DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Delantero del Real Madrid

Vinicius descorcha el Clásico

Un gol del brasileño premia el buen segundo tiempo del Madrid, que recupera el liderato l Courtois frenó al Barça antes del descanso

El remate de Vinicius roza en la bota de Piqué y se convierte en el 1-0 para el Madrid.

El remate de Vinicius roza en la bota de Piqué y se convierte en el 1-0 para el Madrid. JUAN MEDINA / REUTERS

Cuando la falta de gol del Madrid empezaba a marcar el Clásico, Vinicius encontró un resquicio para batir a Ter Stegen con la ayuda de la puntera de la bota de Piqué. Había perdonado el Madrid, frustrado también por los reflejos del portero alemán, ante un Barça menguante, que se evaporó en cuanto el Madrid supo tapar la salida del balón. Antes, en un primer tiempo de tanteo, Courtois sostuvo a su equipo con un par de paradas a Arthur y Messi. El argentino dio la medida del Barça, lento en la elaboración y desacertado en las áreas. Mariano redondeó la fiesta del líder con el 2-0 a los 30 segundos de pisar el césped del Santiago Bernabéu.

Zidane y Setién no tuvieron ningún ataque de entrenador y dispusieron dos "onces" clásicos, con la única sorpresa de la titularidad de Marcelo por el asentado Mendy. Con las cartas boca arriba, los dos aspirantes al título se lo tomaron con calma. Lo principal era no equivocarse. La saturación del centro del campo tampoco ayudó a ver una primera parte fluida. El Madrid se quedó a medias en la presión, lo que permitió al Barça manejar el partido con cierta comodidad, pivotando en torno a Busquets y Arthur, hasta que Messi lo aceleraba todo.

Griezmann, más centrado que otras veces, tuvo la primera en un pase atrás de Jordi Alba que mandó a las nubes. Aunque Isco y Benzema se ofrecían siempre para dar salida a los ataques, hasta el descanso el único recurso del Madrid fueron las carreras de Vinicius, siempre sin finalización. El único remate del extremo brasileño acabó mansamente en los guantes de Ter Stegen.

Courtois sí que tuvo que ofrecer lo mejor de su repertorio para llegar al descanso sin heridas. En el minuto 33 le ganó un mano a mano a Arthur, que aprovechó un pase en profundidad de Griezmann para ganar la espalda a la defensa madridista. La segunda intervención clave del portero belga tuvo más miga, ya que contrarrestó al gran azote madridista, Messi. En el minuto 38, Busquets picó el balón para el desmarque del argentino, inocente por una vez en la definición, ya que tiró muy centrado.

La segunda parte empezó con los mismos protagonistas y parecida dinámica, hasta que en el 55 llegó el punto de inflexión. Tras un córner en corto mal defendido por el Barça, Isco teledirigió el balón hacia la escuadra, por donde apareció la mano de Ter Stegen para mandar a córner. Poco después, tras un centro de Carvajal, Isco conectó un cabezazo que superó a Ter Stegen y sacó Piqué sobre la línea. Con el Bernabéu encendido y el Madrid recuperando muy arriba, el gol se mascaba.

La entrada de Braithwaite por Arturo Vidal también marcó el Clásico. En un minuto, con el danés por medio, se pasó del posible 0-1 al 1-0. Nada más entrar tiró de velocidad para aprovechar un pase en profundidad de Semedo para plantarse ante Courtois, que volvió a ganar la partida. En la siguiente acción, Braithwaite quedó retratado como defensor, al tragarse un pase al espacio de Kroos que Vinicius, Piqué mediante, mandó a la red. A partir de ahí, el partido se convirtió en un ida y vuelta continuo, con situaciones tan extrañas como ver a Marcelo ganarle un sprint a Messi, que redondeó el desangelado partido del "10".

El Barça siguió en pie tras otra parada de Ter Stegen a Vinicius, pero esta vez Zidane hormigonó el equipo con Modric y Vázquez. Piqué, ya en plan Alexanco, falló la última en un cabezazo tan cómodo como desasfortunado. Y Mariano justificó la apuesta de Zidane con un segundo gol lleno de fe que dejó en evidencia a Umtiti.

Compartir el artículo

stats