Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

María López quiere cumplir 200 feliz: "Tenemos un grupo muy igualado y puede pasar cualquier cosa; el debut no estuvo mal"

La asturiana pierde en el debut y busca desquitarse hoy en su bicentenario como internacional

La selección española escuchando el himno antes del comienzo del partido, con María López sexta por la derecha. A la derecha, la jugadora asturiana avanza con la bola. | COE

La selección española escuchando el himno antes del comienzo del partido, con María López sexta por la derecha. A la derecha, la jugadora asturiana avanza con la bola. | COE

En caliente, la derrota ante Australia en la madrugada del domingo española sentó como un tiro a María López y a sus compañeras de la selección española de hockey. Pasadas las horas, sin embargo, prima la buena sensación que ofreció el equipo, dispuesto a remontar la situación en el choque que, con apenas treinta horas de descanso, le mide hoy a Argentina (12.00 horas, La 1) y en el que la asturiana alcanzará las 200 internacionalidades.

María López quiere cumplir 200 feliz

“Pensándolo en frío fue un buen comienzo, hicimos una buena primera parte y al final estás a tan alto nivel que en tres minutos de desconexión, justo al llegar del descanso, recibes dos goles. Ellas no dejan de ser las segundas del ranking mundial, es un equipo muy bueno y los despistes marcan la diferencia”, analiza María López para LA NUEVA ESPAÑA.

La competición de hockey es frenética y España jugará los cinco partidos de su grupo en seis días. López reflexiona que “tenemos un grupo muy igualado y puede pasar cualquier cosa. Creo que en resumen el debut no estuvo mal, cogimos buenas sensaciones de cara al próximo. Cada una de nosotras ha visto su partido y sus cortes de vídeo, y sabemos qué tenemos que hacer. Esto no ha hecho más que empezar”.

La dureza de las rivales no es el único inconveniente que ha sufrido la selección española, que ha perdido momentáneamente a su entrenador, Adrian Lock. El inglés dio positivo antes del debut frente a Australia en las pruebas de antígenos que realiza el Comité Organizador de los Juegos, y la PCR posterior confirmó el caso. Por tanto, quedará en cuarentena en un hotel habilitado para estos casos en Tokio, donde se le realizarán pruebas diarias. Si el décimo día presenta un resultado negativo podrá retornar al grupo.

Las jugadoras se lo han tomado con filosofía, y ayer mismo mantuvieron una reunión para tratar el asunto. “Sabíamos que podía pasar esto, hace un mes que cogió el covid y los test unas veces le dan positivo y otras negativo, se ve como que le quedan restos. Con las pruebas que hay que hacer para venir y fue a dar positivo justo el día del campeonato”, apuntaba ayer María López.

La asturiana reconoce que algo puede afectar, pero resta trascendencia a la situación: “Confiamos en el resto del staff, y a él lo seguimos teniendo por el pinganillo con el segundo entrenador, haciendo videollamadas... Nos afectó cuando nos enteramos porque son muchos años trabajando y entrenando duro para esto, pero tenemos un equipo preparado y suficientemente maduro”. En cuanto al partido contra Australia, las “Red Sticks”, como se conoce a la selección española femenina, estuvieron notables durante tres periodos, pero pagaron caro su mala salida tras el descanso, con dos goles encajados en apenas dos minutos.

El combinado nacional empezó bien el partido, presionando arriba y firme en defensa, aunque sin precisión en los metros finales. El segundo cuarto fue mucho más animado. Australia amenazó, pero la portera española María Ángeles Ruiz demostró sus cualidades. A partir de ahí, el equipo español logró asentarse y fue la que más peligro llevó hasta el descanso.

Tercer cuarto loco. El descanso no sentó nada bien a las españolas que, contra todo pronóstico, encajaron dos goles en dos minutos por medio de Malone y de Chalker que ponían el partido cuesta arriba. Sin embargo, el combinado nacional tuvo capacidad de reacción y una gran jugada entre Begoña García, Berta Bonastre y Beatriz Pérez terminó con el gol de esta última, el tercero en menos de tres minutos de tercer cuarto.

Pero esa alegría no duró demasiado porque en la locura de este periodo, las “Hockeyroos” volvieron a abrir brecha tras un penalti córner culminado por Stewart. Australia se aferró a su poderío físico para mantener a raya en los 15 minutos finales.

Compartir el artículo

stats