Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gimnasio de las Cuencas que triunfa entre las mamás asturianas: "Es una alegría que ya sumemos cien bebés"

Un centro deportivo de Sama, pionero en la región por sus cuidados a mujeres embarazadas, celebra que llega al centenar de niños atendidos

Una de las clases de preparación al parto en el centro langreano.

En octubre de 2017, Mayte Montes se embarcó en la aventura de Vive Wellness, un centro de salud y gimnasio integral ubicado en Langreo, especializado en la mujer. Con esta iniciativa, trataba de ayudar a las mujeres desde la adolescencia, el embarazo, el postparto, la maternidad, la premenopausia, la menopausia y la vejez. De todas sus actividades, una de las más destacadas es la preparación al parto, sobre todo por su concepción pionera de este entrenamiento. Hace unos días llegó el bebé número 100 del centro. Se trata del pequeño Marco, hijo de Jessica Barredo, que nació el día 13 de enero.

“Es una alegría para nosotros que ya sumemos cien bebés”, explica Montes, destacando que “en nada vamos a incrementar el número porque tenemos varios pequeños pendientes de nacer, entre ellos, gemelos”. La actividad relacionada con el embarazo fue pionera en Asturias porque cuando arrancó “no había ningún centro especializado como el nuestro, de hecho, tuvo tanto éxito que ahora tenemos usuarias no sólo del concejo, sino también de Laviana, Mieres, Siero, Oviedo y Gijón”. Además, tienen lista de espera.

Mayte Montes, de rodillas con un bebé en brazos, durante una de las clases que realiza en su centro de Langreo, justo antes de la llegada del coronavirus.

La preparación al parto comienza en la semana décimo tercera y termina cuando llega el bebé. Durante las sesiones, que se realizan dos días a la semana, se realizan ejercicios respiratorios, de movilidad lumbopélvica, flexibilidad de cadera, tonificación muscular, flexibilidad de relajación, higiene postural o trabajo de suelo pélvico. Es a nivel físico, porque también hay una parte teórica sobre lactancia, porteo ergonómico de bebés, cuidados en el postparto o reflejos primitivos. Sobre este último punto, Montes explica que “son reflejos que tiene el bebé y están relacionados con su desarrollo”. Así, está el reflejo de succión o el de agarre, entre otros, y en el centro las madres aprenden a interpretarlos. Todo esto hace que las madres lleguen al parto “haciendo una vida totalmente normal, eso sí, hace falta constancia”, destaca.

Grupos reducidos

Los grupos son reducidos. “No cojo a más de diez personas porque es la mejor manera de trabajar, y eso que estamos en una sala de 174 metros cuadrados, que espacio tenemos de sobra”, apunta. Además de las sesiones en el centro, las futuras mamás también disponen de un área privada online donde pueden consultar el temario, tanto teórico como práctico, por si no han podido acudir a alguna de las sesiones. Y de hecho, este sistema también funcionó muy bien durante los peores meses de la pandemia. “Cuando cerraron los gimnasios, muchas personas podían seguir ejercitándose en casa, pero las futuras mamás estaban más limitadas porque no tenían clases de preparación al parto con la matrona”, explica. Así que se decidieron a hacer un aula online sirviéndose de diferentes formatos, como la videoconferencia, el correo electrónico o incluso el whatsapp para poder seguir con las clases.

Pero la preparación al parto tan solo es una de las actividades que realizan, también tienen muchas más a diferentes niveles. Además, el centro no es exclusivo para mujeres, aunque sí tienen actividades exclusivas para ellas que suponen el 90% de sus usuarios.

Compartir el artículo

stats