Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pozo Fondón se reformará para proteger el archivo histórico de Hunosa

La obras, licitadas por la empresa estatal por 850.000 euros, buscan mejorar la conservación de 220.000 legajos, libros y planos de minas

Las instalaciones del pozo Fondón, donde se ubica el archivo histórico de Hunosa. | Fernando Rodríguez

La empresa estatal Hunosa pretende reformar una de sus instalaciones más emblemáticas, el pozo Fondón, ubicado en Sama y sede central del archivo histórico de la compañía. La iniciativa se abordará por fases, comenzando por la mejora energética de estas instalaciones, que corresponden con las antigua casa de aseo y oficinas del pozo. El proyecto, que acaba de salir a licitación, cuenta con un presupuesto de cerca de 850.000 euros.

Tal y como señala la memoria del proyecto, el objetivo es la rehabilitación del archivo histórico. Unas mejoras que parten de un trabajo previo elaborado en 2017 donde se aludía a la realización de actuaciones de conservación de varios elementos del pozo Fondón. Aquí se enmarcan diversas actuaciones de seguridad, así como tras ligadas al acondicionamiento del interior del inmueble en relación con el uso de archivo (ya que se trata de un material muy sensible) y oficina. También se abordaría el cambio de uso de espacio y otras actuaciones de puesta en valor del inmueble a nivel de acabados e iluminación. En todo momento se planteó que este proyecto debería ejecutarse por fases, de manera que se pudiesen acometer las obras que se estimasen oportunas según la programación económica disponible. Se pretendía asegurar, además, que los trabajos fuesen lo más compatibles con el uso de los edificios.

En esta primera fase referida a la mejora energética se da cuenta del “deficiente” estado de conservación de la capa envolvente de los dos edificios donde se ubica el archivo histórico de Hunosa. Por eso las actuaciones se centrarán en la rehabilitación de la envolvente de los inmuebles, así como en el acondicionamiento térmico interior. También se considera, dado que se trata de un proyecto de rehabilitación energética, un cambio de la iluminación interior y exterior con criterios de sostenibilidad. Con estas premisas, se abordará la rehabilitación de fachadas y cubiertas con el objetivo de restituir los valores del bien que han sido afectados por el paso del tiempo y evitar las filtraciones de agua que se vienen produciendo.

Condiciones térmicas

También se actuará sobre las condiciones térmicas de fachadas y carpinterías, que permitan una mejora energética suficiente. Aquí, expone la memoria, sería deseable abordar la cubierta y los suelos, pero la primera ha sido rehabilitada recientemente y, en cuanto a los suelos, “no compensa en el balance térmico y económico”. También se ejecutarán instalaciones de acondicionamiento térmico y ventilación, de las que los edificios carecen, con el fin de alcanzar “condiciones de confort para las personas y de control del ambiente para los materiales almacenados”. Por último, se propone sustituir la iluminación actual, tanto la exterior como la interior, por otro tipo adecuado normativamente a niveles de ahorro energético.

El archivo histórico de Hunosa, tal y como aseguran desde la compañía, posee documentación de más de una veintena de empresas mineras. Atesora más de 100.00 legajos, más de 2.000 libros de empresas históricas y 119.400 planos que ya están escaneados. La documentación más antigua data de mediados del siglo XIX.

Compartir el artículo

stats