DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Natación
Marco Ozaeta Récord de España de 200 libres en natación adaptada

“Mi objetivo es poder acudir al Mundial la próxima temporada”

“Compito en las pruebas de natación adaptada y también en las ‘normales’”

Marco Ozaeta, nadador del Grupo Covadonga, haciendo sonar la campana tras batir el récord de España. | FEN

Marco Ozaeta, nadador del Grupo Covadonga, haciendo sonar la campana tras batir el récord de España. | FEN

El nadador del Grupo Covadonga Marco Ozaeta (Gijón, 2002) acaba de batir el récord de España de 200 libres de natación adaptada con una marca de 2.23.52, rebajando la anterior en siete segundos. Confirma así que es uno de los principales valores nacionales y se ratifica como uno de los componentes de la selección española que la próxima semana participará en los World Series Paraswiming en Berlín.

–¿Cómo fueron sus inicios?

–Empecé a nadar en serio en el Grupo Covadonga cuando tenía 13 años. Fue porque necesitaba una actividad que me viniese bien para la discapacidad que padezco.

–¿Cuál es exactamente?

–Se llama síndrome de Strumpell-Lorrain y afecta a los músculos, hace que los tenga más cortos de lo normal y afecta especialmente al tren inferior y me cuesta más hacer algunos movimientos.

–¿Desde cuándo compite?

–Cuando empecé estuve aproximadamente un año solo entrenando, pero ya en el segundo comencé a participar en algunas pruebas. Compito tanto en adaptada como en la llamémosla “normal”. De hecho, mi primera competición fue de las “normales”.

–Además de este récord de España, ¿qué otros logros destacaría?

–En esta misma competición quedé tercero de España en 400 metros libres. En anteriores competiciones siempre me he movido entre los cinco mejores en todas las pruebas.

–¿Es la de 200 metros libres su mejor prueba?

–Pues la verdad es que no, mis mejores marcas fueron siempre en 400 libres, aunque también nado los 100 espalda, que es la prueba con la que me clasifiqué para el Campeonato de Europa.

–Lleva todo el curso en la Residencia Blume de Madrid, ¿qué tal la experiencia?

–Al principio estaba un poco nervioso, pero ahora que ya llevo unos meses la verdad es que el ambiente es genial, está muy bien para hacer deporte, hay muchos deportistas y cuando estás en la Blume las universidades te suelen dar algunas facilidades.

–¿Qué está estudiando?

–Desarrollo y diseño de videojuegos en la Escuela de Ingeniería Informática.

–¿Qué planes tiene para la temporada?

–Berlín es la última prueba de la temporada. Para la siguiente, si todo va bien, me gustaría meterme en el Mundial.

–¿En este tiempo ha podido venir mucho por Gijón?

–Voy a Gijón cuando tengo algunos días libres, que suele ser cuando hay algún puente. Y claro, ahora en verano también. Cuando voy sigo entrenando en el Grupo.

–¿Cómo es un día normal para usted ahí en la Blume?

–Me levanto a las siete y media, desayuno y estudio hasta las diez, que bajo a entrenar entre hora y media y dos en la piscina y luego alrededor de otra hora y media en el gimnasio. Voy a comer y luego otra vez a estudiar, aunque dos días a la semana también hacemos una sesión de entrenamiento por las tardes.

–¿Cómo lleva ese horario?

–En cuanto a cantidad de entrenamientos es más o menos lo que hacía en el Grupo Covadonga, pero lo que es muy diferente son los horarios porque en Gijón estudiaba por la mañana y entrenaba por la tarde y aquí generalmente es al revés.

Compartir el artículo

stats