Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El “abuelo de Aller” cumple 103 años

Ricardo Luis Arias, vecino más longevo del concejo, atesora una intensa trayectoria como periodista, escritor, pintor y montañero

Ricardo Luis Arias, con su máquina de escribir. | L. Camporro

Ricardo Luis Arias nació en la calle de la Magdalena de Oviedo el 29 de mayo de 1919 . Hoy celebra, por tanto, sus 103 años de vida. Es el varón más longevo del concejo de Aller. Su ya lejano nacimiento tuvo lugar en el seno de una familia de militares y periodistas que despertaron en él una marcada vocación castrense y de escritor. La obligación de atender a su madre tras quedarse viuda y a su hermana le hizo plantearse la vida de otra forma y dejar su silla en el diario “Arriba” de Madrid para volver a Asturias, por entonces a Ujo (Mieres), donde sufrió “un calvario sin precedentes” de trabajos forzados, batallón de trabajadores e incluso refugio clandestino para evitar la muerte.

Todos esos avatares fueron en su momento publicados en un libro, cuyo autor es el allerano de Cuérigo Arcadio Alonso, con quien le unen “lazos de una gran amistad”. Ricardo Luis Arias vive en Caborana, en el pueblo de su mujer Clementina Fanjul Argüelles, fallecida hace unos años. La ausencia, reconoce, le provoca una pena de la que le es difícil recuperarse. Este matrimonio recorrió de la mano los mejores años de sus vidas, formando una familia de cuatro hijos que les aportaron una nutrida descendencia de nietos y bisnietos.

Polifacético

Hombre polifacético, ha ejercido de escritor, pintor, esquiador, montañero... Pese a su edad avanzada, acababa de escribir un libro bajo el título “España: República, Franquismo y Transición”. En el texto se recogen vivencias y experiencias personales de su larga vida. Este allerano explica que la necesidad de poner en marcha el relato surgió “después de una larga meditación en el despacho de mi vivienda en Caborana, un lugar presidido por la fotografía de mi difunta y querida esposa Clementina Fanjul, la de mi madre María Teresa y el sable del guerrillero carlista José Díaz Faes, del que soy familiar directo”. Un lugar especial para él, ya que se trata del espacio donde “siempre he escrito, son ya centenares de artículos, incluidos algunos para LA NUEVA ESPAÑA”. Ahora, con 103 años quiere seguir “manteniendo activa mi entrañable Olivetti”, su inseparable máquina de escribir.

Pero la actividad de Ricardo Luis Arias va más allá de la escritura. El director de la Casa de Cultura de Moreda, Rómulo Canella, le propuso hacer una exposición con una selección de cuadros que pintó durante más de cincuenta años. Con 103 años ya no puede asumir tanta actividad. La pérdida de vista le ha obligado a renunciar a la máquina de escribir, algo que le está costando mucho trabajo asimilar, pero como persona de cabeza muy bien amueblada sabe que es un tributo que le hace pagar su longevidad. Con su carácter luchador no baja la guardia. De momento, celebrará hoy sus 103 años en la intimidad familiar.

Compartir el artículo

stats