Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Duro Felguera espera recibir este mes las ofertas vinculantes de los posibles inversores

La ampliación de capital podría demorarse al próximo trimestre | El grupo crea un centro de investigación y desarrollo para potenciar su negocio

Instalaciones de El Tallerón, de Duro Felguera, en Gijón. Pablo Solares

Duro Felguera espera recibir este mes las ofertas vinculantes de los inversores que han expresado interés preliminar en tomar una participación accionarial en la ingeniería mediante una ampliación de capital y con los que la dirección del grupo y asesores externos mantienen conversaciones desde hace meses y con los que han suscrito memorándum de entendimiento. En una comunicación al mercado, la empresa asturiana avanza que a lo largo de octubre podría darse un paso más en el proceso con la formalización de las propuestas.

No obstante, el proceso podría dilatarse algo más de lo anunciado en la junta general de accionistas de junio. Entonces se expuso la previsión de que en este último trimestre del ejercicio pudiera celebrarse la junta general extraordinaria de accionistas que deberá autorizar la ampliación de capital, así como la renuncia por los actuales accionistas a su derecho preferente de compra de los nuevos títulos que se emitan. Dadas las fechas en las que se está, el plazo preceptivo de convocatoria de la junta, la eventualidad de que aún haya que hacer auditorías por consultores externos contratados por los potenciales inversores y otros requisitos, el escenario más probable apunta a mediados o finales del próximo trimestre.

La búsqueda de inversores para ampliar la base accionarial, reforzar el capital y dotar a la compañía de uno o varios propietarios de referencia es una tarea emprendida en 2018 y en la que han trabajado los sucesivos consejos de administración y primeros ejecutivos del grupo desde entonces. Acabar con la actual atomización y orfandad accionarial fue también un compromiso implícito en la operación de rescate de la compañía llevada a cabo por el Estado el año pasado y en la renegociación financiera con los bancos acreedores también en 2021.

Accionariado

Según los datos oficiales aportados este viernes por Duro a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), sólo tres accionistas se acercan o superan el 3% del capital. Se trata del banco helvético UBS Switzerland (3,95%), la ingeniería gijonesa TSK (3,12%) y el banco de inversión estadounidense Morgan Stanley (2,83%). En conjunto, apenas suman el 9,9%.

El objetivo ahora es la entrada de socios de perfil industrial que, amén de corregir la debilidad accionarial, reforzar el capital y crear un núcleo de propiedad nítido, puedan aportar sinergias y negocio. La inyección de capital fresco es una necesidad toda vez que, aunque la compañía no está en causa de disolución por razones legales y regulatorias, su situación patrimonial neta volvió a ser negativa (145 millones a 30 de junio) a resultas de las pérdidas registradas en 2020 a consecuencia de la crisis del covid.

En el caso del aporte de negocio, el grupo precisó que está acelerando la contratación tras el retraso registrado en el primer semestre una vez que la inflación, la crisis energética y la guerra de Ucrania aplazó muchas decisiones de inversión. La última adjudicación significativa se produjo en septiembre: fue una planta de procesamiento de minerales del Proyecto Oropesa (Andalucía) para Minas de Estaño de España S.L (MESPA), filial de la australiana Elementos Limited. Duro espera superar "ampliamente" los 300 millones de contratación este año. A 30 de septiembre había logrado 143,1 millones.

Pese a las previsiones de "relativo optimismo" para el segundo semestre por la reactivación de la economía, la sociedad ha planteado un expediente de despido colectivo (ERE) para cuatro de sus sociedades (incluida la matriz) por considerar que su plantilla media actual (1.292 personas, de las que 776 son fijas y 516 eventuales) está sobredimensionada para su volumen de negocio. La negociación del ERE, que los sindicatos rechazan, comenzará la semana próxima.

Proyecto CIDI

Para impulsar su negocio, la empresa ha creado un Centro de Investigación y Desarrollo (CIDI) para desarrollar y mejorar la propuesta de valor de sus actuales líneas de actividad mediante la innovación, incorporar nuevos negocios intensivos en tecnología "mejorando el nivel competitivo y accediendo a nuevos nichos", e impulsar la digitalización del grupo.

Deuda

Aunque la deuda neta se incrementó el 22%, el grupo avanza en la reducción del endeudamiento total: la deuda bruta pasó de 170 millones en el primer semestre de 2021 a unos 163 millones un año después.

Venezuela y Hacienda

Sobre Duro pesan dos casos judicializados en los que la sociedad siempre mantuvo y mantiene la confianza de resoluciones favorables. La investigación de la fiscalía especial por supuesto pago de comisiones ilegales hace doce años en Venezuela ha sido prorrogada de nuevo hasta enero. La investigación comenzó hace seis años, en 2016. A su vez siguen pendientes de resolución los casos de las actas de inspección por la tributación de una unión temporal de empresas también en Venezuela en 2010-2012 y 2013-2014.

Litigios con clientes

La compañía reclama 45,5 millones de dólares a Recope en Costa Rica, hay demandas cruzada en Arabia Saudí de Duro contra DEWA (165 millones) y de DEWA contra Duro (261 millones) por el proyecto Jebel Ali, el grupo asturiano ha recurrido en casación una sentencia que le condena al pago de 8,8 millones a Hamon Thermal más las costas, está a la espera de un laudo en Chile por el proyecto Aconcagua, ha planteado el mes pasado una propuesta al cliente para reactivar el proyecto de ciclo combinado de Iernut (Rumanía) mientras sigue negociando los sobrecostes, y "confía en el desenlace favorable" tanto de este caso como en el del laudo por el proyecto Empalme.

Compartir el artículo

stats