Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hospital de Riaño se refuerza con personal del centro neurológico de Barros

El complejo absorbe de forma provisional a ocho médicos y enfermeras al no existir actualmente ingresos por covid en el Credine

Ambulancias en el centro de Barros al comienzo de la pandemia de coronavirus. | Juan Plaza

Ambulancias en el centro de Barros al comienzo de la pandemia de coronavirus. | Juan Plaza

El personal sanitario que desarrollaba su labor para atender a pacientes de covid en el Centro de Referencia para personas con Discapacidades Neurológicas (Credine) de Barros ha sido derivado de forma provisional al Hospital Valle del Nalón para reforzar la plantilla del complejo sanitario comarcal. El Credine no acoge pacientes por coronavirus desde hace varias semanas, como consecuencia del descenso de los contagios entre la población de mayor edad y entre los residentes de los geriátricos. El centro de Barros está acogiendo actualmente consultas de rehabilitación, aunque está en disposición de volver a retomar su actividad como centro de atención covid “en cualquier momento” si así se demanda por la evolución de la pandemia.

El complejo de Barros fue habilitado a finales de marzo de 2020 para recibir a pacientes de coronavirus. El día 22 ya ingresaron los tres primeros afectados en el centro, que abría de esta forma sus puertas con un destino diferente al que estaba previsto, el de centro de referencia estatal para personas con discapacidades neurológicas. La instalación, que dispone de 60 habitaciones con baño individual, acogió en un primer momento a personas positivas del nuevo coronavirus que estaban asintomáticas o presentaban un estado leve de la enfermedad y que no podían permanecer en aislamiento en sus domicilios o en centros sanitarios. Posteriormente también empezaron a llegar pacientes de brotes detectados en geriátricos.

Paulatinamente, la ocupación fue descendiendo. Desde hace unas semanas, como consecuencia de la contención de los brotes en los geriátricos por el proceso de vacunación, el equipamiento no tiene a ningún paciente hospitalizado. Tres médicos y cinco enfermeras han sido derivados al Hospital de Riaño, según indicó Bernabé Fernández, gerente del área sanitaria VIII, correspondiente al Valle del Nalón. “Es una medida provisional, nos están ayudando para reforzar el servicio y poder dar descansos a la plantilla”, aseguró.

Eso no quiere decir que el Credine no vaya a acoger de nuevo pacientes de covid si las circunstancias así lo requiriesen. “Se podría reactivar de forma rápida si es preciso. Todo depende de la evolución de la pandemia y de las necesidades asistenciales”, argumentó Fernández. Si llegara el caso, los médicos y enfermeras regresarían a su labor en el Credine y se volvería a contar con el personal auxiliar de enfermería de la bolsa de empleo para volver a contar con una plantilla operativa.

La ausencia de pacientes ingresados tampoco significa que el centro de Barros haya dejado de tener actividad. “Actualmente estamos desarrollando allí consultas de Rehabilitación”, indicó el gerente del área VIII. El servicio de Rehabilitación del Hospital de Riaño se vio afectado por la pandemia, ya que fue necesario ocupar sus dependencias para ampliar las instalaciones de área de Urgencias.

Cuando llegó la pandemia, el Credine había contratado a los primeros trabajadores para la puesta en marcha del centro de día, y después la residencia, pero aún no se había fijado una fecha.

Compartir el artículo

stats