DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las cuentas de la salvación

El Sporting necesita seis victorias y el Oviedo siete para garantizarse seguir en Segunda l Azules y rojiblancos afrontan duelos directos hasta el derbi

Djukic y Rozada, en la última jornada de Liga.

Djukic y Rozada, en la última jornada de Liga. J. PLAZA / LOF

El próximo fin de semana se llegará al fin del segundo tercio de Liga. Quedarán entonces por disputarse 14 jornadas, el último tramo de competición. Lejos de las expectativas marcadas el verano pasado, Sporting y Oviedo llegan con el agua al cuello al tramo decisivo. El objetivo es la permanencia. Los números lo dicen. Los rojiblancos tienen un margen de tres puntos sobre el descenso, mientras que los azules están fuera del peligro solo por el goal-verage ganado con el Albacete. Si ambos quieren hacer sus deberes por la vía más rápida, y conseguir la permanencia virtual sin tener que esperar al último mes, el conjunto de Rozada necesita ganar siete partidos y el de Djukic seis. Con eso Oviedo y Sporting alcanzarían la cifra de los 50 puntos que otorga la tan ansiada tranquilidad.

En el último lustro, la media para salvarse fue de 47,6 puntos, lo que provocaría que incluso Oviedo y Sporting, con un partido menos vencido, o con tres puntos menos obtenidos si cambian un triunfo por tres empates, también obtendrían ese alivio.

La temporada pasada el Rayo Majadahonda descendió con 45 puntos y el Lugo se salvó con 47. Hace dos cursos la Cultural Leonesa bajó con 48, los mismos con los que el Almería se mantuvo, gracias a la diferencia de goles. En la 2016-2017, la cifra más alta para mantener la categoría la firmó con 50 el Alcorcón, superando los 48 del UCAM Murcia, mientras que un año antes la Ponferradina descendió con 47, y continuó en Segunda el Almería tras lograr 48. Hace cinco temporadas el que más fácil lo tuvo de la época más reciente fue Osasuna, que se libró de bajar al pozo de la Segunda B con 45 puntos, uno más de los que logró el Racing, y tras un triunfo in extremis en la última jornada en los minutos finales del partido.

Con las cuentas echadas, Sporting y Oviedo necesitan ahora aprovechar el tramo asequible que se les presenta en el calendario hasta que ambos se enfrenten en el derbi, en El Molinón, el último fin de semana de marzo, pendiente de fijar fecha y hora.

El Oviedo tendrá la baza del Carlos Tartiere como su mejor aliado para las seis próximas semanas, ya que disputará cuatro de sus seis próximos encuentros ante su afición. El Sporting vivirá la situación contraria, ya que por El Molinón pasarán el líder Cádiz y después Las Palmas, de mitad de la tabla en la categoría, mientras que los de Djukic tendrá que rendir visitar a Racing de Santander, Ponferradina, Deportivo y Alcorcón, todos ellos de mitad de la clasificación hacia abajo. El conjunto de Rozada tendrá partidos a domicilio ante dos equipos que ocupan ahora puestos de descenso (Lugo y Extremadura), recibirá a dos conjuntos que tiene justo por encima (Tenerife y Deportivo) y completará el próximo mes y medio en casa frente a Alcorcón y Ponferradina.

Ponferradina, Deportivo y Alcorcón se medirán a Sporting y Oviedo antes de que acabe el mes de marzo. Serán jueces en la carrera contra la corriente de los dos principales conjuntos asturianos, que llegan al último tramo de la competición en apuros, sin encontrar una regularidad que les permita coger aire para evitar un susto en la zona baja.

Quedan por disputarse 15 partidos, por delante hay en juego 45 puntos, para mejorar los raquíticos 32 que ha obtenido el Sporting y los 29 del Oviedo, que han estado muy por debajo de las expectativas hasta el momento actual. Y no han sido capaces de salir de ese bache. Faltan poco más de tres de meses para que concluya la Liga, pero la urgencia y el peligro real del descenso provoca que ambos ya empiecen a hacer sus cuentas para lograr la permanencia.

Compartir el artículo

stats