Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión tras el Italia-España: Fin del sueño

La Eurocopa que se ha marcado la selección tiene un mérito doble: peor equipo que el de los Iniesta, Villa y compañía, y con parte del decorado en contra buscando el cuerpo a cuerpo con Luis Enrique

La selección se conjura en el partido ante Italia

La España de Luis Enrique y sus muchachos ha recuperado el corazón del país después de nueve años con la Roja en una franca decadencia tras el ciclo dorado de Luis Aragonés y Vicente del Bosque. Comparar a este equipo con aquel es querer seguir apretando y apretando en busca de un jugo que ya no queda en los debates organizados, planeados y perpetrados contra el seleccionador. Por esto la Eurocopa que se ha marcado la selección tiene un mérito doble: peor equipo que el de los Iniesta, Villa y compañía, y con parte del decorado en contra buscando el cuerpo a cuerpo con Luis Enrique.

Tocaba Italia, una de las selecciones que ha enamorado a todos los expertos en fútbol internacional. Con números de esos que meten miedo, a España ya la habían puesto camino del matadero. Pero… Ataque de entrenador (de buen entrenador) de Luis Enrique sentando a Morata. Fue conseguir que el país mimara al “Morata y diez más”, y el “9” de esta España nuestra se fue al banquillo.

Hay que seguir creyendo en el proyecto de Luis Enrique y también en Morata, que primero le dio la vida a España y luego se la quitó en la maldita tanda de penaltis

decoration

Sin ariete, con el famoso falso “9”, la selección mostró todas las caras, las buenas y las malas, que ha enseñado en lo que va de torneo: fallona arriba y con fuerza suficiente para recuperarse de cada golpe recibido. A partir de ahí, hay que seguir creyendo. Y también en Morata, que primero le dio la vida a España y luego se la quitó en la maldita tanda de penaltis. Fin del sueño, o inicio de uno mejor, pero con la cabeza alta y con la esperanza de que, otra vez, llegarán tiempos mejores.

Compartir el artículo

stats