Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Filippo Priore

Por Libre

Filippo Priore

El Sporting gana perdonando demasiado

El Real Sporting, segundo en la clasificación, visitaba el Estadio de Santo Domingo, para enfrentarse a una Alcorcón, penúltimo por su parte, aunque con dos partidos aplazados por disputar los alfareros. El objetivo para los de David Gallego, como no podía ser de otro modo, de partida era regresar

El entrenador catalán realizó tres cambios con respecto al once que venciera en la última jornada ante la Ponferradina. Volvieron así al equipo titular Saúl y Pedro, quedando fuera Pablo y Nacho Méndez, además de Gaspar por Aitor. Posición por posición, el equipo repetía el esquema táctico que lleva ofreciendo desde el inicio de la temporada.

El Alcorcón repetía en su feudo, después de haber perdido en la jornada anterior por dos goles a cero ante el Mallorca y de llevar únicamente dos goles a favor en las siete jornadas celebradas, con nada menos que cuatro derrotas consecutivas. De los tres partidos disputados en casa, los madrileños habían ganado tan solo uno y perdido los otros dos. Enfrente el Sporting, lejos de la vera del Piles, sumaba dos victorias y dos derrotas, números aceptables viendo los precedentes de la pasada campaña, si bien con el matiz de que las dos derrotas las había recibido en sus dos últimas salidas. ¿Sería capaz de revertir la situación ante un equipo tan necesitado de puntos como los del sur de Madrid?

No tardó mucho el Sporting en hacerse con el control de balón, con una primera llegada en el minuto 3, con un buen disparo de Saúl García desde dentro del área con su pierna menos buena, que rechazó bien abajo el guardameta Dani Jiménez. Con una presión adelantada, los de David Gallego dejaban bien claras sus intenciones.

El Alcorcón respondió en el minuto 7 con una llegada de Sosa por banda izquierda, que se encontró con Mariño bien posicionado.

Hubo que esperar hasta el minuto 17 para que de nuevo fuese el cuadro local, en un centro tras el bote de una falta por un muy activo Hugo Fraile, quien dispusiese de otra ocasión a los pies de Gorostidi, solo en el segundo palo, si bien el jugador se encontraba en fuera de juego.

Se llegaba de este modo al ecuador de la primera parte sin un dominador claro, y con un Alcorcón que no se lo ponía en absoluto fácil al Sporting, que abusaba del juego horizontal a la espera de encontrar un hueco entre el entramado defensivo amarillo. El partido no podía estar más igualado.

El primer corner para el Sporting llegó precisamente en el minuto 23, sacando Pedro en corto y acabando la jugada en una falta a favor de los locales. Mala puesta en práctica de la jugada de estrategia para los rojiblancos, que hoy sí por fin, lucían su primera indumentaria a domicilio.

Para variar, Manu García volvió a sufrir en sus carnes la dureza de los rivales, al recibir una fuerte entrada por detrás con los pies por delante, cuando corría el minuto 25. La perla de Mareo parece llevar junto a su número en la espalda, una diana para los contrarios. Los árbitros deberían tenerlo más en cuenta.

Pudo adelantarse el Sporting en el minuto 33, merced a un error de la defensa alfareña, que permitió a Uros encarar solo ante Dani Jiménez. Con un pase claro para Cumic que le acompañaba a la derecha para poder empujar a puerta vacía, el delantero serbio optó por finalizar la jugada, lanzando contra el cuerpo del portero local. Mala elección y peor conclusión.

El propio Cumic vio la primera tarjeta para los rojiblancos en el minuto 38, por una entrada en el centro del campo sobre Arribas. Quizás el jugador local pagó el pato por el enfado aún del serbio por la acción anterior con su compatriota Uros.

En el minuto 40 Mariño en dos tiempos, bloqueó el disparo desde fuera del área de Gorostidi. El Alcorcón las pocas veces que llegaba a las inmediaciones del área del gallego, demostraba ser capaz de generar peligro.

Mientras Manu García seguía haciendo de las suyas desde su posición en mediapunta, por las bandas tanto con Gaspar por la izquierda, como con Cumic por la derecha, el Sporting profundizaba con mayor dificultad.

Se llegó así al descanso con empate a ceros, con alternativas por ambos bandos, aunque quizás con las ocasiones más claras para el Real Sporting, especialmente la ya mencionada de Uros. Quedaba todo pendiente para la segunda parte.

