Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El "supertraje" de Langreo: sentir el envejecimiento ya es posible

Los trabajadores de la residencia Nuestra Señora del Fresno se forman con un traje con el que perciben cómo son las dolencias de los internos

10

Un traje que percibe las dolencias de los enfermos Julio Vivas

Para empatizar con las personas lo mejor es ponerse en su situación, pero cuando se habla de dolencias o enfermedades, no siempre se hace tan sencillo. Afortunadamente, ya existe una herramienta que permite simular el envejecimiento y la discapacidad. Un traje denominado "Nhuman" que ayer fue presentado en la residencia de mayores Nuestra Señora del Fresno, en Langreo. Gracias a este traje, los trabajadores de la residencia han podido experimentar en su propia piel lo que sienten los internos y empatizar mucho más con ellos.

Esta iniciativa se enmarca dentro del nuevo modelo asistencial denominado "+Humanización" que ha comenzado este geriátrico con la Sociedad Andaluza de Servicios Sanitarios. "Es un modelo de innovación social con una atención centrada en la persona, un centro libre de sujeciones y la aplicación del método Montesori para el desarrollo de ambientes de convivencia adecuados", explica María Salmerón, gerente de la firma. De momento se encuentran en una fase de sensibilización "donde buscamos que los trabajadores empaticen, y aquí hay es donde se enmarca este traje", explica. El traje permite a quien lo lleva, por ejemplo, sentirse como si tuviera 85 años, o percibir enfermedades como el parkinson, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, las cataratas o la diabetes. El proyecto fue elaborado por varias universidades alemanas y, en la actualidad, solo hay tres trajes de este tipo que se estén utilizando en España. ¿Y cómo funciona? Pues cuenta con varios elementos, como guantes, gafas, auriculares y bandas con sensores que se colocan en diferentes partes del cuerpo que son los encargados de simular las dolencias.

La alcaldesa de Langreo, en el centro, prueba los guantes del párkinson junto a María Salmerón y Paulo González. | Vivas

En el caso del parkinson, los guantes generan un temblor que hace muy difícil realizar labores normales como coger un vaso de agua o lavarse los dientes. Otro de los dispositivos hace una presión diafragmática combinado con otro que se coloca en la nariz para simular la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. "Algunos trabajadores que lo han probado han llorado cuando lo tenían puesto porque no se podían imaginar lo que sentían los residentes", afirmó Salmerón.

Los dispositivos que forman el traje que simula las enfermedades. | Vivas

Trabajadores

El traje ya ha sido utilizado por los 46 trabajadores del centro langreano y será utilizado de forma periódica durante las jornadas de formación que se realicen, tal y como explicó Paulo González, gerente el grupo Gaudium que es quien lleva la residencia. Ayer se encargaron de mostrar cómo lucía el traje Luis Márquez y Dahut Toraño, trabajadores del centro. Márquez tenía el traje configurado para sentirse como si tuviera 85 años mientras que Toraño simulaba una hemiplegia del lado izquierdo. "Es muy complicado andar con esto puesto, también se hace difícil mover las manos para llevarlas a la cara, por no hablar de la dificultad auditiva y visual, que lo complicado todo", señalaba el primero, asegurando que "es una herramienta muy importante para ponerte en el lugar del otro". Y su compañera lo ratificaba, "con esto me cuesta mucho mover la pierna y el brazo, creo que no hay cosa mejor que ponerse en el lugar del otro para empatizar con él".

Otra que también tuvo la oportunidad de probar una parte del traje fue la alcaldesa de Langreo, Carmen Arbesú, que se puso los guantes que simulaban el parkinson. "No sé cómo describirlo, tiemblas mucho, ha sido muy difícil coger una copa, pero considero que es lo mejor para ponerte en el papel de otra persona", subrayó.

Compartir el artículo

stats