Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hunosa busca coordinar al sector forestal para explotar la biomasa en Asturias

Rabanal anuncia que en otoño estará ya activa una red de empresas y entidades, con la térmica de La Pereda como “proyecto tractor”

Acopio de madera en la escombrera de Figaredo, actualmente explotada por Hunosa.

Acopio de madera en la escombrera de Figaredo, actualmente explotada por Hunosa.

Hunosa está articulando una red de empresas y asociaciones para dinamizar y liderar en Asturias el aprovechamiento de la biomasa para la generación de energía. La empresa pública ya cuenta con el respaldo de una veintena de firmas y colectivos ligados al sector. Participan, entre otros, la Asociación de Propietarios Forestales de Asturias (Profoas), Asymas o la Universidad de Oviedo. Los planes pasan por crear lo que se ha denominado un polo tecnológico y empresarial que comenzará a trabajar en otoño en el Chalé de los Geólogos, situado en Ujo (Mieres).

El presidente de Hunosa, Gregorio Rabanal, explicó ayer los contenidos generales del plan en el marco de la Feria Internacional Forestal (Asturforesta), que se celebra en Tineo. “Las tecnologías biomásicas se presentan como uno de los subsectores renovables más importantes en Asturias y su impulso como fuente de generación eléctrica sostenible es una gran oportunidad para acelerar el proceso de transición energética en la que se encuentra la región”, destacó .

Hunosa plantea la transformación de La Pereda en una central eléctrica de biomasa de 50 megavatios. Precisará entre 350.000 y 400.000 toneladas anuales de biomasa. Hunosa prevé obtener unas 9.000 toneladas anuales de combustible en terrenos de su propiedad. El resto también podría obtenerse en Asturias. Esto traería consigo la creación de nuevos puestos de trabajo. En este contexto, la compañía ha decidido impulsar un polo tecnológico y empresarial con el objetivo de “dinamizar la biomasa en Asturias, actuando como elemento de unión y de coordinación entre las empresas y los diferentes agentes implicados para acelerar el proceso de transición energética regional, contando con la colaboración de las principales asociaciones del sector”.

Esta iniciativa ha sido acogida con “muy alto interés” entre las empresas y profesionales del sector agroforestal y de gestión de los montes, según explicó ayer Hunosa. El proyecto está alineado con los objetivos del Pacto Verde Europeo para convertir al continente en el primer territorio climáticamente neutro en 2050 y con el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. “Es, además, una acción que permitirá paliar los efectos de la descarbonización y fomentará la llamada bioeconomía circular, implicando a todos los agentes relacionados con la biomasa en el Principado: empresas públicas y privadas, asociaciones, organismos educativos y centros de investigación, entre otros”, resaltaron los portavoces de la empresa.

Hunosa ha detectado que el sector en Asturias está muy atomizado, con pequeñas empresas dedicadas a la silvicultura, explotación forestal y transformación de la madera, “sin que exista un liderazgo para el desarrollo de actuaciones conjuntas y faltando vertebración que aporte ventajas al conjunto”. Gregorio Rabanal subrayó ayer que el objetivo de Hunosa es asumir un papel “vertebrador y de coordinación” dentro del sector, facilitando al tiempo que la térmica de La Pereda pueda ejercer de “proyecto tractor”.

Compartir el artículo

stats