La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Montepío busca ampliar los usos de su balneario: quiere hacer tratamientos para deportistas

Las instalaciones de Ledesma apuestan por servicios de recuperación y tratamiento muscular | Pedro Delgado, entre los usuarios del complejo

Pedro Delgado, segundo por la derecha, junto a Ángel Lois y Dori Ruano, y otro ciclista, en el Balneario de Ledesma.

El Balneario de Ledesma, el buque insignia económico del Montepío de la Minería, quiere potenciar su vinculación con los deportistas, tanto profesionales como populares. El plan de la entidad es captar usuarios a través de servicios de tratamiento y recuperación muscular.

"La actividad deportiva está en pleno auge en nuestra sociedad y la recuperación física es un servicio con una demanda creciente", señalan los portavoces del Balneario de Ledesma, dirigido por el turonés Ángel Lois. El responsable del centro recibió recientemente al exciclista Pedro Delgado, que acudió al equipamiento en compañía de Dori Ruano, campeona del mundo de ciclismo en pista (1998) y en ruta (2001). El ganador del Tour Francia realizó una ruta en bicicleta por la dehesa salmantina, con inicio y final en el balneario del Montepío. El ahora comentarista de televisión hizo uso de los baños y dos sesiones especiales de chorros localizados con agua termal y envolturas de parafangos.

"Guardo muy buenos recuerdos del balneario y de las concentraciones que allí hicimos varias generaciones de ciclistas", explicaba "Perico" Delgado a través de las redes sociales tras su reciente paso por las instalaciones de Ledesma.

"En su momento, el balneario acogió numerosas concentraciones de equipos ciclistas y clubes de otros deportes", destacan los portavoces de la entidad. Ahora se quiere volver a potenciar la relación con el mundo del deporte, ofertando servicios de recuperación: "Ya no solo se trata de dar cobertura a entidades deportivas profesionales, sino también al cada vez mayor número de deportistas populares que disputan pruebas a nivel de aficionado". De un tiempo a esta parte, el Montepío de la Minería detecta un incremento de usuarios que practican sobre todo, ciclismo y atletismo.

Los planes del Montepío pasan por ofertar actividades deportivas con sesiones de recuperación. "En el entorno del balneario hay numerosas rutas que atraviesan la dehesa salmantina, muy adecuadas para practicar tanto senderismo como ciclismo". Y es que el balneario ha ido incrementado su oferta de servicio de salud mucho más allá de sus baños termales. Los parafangos y la fisioterapia tienen cada vez más demanda, incluidos los tratamientos de indiba, "técnica que conlleva uno de los tratamientos más veloces y efectivos tanto en patologías agudas como crónicas, osteoarticulares y musculares".

El Balneario de Ledesma está remontando con fuerza tras haber estado al borde del cierre. Las "medidas adoptadas, la disposición de casi toda la plantilla, de las gran mayoría del comité de empresa, y la paulatina recuperación de la actividad" permitieron que Ledesma cerrase el ejercicio 2021 con beneficios, modestos, pero ganancias al fin y al cabo. El futuro pasa por recuperar por completo el rumbo que se venía dando en este centro, y que conllevaba ganar cada año más de 200.000 euros. Los casi 38.000 euros que quedaron en positivo en el balance del pasado año son el primer paso del camino.

La crisis

La complicada situación del Balneario de Ledesma estalló en 2020, con la pandemia. El enclave apenas abrió un par de meses, lo que conllevó unas importantes pérdidas, de 1,15 millones de euros, y entró en preconcurso de acreedores. En ese momento, el panorama pintaba muy feo: Ledesma llegó a una insolvencia empresarial. Las medidas adoptados han puesto al complejo en situación de volver a ser rentable. El deporte es uno de los ejes del nuevo proyecto de futuro.

Compartir el artículo

stats