Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vecinos y sindicatos amenazan con volver a movilizarse por el centro neurológico de Langreo

Critican que se abriera con tres usuarios y una veintena de trabajadores, cuando el plan original era tener noventa pacientes y cien empleos

Esther Barbón y Luis Barriga conversan (en primer término) el miércoles en presencia de dirigentes de CC OO y Melania Álvarez. | M. Á. G.

La apertura, el pasado miércoles, del centro de referencia para personas con discapacidades neurológicas (Credine) de Barros parece no haber cumplido las expectativas de vecinos y sindicatos. Las instalaciones se han puesto en marcha con una década de retraso y con tan solo tres usuarios, por los 90 (30 del centro de día y 60 de la residencia) que se manejaban en e proyecto original.

La plantilla actual es de 24 trabajadores, lo que dista mucho de los 144 (105 directos) que fueron comprometidos inicialmente, aunque esa previsión inicial también se había rebajado. El compromiso es ir aumentando usuarios y personal de forma paulatina, pero no hay fecha definida para la puesta en marcha de la residencia y de la parte de investigación. Una situación que, de no avanzar, podría acabar con nuevas movilizaciones por parte de los vecinos y sindicatos. Así lo confirmó la secretaria general de CC OO del Nalón, Esther Barbón, quien aseguró ayer que “estamos un poco decepcionados porque no vemos un proyecto claro para el Credine”. La sindicalista, que mantuvo una reunión el miércoles con el director general del Imserso, Luis Barriga Martín, está a la espera de que les remitan los proyectos que manejan para estas instalaciones, “pero si lo que nos dicen no nos convence y siguen en esta línea, continuaremos con las movilizaciones, donde también contaremos con el resto de la ciudadanía”.

Barbón hizo hincapié en que “llevamos más de diez años esperando que se abra y ahora no nos pueden pedir tiempo, porque ya se ha agotado, queremos alternativas”. Sobre la incertidumbre de la apertura de la residencia, “esperemos que no se quede en un centro de día únicamente, porque si es así no será un centro de referencia estatal”. También resaltó la rebaja en la previsión laboral. “Se había hablado de 144 puestos de trabajo, 105 directos y 39 externos, eso es lo que queremos”.

Reivindicación

Una reivindicación que también hizo suya el secretario general de UGT en el Nalón, Ángel García, quien destacó que “este centro es muy importante para la comarca y hay que echarlo a andar al 100%”. En su opinión, hay que aprovechar el Credine “para todo lo que se requería en un principio, pero también para necesidades nuevas, llenarlo un poco más y solucionar el problema de los trabajadores que no cobran”. García se refiere al problema con la empresa de seguridad, cuyos trabajadores, que también se ocupan del hospital comarcal y los centros de salud, están en huelga.

Compartir el artículo

stats