Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el caso Rubiales-Piqué: El Tinder de Rubiales

Me llamo Luis. Podría decir que soy una especie de Robin Hood, pero creen que me lo he llevado crudo. Jamás he cobrado una comisión legal o ilegal. Falso. Fake news de periodistas. Pero lo importante es que soy un chico sano de Motril, un luchador. No bebo, no fumo

Luis Rubiales, durante su rueda de prensa Rodrigo Jiménez

Hola, me llamo Luis, aunque mis amigos me llaman Rubi por mi apellido (Rubiales) y porque cuando empecé a jugar al fútbol tenía una larga melena rubia. Pero ya sabéis, todos los cuerpos se deterioran. ¿Que por qué he llegado a una aplicación de citas? Pues más que nada para buscar cariño y comprensión.

La gente no entiende que he hecho cosas, todas buenas, por mi pasión, el “fúrgol” profesional y modesto, con la ayuda de mi amigo Geri. Podría decir que soy una especie de Robin Hood, pero creen que me lo he llevado crudo. Jamás he cobrado una comisión legal o ilegal. Falso. Fake news de periodistas.

Pero lo importante es que soy un chico sano de Motril, un luchador. No bebo, no fumo y soy muy amigo de mis amigos y amigas. Antes usaba gorra, pero ahora me la he quitado para que la gente me vea la cara, resistente como el hormigón armado. No tengo nada que esconder. Eso sí, tengo algún que otro problemilla con unos mafiosos que cualquier día me pueden meter un saco de cocaína en el maletero. Pero, tranquilas, no creo que aparezca tirado en una cuneta con un tiro en la nuca. La Policía ya está en ello.

En cuanto a si prefiero que el Real Madrid y el Barça queden campeón y subcampeón para cobrar más, ese no es el tema. El tema es que soy un cooperante, un defensor del comercio justo y las minorías oprimidas: he conseguido que pongan baños para mujeres en los campos de fútbol en Arabia y que dejen entrar a las chicas solas. Lo demás os lo cuento tomando un café. Os dejo, que me llama Geri. Adeu.

Compartir el artículo

stats