Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Valle contabilizó 258 nacimientos el año pasado, la mitad que hace una década

La emigración juvenil y el descenso de la actividad económica son dos de las causas que explican esta tendencia, agravada por la pandemia

Una niña recién nacida en el Hospital Valle del Nalón.

Una niña recién nacida en el Hospital Valle del Nalón.

iguel Á. GUTIÉRREZ

La comarca del Nalón registró el pasado año 258 nacimientos, la mitad de los que se contabilizaban hace una década en el Valle. La caída de las cifras de población (con un notable peso de la emigración entre los jóvenes) y el descenso de la actividad económica y el empleo son algunas de las causas que explican esta tendencia, que se ha visto reforzada por el impacto de la pandemia, ya que los registros de los primeros meses del actual ejercicio no son esperanzadores.

En concreto, según los datos que maneja la gerencia del área sanitaria VIII (correspondiente al valle del Nalón), en 2020 se produjeron 258 nacimientos en la comarca, con una tasa de natalidad (número de alumbramientos por cada mil habitantes) de 3,68. Un año antes, vinieron al mundo en el Valle 317 bebés, con un índice de natalidad del 4,48 por ciento. Y en 2018 hubo 366, con una tasa de 5,1. Hay que tener en cuenta, no obstante, que en ese año 2018 había 71.725 vecinos en el Valle, 1.572 más que el pasado ejercicio.

El desplome de la natalidad en el último año no es exclusivo de la comarca del Nalón. En el pasado ejercicio, la región contabilizó menos nacimientos y más muertes que nunca en su historia reciente. Y la sangría de alumbramientos alcanzó un nuevo suelo anual: 4.929 partos. La cifra de muertos fue casi del triple: 14.570. En concreto, el Principado registró en 2020 la mayor cifra de defunciones de la serie histórica, que se remonta a 1980. A la vez, se redujeron los nacimientos a un nuevo mínimo, al ser la primera vez que la comunidad autónoma baja de los 5.000 anuales, tras caer un 6,4 por ciento con relación a 2019.

Los primeros meses de este año también han sido bajos. La Asociación Profesional de Matronas del Principado (Apromap), maneja una estimación de una bajada de 25 nacimientos al mes, y de un total aproximado de 300 en el conjunto del ejercicio, lo que llevaría la cifra global al entorno de los 4.600.

Las Cuencas han sido testigo de un importante descenso de la natalidad en los últimos años. Hay que remontarse a 2010 para encontrar el último ejercicio en el que los paritorios del hospital de Riaño superaron la barrera del medio millar de alumbramientos: 508. Se trata de casi el doble de los 258 nacimientos registrados en 2020, si bien esta cifra incluye todos los nacimientos “asentados” en la comarca, aunque los partos se produjeran en otro centro hospitalario o lugar.

En 2018, el centro sanitario cabecera del Valle del Nalón ya había contabilizado una de sus cifras más bajas. Hay que ir hasta el año 2002, cuando se registraron 228 alumbramientos, para encontrar una cifra menor. Y hay que tener en cuenta que, en aquella época, muchas mujeres decidían trasladarse a otros hospitales a dar a luz porque el Valle del Nalón aún no ofrecía la anestesia epidural.

El hospital de Riaño puso en marcha el pasado año un servicio de hospedaje gratuito para acompañantes. Fue a finales de mayo. Desde esa fecha –coincidiendo con el retorno de los alumbramientos al complejo sanitario comarcal tras su derivación temporal a Mieres– la persona que decida la mujer que va a dar a luz cuenta con la opción de tener habitación y hostelería gratuita en el hospital para 24 horas. El día que sea el parto, la madre puede estar acompañada esa noche hasta el día siguiente en la misma habitación. Todo sujeto a las limitaciones por la pandemia.

Compartir el artículo

stats