Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La plantilla de Danone en Salas apoya la venta a otra empresa

La multinacional se comprometió ayer en Barcelona con el comité intercentros a buscar algún inversor solvente para la factoría

La fábrica de Danone en Salas. Miki López

Los trabajadores de la factoría de Danone en Salas respaldaron por unanimidad en asamblea la posición del comité laboral de la planta para negociar con la multinacional la opción de venta a un grupo solvente que garantice la viabilidad de la factoría y su empleo a largo plazo. La asamblea, en la que participó en torno al 99% de la plantilla, prioriza así la continuidad de la actividad fabril aunque sea en manos de otra empresa.

La dirección de Danone planteó ayer esta posibilidad como propuesta de la propia empresa durante una reunión celebrada en Barcelona a petición del comité intercentros estatal de la división de productos lácteos y vegetales para reclamar explicaciones sobre el anuncio de cese de actividad de Salas, dijeron algunos de los participantes en el encuentro.

El compromiso ya había sido asumido por los representantes de la empresa el jueves en Oviedo cuando o planteó el comité laboral de Salas en la tercera de las reuniones negociadoras.

El comité intercentros expresó en Barcelona “todo su apoyo a la fábrica y a la localidad de Salas” y reclamó a la empresa la búsqueda de un “comprador solvente” que dé viabilidad a la factoría y al empleo a largo plazo”, dijo a este diario su coordinador nacional, Carles Andrés (UGT). “Estamos consternados porque son muchos años de pertenencia de nuestros compañeros de Salas a Danone. Aquí no hay siglas sindicales. Estamos todos unidos para que haya una solución óptima para los trabajadores y la localidad”. El comité intercentros reclamará una reunión de UITA, el órgano europeo de Danone que reúne a la empresa y los sindicatos, para analizar la situación de Salas.

Juan Carlos García (CSI), secretario y portavoz del comité de Salas, y que participó en la reunión por vía telemática, explicó que la empresa mantiene que el cese de la producción obedece a “causas productivas” por la caída de la venta del Danonino (que aporta el 80% de la carga de trabajo de la fábrica) y no por factores económicos. “Los altos costes derivan de la caída de la producción”, explicó García, quien señaló que, según el informe elaborado por la empresa para justificar el cierre, la fábrica de Salas seguía siendo, a igualdad de volumen de actividad, la más eficaz de las plantas europeas y que su vulnerabilidad obedece a la caída de las ventas de los productos en los que está especializada. En el mismo sentido se expresó Carles Andrés.

El secretario del comité de Salas recordó que la planta asturiana encabezó el “ranking” europeo de la multinacional por competitividad mientras existió este índice: entre 2017 y 2020. “Obtuvimos cuatro trofeos en años consecutivos”, dijo. El comité laboral de Salas cree que estos son argumentos favorables para que algún grupo pueda interesarse para continuar la actividad fabril en la planta. El Principado, el Ayuntamiento y el Gobierno central dijeron que trabajan en esta misma estrategia.

Compartir el artículo

stats