Los vecinos piden más seguridad en el Corredor del Nalón y abogan por el desdoblamiento

Duplicar la vía "sería lo lógico y lo ideal" pero "para evitar accidentes los conductores deberían cumplir las normas", aseguran los usuarios

El Corredor del Nalón a la altura de Ciaño.

El Corredor del Nalón a la altura de Ciaño. / LNE

David Orihuela

David Orihuela

El Corredor del Nalón, la vía que atraviesa cinco concejos (Langreo, San Martín del Rey Aurelio, Laviana, Sobrescobio y Caso) y que da servicio a cerca de 70.000 vecinos con alrededor del 20.000 desplazamientos diarios en vehículo privado, está en el punto de mira. Ya van seis muertos en accidente en los últimos trece meses. El Principado limitará a partir de mañana la velocidad máxima entre Sama (Langreo) y Laviana a 80 kilómetros por hora y prohibirá los adelantamientos entre Sama y El Entrego (San Martín del Rey Aurelio), el tramo con más tráfico y también más accidentes. Además, se instalarán radares y se intensificarán los controles de alcoholemia y de drogas. Lo siguiente será una mediana para separar los dos sentidos de circulación. El gobierno regional encargará también un estudio sobre la posibilidad de desdoblar la carretera.

Los vecinos del Valle, los que a diario utilizan el Corredor para desplazarse, bien como casi una avenida que les mueve de una localidad a otra en esa suerte de ciudad lineal a orillas del Nalón, o bien para comunicarse con Oviedo o Gijón, creen que esas medidas de seguridad son necesarias. Los últimos accidentes, con dos fallecidos hace pocos días, lo certifican. Los vecinos piden la intervención de las administraciones pero también apelan a la responsabilidad de los conductores.

Konstantine Chakhoyan recorre a diario, y varias veces, el Corredor del Nalón. Es taxista y tiene su base en El Entrego. Para él, la carretera que une el Valle "no es peligrosa". En su opinión, "lo que hay que hacer es cumplir las normas, ir a la velocidad adecuada, y así se evitarán accidentes".

Susana García tiene más o menos la misma opinión. Para esta vecina de El Entrego "el problema no está en la carretera sino en los conductores". Ella piensa que "la carretera no está en malas condiciones, no está como para que se produzcan estos accidentes". Lo dice en referencia en último siniestro en el que fallecieron dos personas y otras cuatro resultaron heridas a la altura de Sama, precisamente en un punto donde supuestamente hay un radar, aunque los habituales de esta vía saben perfectamente que la caja del radar, que debería multar a aquellos que en ese tramo superan los 80 kilómetros por hora, está vacío desde hace años.

Esa es una de las medidas anunciadas por el Principado para los próximos días, la instalación de nuevos radares de control de velocidad, tanto fijos como de tramo. Vicente Tojo considera que "si hay que bajar la velocidad máxima en alguna zona, que se haga". Este vecino de El Entrego asegura que los accidentes, en su mayoría, "se evitan respetando la velocidad" porque "la carretera está en buen estado". Eso sí, Tojo es uno de los muchos que verían con buenos ojos el desdoblamiento de la calzada entre Sama y El Entrego, como ya se hizo de Riaño a Sama, pero "el problema es el dinero", apunta. El Principado estima en 60 millones de euros duplicar la calzada en esos casi cuatro kilómetros que separan las dos localidades. El tramo donde más accidentes se han producido en los últimos años y el que más tráfico soporta según el control de aforos.

"Mi hija trabaja en el hospital Valle del Nalón y todos los días nos manda un mensaje diciendo que llegó bien". Lo dice Edita González, vecina de El Entrego que a diario vive el miedo de ver cómo su hija circula por una de las vías con más accidentes de tráfico de Asturias. "Le digo que vaya por dentro (atravesando todos los núcleos de población) pero claro, perdería mucho tiempo", explica la mujer. Ella, igual que su marido, Aquilino Menéndez, abogan con absoluta convicción por el desdoblamiento de la carretera, algo que el Principado se lleva años planteando pero que aún no ha ejecutado, "por supuesto que sí", afirma la mujer. A su lado, su esposo, añade un argumento: "lo hemos visto en la carretera de los túneles de Riaño, había muchos accidentes y desde que se desdobló se acabaron los problemas". "Con el dinero que se gastaron en la ‘Y’ de Bimenes, que no utiliza prácticamente nadie, hubiesen duplicado el Corredor del Nalón desde Sama hasta Laviana", concluye rotundo el hombre.

Constante Suárez ya no conduce, pero sí lo hace su hijo a diario. Este vecino de El Entrego vería con muy buenos ojos el desdoblamiento de la vía. "Sería lo mejor". Suárez cree que el peor tramo es el que transcurre entre las salidas de Sama y Ciaño, precisamente donde se produjo el último accidente mortal y donde las señales advierten de que se circula por una tramo de concentración de accidentes.

Pulsando el sentir de los vecinos se llega a una conclusión. El problema no es la carretera ni el coche sino el paisano, el conductor. Todos los consultados coinciden en la necesidad de que se cumplan los límites de velocidad y si todos lo piden es porque todos son conscientes de que no se hace. Son muchos los conductores que a diario circulan por el Corredor del Nalón superando los 80 y los 90 kilómetros por hora. A partir de la próxima semana lo tendrán más difícil con las nuevas medidas consensuadas por el Principado los ayuntamientos del Valle.