Se reanudaba sin cambios el partido, nuevamente como ocurriera al inicio del encuentro, con el Sporting buscando meter a su rival en su campo. Llegó así el primer disparo de los rojiblancos, con un lanzamiento desde fuera del área por parte de Pedro Díaz, tras una buena conducción de balón. No tuvo sin embargo problemas Dani Jiménez para blocar el intento de soprenderle por parte del canterano.

Parecía costarle más al equipo de David Gallego en este segundo período, llevar la pelota a zonas ofensivas. Quizás por ello el entrenador sportinguista no tardó en realizar su primer cambio, entrando Aitor por un desafortunado Cumic en el minuto 56.

El partido alcanzaba la hora de juego con un descontrol por parte de los dos equipos, que en teoría perjudicaba más a los sportinguistas. Los de Mere Hermoso, entrenador local, seguían disponiendo de alguna que otra jugada a balón parado, tan fundamentales en este tipo de partidos sumamente igualados.

De la nada prácticamente, en el minuto 63, un balón al centro de la defensa alfarera por parte de Gaspar, sirvió para que Uros, en esta ocasión sí, fuese mucho más listo que su defensor, quien se durmió en los laureles esperando la salida de su portero, metiendo la punta de su pie derecho, superando a Dani Jiménez. Eso es lo que se le ha de pedir a un delantero centro. Se redimía con su tanto el balcánico del error de la primera parte y de paso, ponía en ventaja al Sporting, con el que es su quinto gol de la temporada. Le tocaba al Alcorcón a partir de entonces abrirse, si quería tener alguna opción de igualar la contienda.

Pudo sentenciar poco después el Sporting en dos minutos consecutivos, cuando primero Uros y después Aitor, fallaron sendos unos contra uno ante Dani Jiménez, disparando ambos al muñeco. Imposible perdonar tanto.

Peor aún fue el fallo de Manu García en el 71, cuando de nuevo solo ante Dani Jiménez, en esta ocasión lanzó fuera por muy poco. La afición sportinguista se temía lo peor, después de que su equipo desperdiciara tantas ocasiones para haberse ido con goleada de Santo Domingo.

En el minuto 73 se produjo el segundo cambo en las filas sportinguistas, entrando Alvaro Vázquez por Gaspar, yéndose Aitor hacia la banda derecha y dejándose caer Manu García hacia la izquierda.

Sólo un minuto después, los peores presagios se cumplieron en el minuto 75 con un gran disparo de Sosa desde fuera del área, que extrañamente sorprendió abajo a Mariño.

Por fortuna el Alcorcón seguía concediendo en defensa. De esta manera, en el minuto 79, una conducción de Pedro por el centro del campo, sirvió a la derecha para Aitor, para que esta vez el interior onubense no perdonase, fusilando a Dani Jiménez con un disparo raso. Uno a dos para el Sporting y de nuevo eran los alfareros quienes debían irse a por el empate.

A medida que transcurrían los minutos, el nerviosismo local se hacía cada vez más evidente. Se alcanzaba el minuto 85 cuando David Gallego introdujo un triple cambio final, entrando un reencontrado para la causa, Carmona, por Manu Garcia, así como Javi Fuego por Pedro Díaz y Pablo Pérez por Uros.

Sin apenas ocasiones dignas de mención de ahí a la conclusión del partido, se llegó para alegría de la parroquia rojiblanca con una importantísima victoria para los suyos, que se disparan así en la clasificación hasta los 19 puntos, a uno solo del Espanyol, líder de la categoría. Triunfo más que merecido a tenor de las ocasiones disfrutadas durante el partido. Sin embargo no siempre un equipo que perdona tanto, logra a pesar de ello conseguir la victoria. Es el único pero que se le puede poner al Sporting en esta victoriosa tarde madrileña.

La próxima cita será el lunes, Día de los Difuntos, ante el Castellón, en un partido a priori donde los de David Gallego partirán como favoritos. Pero ya se sabe que en esta categoría, cualquier equipo te puede hacer un roto. No queda más que seguir trabajando en la misma línea y a poder ser, no perdonar todo lo que se perdonó en Alcorcón. El sueño sigue más vivo que nunca. Que sea por mucho tiempo.

Post Scriptum: lo de los horarios en esta "nueva normalidad" sigue siendo un misterio para los aficionados, quienes sin poder asistir a los campos, ven cómo se les niega hasta la posibilidad de ver los encuentros por televisión en caso de coincidir un horario laboral de lo más normal (valga la redundancia) con el del partido.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats