Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A mi aire

Economía sumergida

La patronal Asturiana de Talleres y Concesionarios de coches vuelve a dar la voz de alarma ante la constante proliferación de la competencia desleal que le hacen los "talleres piratas", que según sus últimos datos superan los doscientos en la región. Se quejan, con razón, que mientras trabajan en el estricto marco de la legalidad, pagando religiosamente sus impuestos, e incluso haciendo esfuerzos para sobrevivir a la crisis que desde hace tiempo les afecta, sufren la competencia desleal que conlleva pérdida de ingresos y clientes.

Como Asturias sigue cuesta abajo, y sin frenos -léanse las últimas estadísticas del paro y pérdida de empleo- resulta cada vez más recurrente que en muchos sectores abunde la llamada "economía sumergida", vulgo "chollistas". Igual en alguno de los casos es por pura necesidad, pero en otros no parece ser esa la motivación. A diario podemos observar anuncios de diversos "profesionales" que al final resultan "chollistas", aunque claro está que los clientes tienen su parte de culpa, al objeto de evitar el IVA, y un presupuesto más asequible. Todo ello está la mar de extendido.

Más grave resulta que personas con suculentas pensiones se dediquen a ello por pura avaricia, quitando el trabajo a los auténticos profesionales. En muchos de los casos resulta extraño que no se actúe de oficio, o en su defecto mediante denuncia aportando evidencias, dado que se haría un bien a los profesionales de cualquier rama, y al conjunto de la sociedad en general.

Misterio profundo, ya que cada poco se quejan con datos palpables y todo sigue igual. Bueno? el día menos pensao detendrán a un probe desgraciáu que lo hace para comer el y los suyos, pagará el patu, y todo seguirá igual.

Y como esperen que el ciudadano de a pie haga de Abogado del Diablo, "pa sacayos les castañes del fuéu"? habrá que tirar de refranero, recordando el conocido de "el que quiera peces que moje el culo".

Compartir el artículo

stats