Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La opinión tras el Sporting-Espanyol: Chuck Norris y el zurrón

Hay que preguntarse si el Sporting tuvo centro del campo, donde los buenos y caros, los que deben aparecer en días así, estuvieron desaparecidos en combate en muchas fases

Una acción del Sporting-Espanyol

Una acción del Sporting-Espanyol

No estuvo RDT, pero apareció Djuka. Otra vez. Y ya van diecisiete. Con eso le sirvió al Sporting para tener alguna opción ante el Espanyol. La doctrina semanal indicaba que el choque entre gijoneses y barceloneses estaba llamado a marcar el devenir más inmediato de los de Gallego. La duda era si salir a por todas para recortar distancias con el ascenso directo o resistir en el fuerte de El Molinón pensando en conservar el colchón de la zona de confort en la que se ha convertido el play-off para los rojiblancos.

Pero al final, como siempre, la realidad manda. Y la realidad en El Molinón mostró a un equipo que lo entregó todo a los visitantes, teóricos favoritos, y a otro que olió el miedo. El Sporting dio un paso atrás, el Espanyol se vino arriba y mostró una de sus mejores versiones. Durante muchos minutos únicamente se vieron rayos blanquiazules mareando a sombras rojiblancas. Entre medias, las quejas arbitrales de casi siempre, con ese barullo en el que se ha convertido lo que es una mano, un manotazo o un simple “yo solo pasaba por allí”.

La realidad manda. Y la realidad en El Molinón mostró a un equipo que lo entregó todo a los visitantes, teóricos favoritos, y a otro que olió el miedo. El Sporting dio un paso atrás, el Espanyol se vino arriba y mostró una de sus mejores versiones

decoration

El que se quiera quedar con el enemigo externo está en su derecho. El mismo que el de preguntarse si el Sporting tuvo centro del campo, donde los buenos y caros, los que deben aparecer en días así, estuvieron en muchas fases del partido como Chuck Norris en su trilogía sobre la guerra de Vietnam: desaparecidos en combate. Djuka volvió a cumplir y dio luz a los suyos. Al final, el plan salió a medias y otro punto para el zurrón. Aprender a sufrir también es importante.     

Compartir el artículo

stats