Arranca el proyecto que utilizará las 4.000 hectáreas de Hunosa como laboratorio para la captura de CO2

La primera de las acciones de esta iniciativa presupuestada en 4,3 millones y que se presenta mañana lunes públicamente es el inventario del territorio para conocer cuánto carbono acumula

La Universidad de Oviedo presentará mañana lunes en el campus de Mieres el proyecto “Carbon2Mine”, un ambicioso proyecto que pretende optimizar la gestión de los bosques y pastos para convertirlos en sumideros de dióxido de carbono, lo que supondrá un nuevo nicho de negocio forestal para los propietarios de tierras. Ambicioso porque cuenta con un presupuesto de 4,3 millones de euros para los próximos seis años dentro del programa europeo Life, que lo subvenciona al 60%. Pero también porque propone convertir las 4.000 hectáreas de masa forestal que tiene Hunosa en un laboratorio natural.

Y aunque el proyecto será presentado mañana lunes, el trabajo ya ha comenzado, como destaca la investigadora principal del proyecto y exdirectora de la Escuela Politécnica de Mieres, Asun Camara. Así, ha comenzado el inventario de entorno en el que van a trabajar. Se trata, como explica, “de ver qué nivel de carbono hay en el suelo y en los tipos de vegetación característicos de la zona para que, a partir de ahí se puedan experimentar los distintos sistemas de manejo de pastos y bosques”. Estos tratamientos, que se desarrollarán durante un periodo de dos años, permitirán saber “cuál es el que más carbono capta tanto en el suelo como en la vegetación”. Y una vez hechos los tratamientos, se volverá a medir el territorio para conocer cuál ha sido el incremento del nivel de carbono respecto a la base. El equipo estuvo hace unos días en Pumardongo (Mieres), donde vieron una demostración del procedimiento a través del que se toman muestras para caracterizar los suelos y medir el carbono que contienen.

Algunos de los participantes en el proyecto con la bandera de los fondos Life en Pumardongo.

Algunos de los participantes en el proyecto con la bandera de los fondos Life en Pumardongo. / Grupo de Investigación "Smart Forest"

La iniciativa está encabezada por el grupo de investigación “SmartForest” de la Universidad de Oviedo, en colaboración con Hunosa, Biesca Ingeniería, la cooperativa Agresta, PEFC España, la Universidad de Santiago y el Principado. Su nombre, “Carbon2Mine”, se basa en el concepto de la minería inversa que tiene en cuenta que, durante decenios, se ha extraído carbón de las cuencas mineras que ha pasado a la atmósfera. Con las minas ya cerradas, los investigadores plantean secuestrar ese carbón de la atmósfera e incorporarlo al planeta a través de los bosques. Ya se conoce que los bosques son el mayor sumidero de carbono que existe, pero con este proyecto se quiere demostrar que, con una buena gestión, todavía pueden captar mucho más. Y no solo eso, sino que todo esto sea aprovechado por los propietarios forestales para ganar dinero convirtiendo sus terrenos en sumideros de carbono y entrando en el mercado de las emisiones de dióxido de carbono. 

Inventario

El proyecto arranca con el inventario de las 4.000 hectáreas de Hunosa que ya está en marcha. Tras conocer cuánto carbono tienen, se delimitarán parcelas experimentales para probar diferentes sistemas de gestión de bosques y pastos. Y volverá a medirse el terreno. Con todo esto, se podrán diseñar sistemas que permitan a los propietarios forestales ver cómo pueden mejorar sus terrenos para optimizar el aprovechamiento del carbono. Esto se visualizará a través de una página web en la que el propietario podrá localizar su parcela, obtener una serie de recomendaciones y, si las sigue al pie de la letra, inscribirse en el registro de carbono y comenzar a vender derechos de emisiones que podrán comprar las empresas para reducir su huella de carbono.

La utilización de los terrenos de Hunosa tiene su sentido. Primero por la estrecha colaboración que existe entre la compañía estatal y la Universidad de Oviedo, y segundo porque su superficie forestal es extrapolable a la que existe en el resto de las comarcas mineras. En cuanto al proyecto, es muy especial, ya que a diferencia de otros enmarcados en el programa Life, éste se centra únicamente en este territorio.

Suscríbete para seguir leyendo