El Alimerka Oviedo Baloncesto de LEB Oro observa el mercado tras hacer oficial la salida de Davis Rozitis

El ajustado presupuesto del club de Pumarín condiciona las opciones de sumar a un interior de garantías

Rozitis, con el balón, en el partido del Alimerka Oviedo ante el Real Valladolid en Pumarín

Rozitis, con el balón, en el partido del Alimerka Oviedo ante el Real Valladolid en Pumarín / Julián Rus / OCB

Antonio Lorca

Antonio Lorca

Davis Rozitis ya no es jugador del Alimerka Oviedo Baloncesto. El pívot letón (33 años, 2,13) estaba ofreciendo un rendimiento bastante por debajo del esperado y tanto el club como el jugador alcanzaron un acuerdo para separar sus caminos. El OCB tratará ahora de reforzarse en esa importante posición, que quedó algo huérfana tras la retirada de Oliver Arteaga la pasada temporada.

Lo tendrá complicado el equipo de Pumarín en un mercado en el que precisamente escasean los jugadores interiores y en el que, además, el club está condicionado por sus apreturas económicas. Con un presupuesto muy ajustado, el club tiene poco margen de maniobra para sumar a una pieza de garantías que ayude al equipo en la faceta reboteadora y que sea capaz de frenar a los interiores grandes de los rivales.

En estos momentos, el OCB cuenta con interiores de un perfil muy diferente al de Rozitis. Marc Martí es un ala-pívot que, por su físico y por la necesidad del equipo, está haciendo las funciones de pívot esta temporada en el equipo de Oviedo. El capitán del equipo azul está siendo la pieza más sólida de ese juego interior, moviéndose muy bien debajo del aro. Elisias también es un jugador que puede hacer las funciones de cuatro y de cinco, con un físico privilegiado, pero al que le cuesta más medirse a pívots más pesados y altos. Los otros dos ala-pívots del equipo, Stuckman y Cosialls, son jugadores más livianos, de un perfil muy diferente.

El Alimerka, mientras busca un recambio para Rozitis, sigue adelante en su intención de presentar alegaciones y reclamar el partido que perdieron el viernes (84-81) en Melilla. El club tiene hasta mañana a las 18.00 horas de plazo para presentar un escrito después de que no le sumaran a Marc Martí una canasta que había anotado y que los colegiados concedieron al inicio del segundo cuarto. El marcador se quedó en 28-23 cuando debía haberse ido al 23-30. Hay precedentes en la LEB Oro de partidos que se han repetido desde el momento del error.