Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fracaso asturiano con los proyectos por el cierre de las térmicas: Ribera vuelve a rechazar las iniciativas

El Gobierno, tras analizar las alegaciones presentadas por los ayuntamientos, decide excluir de las ayudas a 18 de las 19 propuestas

La central térmica de Lada. | Fernando Rodríguez

La central térmica de Lada. | Fernando Rodríguez

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que dirige Teresa Ribera no financiará ninguno de los dieciocho proyectos remitidos por las entidades locales asturianas afectadas por el cierre de las centrales térmicas que habían quedado fuera en un primer análisis. Tras el estudio de las alegaciones presentadas frente a la resolución provisional, no se ha incluido ninguna de las iniciativas presentadas desde la región ni desde el resto de municipios españoles que concurrieron a la convocatoria. De esta forma, solo habrá fondos para uno de los 19 proyectos de Asturias, impulsado por el Ayuntamiento de Ribera de Arriba para convertir la antigua casa de los Prieto, construida en el siglo XVIII, en la Casa de las Artes de Bueño. El Consistorio recibirá 499.980 euros, la mitad del presupuesto necesario para la actuación.

La lista de iniciativas a financiar no varía, por tanto, respecto a la resolución provisional. Son quince proyectos que contarán con una subvención de 5.459.568 euros. No se agota la partida, de siete millones de euros. El Ayuntamiento de Tineo presentó ocho proyectos y Ribera de Arriba cinco (para dos actuaciones). Langreo remitió tres iniciativas para optar a los fondos, Carreño uno y el restante fue elaborado por una agrupación de municipios de Gijón y Carreño.

Todos estos promotores presentaron alegaciones a la resolución provisional pero en ninguno de los casos sirvió para que las actuaciones planificadas fueran seleccionadas por la Fundación Ciudad de la Energía (Ciuden), adscrita a la Secretaría de Estado de Energía, que gestionó esta convocatoria de ayudas. Las razones esgrimidas para no sumar estas actuaciones a la lista de proyectos con financiación van desde que no alcanzar los 50 puntos exigidos, no se ajustarse a los objetivos de las bases o no aportar la documentación necesaria.

En Langreo, en las tres iniciativas se han aceptado las alegaciones parcialmente y se ha aumentado la puntuación que tenía pero en ninguno de los casos ha llegado al nivel requerido. El proyecto para acondicionar las instalaciones del antiguo matadero de la Mancomunidad Valle del Nalón, en Frieres, como centro de transferencia de productos agroalimentarios es el que alcanzó una puntuación más alta de los tres, con 28,77. Los otros dos –la construcción de una planta de compostaje para el tratamiento de biorresiduos en el polígono de La Moral y la apertura de otra planta, también situada en ese área industrial, para el tratamiento ambiental de materiales procedentes de lugares de construcción o demoliciones– tienen los mismos puntos, 18,66. No llegan a los 50 puntos en la análisis de los diferentes apartados que rigen esta convocatoria de ayudas.

A esta financiación podían optar los municipios afectados por los procesos de cierre de quince centrales, solicitándolas a través de los Ayuntamientos, Mancomunidades, diputaciones o incluso agrupaciones que incluyesen a alguno de los concejos afectados. De las seis comunidades autónomas incluidas, Asturias y Castilla y León son las que tienen más térmicas en proceso de cierre cuyos municipios podían acceder a esta convocatoria de subvenciones, con cuatro cada una. Les siguen Andalucía con tres, Galicia con dos, Aragón con una, y Baleares con otra.

Las centrales asturianas están ubicadas en Lada (Langreo), Soto de Ribera (Ribera de Arriba), Soto de la Barca (Tineo) y Aboño (Carreño). En Castilla y León, con el mismo número de centrales, se desarrollarán tres proyectos (dos en la provincia de León, en Páramo del Sil y La Robla, y uno en Palencia, en Guardo), en Galicia cuatro (con tres en As Pontes y uno en Cerceda) y otros cuatro en Andalucía (tres en Almería, en Carboneras, y uno en Córboba, en Belmez). En Aragón se abordarán, con esta financiación, tres iniciativas en Andorra, Híjar y Alloza (Teruel).

Entre los criterios que se valoraban para conceder estas ayudas en un proceso de concurrencia competitiva destacaban la generación de empleo sostenible, por la que se podían conseguir hasta 40 puntos, y la localización de la inversión y su relación con la pérdida de empleo directo en el municipio donde se va a desarrollar, con 30 puntos. También se tuvo en cuenta el efecto dinamizador sobre otras actividades, con un máximo de 7,5 puntos. El grado de desarrollo de la actividad en la zona y su capacidad para impulsar nuevas tecnologías y el aprovechamiento de recursos endógenos también han contado.

El Instituto para la Transición Justa tiene abiertas varias líneas de ayudas para los municipios afectados por la transición energética, tanto de fondos propios como a través de los fondos de recuperación, destaca el Ministerio. El objetivo es apoyar la creación de infraestructuras y equipamientos que impulsen la generación de nueva actividad económica y empleo. Dentro del Plan de Recuperación se obtendrá una financiación adicional de 300 millones de euros para actuaciones destinadas a las zonas más afectadas por el cierre de minas y de centrales de carbón para el periodo 2021-2023.

Compartir el artículo

stats