Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mina de oro de Salave generará 200 empleos con una inversión de 100 millones

Exploraciones Mineras del Cantábrico presenta el proyecto de explotación y restauración

Zona donde se llevaron a cabo los últimos sondeos.

Zona donde se llevaron a cabo los últimos sondeos.

Exploraciones Mineras del Cantábrico (EMC) ha presentado el proyecto de explotación y restauración de la mina de oro de Salave, en Tapia de Casariego, que generará entre 150 y 200 empleos con una inversión de 100 millones de euros. 

La compañía española Exploraciones Mineras del Cantábrico (EMC), tras haber analizado el documento de alcance remitido por la administración ambiental del Principado de Asturias, ha presentado el proyecto de explotación y restauración de Salave junto a su evaluación de impacto ambiental para su valoración y eventual autorización por la administración. Desde la compañía se afirmó que el inicio de este proceso de autorización ambiental “se hace desde el convencimiento de que es posible desarrollar una operación minera económicamente viable y medioambientalmente sostenible con el objetivo global de alcanzar el riesgo cero”.

EMC contempla “un proyecto nuevo y singular de minería subterránea con el prisma del respeto medioambiental y la eliminación de los impactos, especialmente el visual”. La compañía destacó que la operación está concebida con la tecnología más moderna y con “un fuerte compromiso con el entorno, que garantice la sostenibilidad medioambiental, de acuerdo con los propios compromisos de la compañía y con la exigente legislación regional, española y europea”.

Los anteriores intentos para poner en marcha la mina de oro de Salave chocaron con la oposición de diferentes colectivos y los reparos de algunos organismos reguladores. EMC destacó que la “singularidad y diferencia” de la nueva propuesta es que se desarrolla bajo el compromiso de alcanzar el nivel de riesgo cero para el medioambiente a largo plazo. El proyecto propone la separación de un concentrado de sulfuros de la mina de Salave como producto final. “De este modo se excluye y elimina la necesidad de utilizar productos cianurados en el proceso, como ocurre habitualmente en las minas de oro del mundo”, destacó la compañía, que añadió que la extracción subterránea y su relleno total minimiza los residuos mineros y la superficie necesaria para gestionarlos. La actividad regular se desarrollará ajena al entorno al estar las infraestructuras exteriores completamente cerradas dentro de edificios industriales.

Proponen medidas para una protección máxima de las aguas subterráneas, que incluyen la deposición en el mar exclusivamente de agua limpia a través de un emisario submarino a 800 metros de la costa y 17 metros de profundidad

decoration

Además, EMC destacó que el proyecto no generará ningún vertido a cauce terrestre y propone medidas para una protección máxima de las aguas subterráneas, que incluyen la deposición en el mar exclusivamente de agua limpia a través de un emisario submarino a 800 metros de la costa y 17 metros de profundidad, funcionando de manera similar a los emisarios ya existente en la zona, cumpliendo con la normativa requerida por la legislación autonómica, nacional y europea y sin afección al medio marino, la costa y playas de la zona.

Por otro lado, la compañía destacó que el método constructivo de los depósitos permite maximizar su estabilidad y proponer un plan de restauración que contempla una recuperación de los usos actuales del suelo al final de la vida útil de la mina. Al término del proyecto, se eliminan todas las edificaciones y construcciones en superficie, reintegrando la morfología de la zona a su apariencia actual y rellenando los huecos generados en el interior de la explotación en su totalidad, asegurando una recuperación completa e integral.

El Proyecto de Salave, situado en el municipio asturiano de Tapia de Casariego, se desarrolla sobre un yacimiento aurífero de un tamaño y potencial económico significativo

decoration

El Proyecto de Salave, situado en el municipio asturiano de Tapia de Casariego, se desarrolla sobre un yacimiento aurífero de un tamaño y potencial económico significativos. Las conclusiones del estudio de impacto ambiental presentado indican que es viable desarrollar la operación minera con todas las garantías medioambientales, eliminando el impacto visual e impulsando el desarrollo de la comarca más allá de los 16 años de vida estimada del proyecto.

De acuerdo con este análisis, la puesta en marcha y explotación del yacimiento supondrá la creación de entre 150 y 200 puestos de trabajo directos y más de 1.000 indirectos, y una inversión inicial de más de 100 millones de euros en la comarca de Tapia y en el occidente asturiano, según destacó la compañía, que aseguró que la mayor parte de los beneficios generados por un proyecto de estas características revertirán en la propia comunidad en diferentes vertientes como la importante creación de empleo directo e indirecto, la actividad económica auxiliar, la contribución impositiva, la prestación de servicios y colaboraciones complementarias. 

Compartir el artículo

stats