Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mayor “fuente” de Asturias: la potabilizadora de Redes, que da agua a 800.000 asturianos, aumentará su suministro

Cadasa y Principado remodelarán la planta para ampliar su capacidad y abastecer a más concejos

36

La estación potabilizadora de Rioseco Julio Vivas

Con motivo de la celebración, prevista para hoy, del Día Mundial del Agua, el Consorcio de Aguas de Asturias (Cadasa) y el Principado abrieron ayer las puertas de la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de Rioseco, que toma el agua de los embalses de Tanes y Rioseco. Un agua que llega cada día a una población de 800.000 personas en Asturias a lo largo de dieciséis concejos. Así lo destacaron ayer Vanesa Mateo, directora general del Agua del Principado de Asturias, y Julio Antonio Pérez, gerente de Cadasa, que hicieron de anfitriones en estas instalaciones donde se capta el agua de los embalses, se trata y, finalmente, se distribuye por la región.

La instalación, diseñada para una capacidad máxima de 3.200 litros por segundo, experimentará una ampliación de hasta 4.800 litros para alcanzar al 90% de la población asturiana, según apuntó el gerente de Cadasa. En este volumen de suministro se incluye también la presa de Arbón, ubicada en el occidente asturiano y que suministra a ocho concejos. El plan de inversiones de Cadasa, que contempla diversas actuaciones, está dotado con 130 millones de euros.

Si bien, como apuntó Vanesa Mateo, también está en marcha un plan director de abastecimiento de aguas en el Principado con una aportación de 433 millones de euros y en cuya financiación entran tanto el gobierno autonómico como el central. Estas iniciativas se mueven en el horizonte 2020-2030 y conllevan, no solo llevar el agua a más zonas de Asturias, llegando hasta 46 concejos. También se establecen otro tipo de actuaciones con recursos superficiales o subterráneos. “En Asturias tenemos la sensación de que llueve mucho y no tenemos un problema con el agua, pero sí lo tenemos con la capacidad de almacenamiento, que se ciñe a Tanes, Rioseco y Arbón”, apuntó Mateo. Con las actuaciones previstas, que suponen la extensión de la red de Cadasa y otro tipo de medidas, “todo el Principado tendrá una fuente de suministro de agua”. Estas actuaciones, que se desarrollarán en 29 concejos, serán la captación directa de aguas subterráneas, la construcción de infraestructuras de regulación de pequeña escala en forma de depósitos y la diversificación mediante la potenciación de los recursos superficiales disponibles.

Las balsas de decantación y filtración del agua.

Transporte

Julio Antonio Pérez destacó el valor de las infraestructuras que permiten llevar el agua a las viviendas, pero también a las empresas, ya que también se engloban dentro de la población estimada de abastecimiento. “Somos unos privilegiados, siendo capaces de llevar el agua hasta Villaviciosa en un extremo y hasta Muros del Nalón en el otro”, apuntó, destacando que el objetivo es “garantizar y reforzar el suministro de agua, que sea de calidad y en cantidad”. También aludió el gerente de Cadasa a la situación actual de incertidumbre por la guerra de Ucrania y el paro en el transporte. “Nosotros no tenemos problemas porque somos un servicio esencial para la ciudadanía, si la situación sigue así habrá que tomar medidas con la Delegación del Gobierno para que se garantice el transporte de nuestros suministros, aunque de momento no es necesario”, sentenció.

La jefa del Servicio en la galería bajo la presa.

El gerente de Cadasa también habló sobre los niveles actuales de los embalses de Tanes y Rioseco, “que están entre el 75 y el 80 por ciento, lo importante no es que llueva sino que nieve, porque los embalses se llenan con el agua procedente del deshielo, ahora estamos en una situación tranquila”. Eso sí, aseguró que “siempre hay que estar pendientes: si a finales de abril y mayo los embalses están llenos, no habrá ningún problema, en caso contrario ya veremos qué se podrá hacer”.

Otra de las cuestiones aludidas fueron la calidad del agua, que “siempre estuvo dentro de los límites de calidad exigidos por la normativa que establece los criterios sanitarios de calidad aplicables al agua de consumo humano”. Durante el año pasado se realizaron cerca de 12.000 analíticas. Además, para conocer la evolución de las algas en los embalses y controlar la presencia de nutrientes, se han realizado 3.700 controles con muestras de agua en los embalses y los cauces que los alimentan.

Compartir el artículo

stats