitir, de una vez por todas, la puesta en marcha de la regasificadora de El Musel, infraestructura indispensable para el desarrollo de Asturias”. Un pacto “moderno, riguroso, flexible; alejado del cortoplacismo y con seguridad jurídica”. El SOMA reivindica “un sector industrial sólido, que recupere su capacidad de generación de empleo de calidad y bienestar económico y social; y que es sin duda, sea el elemento tractor del resto de sectores. Debemos potenciar sectores estratégicos y esenciales, y competir con proyectos relacionados con sectores emergentes. Ser pioneros”.

Para ello, los fondos de la UE tienen que ser aprovechados de manera adecuada. “La unión y el diálogo social son nuestras fortalezas, y esta recuperación debemos basarla en los fondos de Transición, que, bien empleados, son sin duda el futuro industrial de Asturias. Por ello, hay que actuar con arrojo, romper con determinados esquemas, determinadas recetas universales que se han confirmado ineficaces, obsoletas, contraproducentes; y actuar con decisión creativa y desde el rigor”. Exige el reelegido José Luis Alperi que se cumplan los acuerdos de “transición justa” relacionados tanto con la clausura de las centrales térmicas como con las minas de carbón, decisiones que han afectado negativamente al empleo y a la industria asturiana, y cuya compensación en forma de ayudas no han llegado.

En el encuentro también se habló de la situación general del mercado de trabajo, ya que “no podemos, de ninguna manera, seguir conviviendo con problemáticas que persisten de manera inexplicable, como el reparo de muchas empresas a la implantación del SMI, convenios colectivos tan alejados de la realidad que incluso impide que puedan ser registrados, o el abuso de la subcontratación para bordear derechos y evitar la consolidación de empleo estable y de calidad, donde se hace más necesario que nunca legislar para que las empresas no puedan subcontratar su actividad principal”.

Sobre la alta siniestralidad laboral, Alperi subrayó que “vivimos tiempos de cambio y transformación donde no podemos permitir que el trabajo siga costando vidas”. Reivindicó además la “igualdad” en las empresas.

El resto de la ejecutiva del SOMA estará constituida por Constantino Suárez, secretario de Administración; el responsable de Salud Laboral y Medio Ambiente es José Catalino Fernández Suárez; el de Formación e Igualdad, Verónica Fernández Otero; de Atenciones Sociales y Mutualidad, Manuel Vázquez Rueda; de Técnicos y Cuadros, Javier Ronderos García; responsable del Sector Minero, Luis Alberto García Iglesias; secretario de Energía, Julio César Areces Suárez; del sector Químico, Textil y Artes Gráficas, Javier Leiras Muñiz y responsable de Sectores de Alimentación, Bebidas y Tabaco, Francisco Álvarez Pérez.

Compartir el artículo

stats