Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La producción fabril asturiana suma dos meses de retroceso

La parada de un horno alto contribuye a la caída, de la que se libran naval y renovables

Vista de la fábrica de acero de ArcelorMittal en Gijón Europa Press

La producción industrial asturiana retrocedió en octubre el 5,71% en tasa interanual, según el dato adelantado, y aún provisional, facilitado ayer por la Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales (Sadei). De confirmarse esta estimación, será el segundo decrecimiento del índice de producción industrial de Asturias (IPIA) desde febrero de 2021. En septiembre ya se contrajo el 5,69%, por lo que en octubre esta tendencia se agudizó en dos centésimas.

Sadei atribuye parte de esta contracción a la paralización temporal del horno alto A de ArcelorMittal por la caída de los pedidos siderúrgicos y su efecto reductor sobre la producción de la multinacional, con la consiguiente afectación a otras actividades fabriles.

A ello se suma el adverso entorno internacional, con la crisis energética e inflacionaria, y la incertidumbre de la situación global, lo que "lastra los mercados y ralentiza la actividad".

La producción industrial se disparó en Asturias tras el retroceso de 2020 por la pandemia –que prolongó sus efectos hasta febrero siguiente– y llegó a liderar el crecimiento español con tasas de hasta el 35%, que luego fue moderándose. Ahora lleva dos meses consecutivos de descenso. Pese a ello, la media anual hasta octubre aún arroja un avance positivo del 4,2%.

El sector de las energías renovables y la construcción naval se desvinculan de la tendencia: mantienen tasas positivas y viven "un gran momento en cuanto a demanda y carga de trabajo". Sadei también constata a futuro "perspectivas positivas" en "ciertas actividades relacionadas con el material de transporte".

En octubre decrecieron en tasa interanual industria química (-18%), metalurgia (-16%), energía (-8,5%) y, en menor medida, industrias extractivas, industria alimentaria, y fabricación de productos metálicos. Crecen otros productos minerales no metálicos e industria transformadora de metales y otra industria manufacturera.

Compartir el artículo

stats