Trabajo autoriza el ERTE de ArcelorMittal para 5.700 trabajadores por el incendio

Los sindicatos tachan de "insuficiente" la nueva oferta de la empresa sobre el acuerdo marco y CC OO ratifica la convocatoria de paro el lunes

Horno alto de ArcelorMittal en lo localidad polaca de Dabrowa. | ArcelorMittal

Horno alto de ArcelorMittal en lo localidad polaca de Dabrowa. | ArcelorMittal / J. Cuartas / P. Castaño

El expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) de fuerza mayor pactado el pasado día 12 por ArcelorMittal y los sindicatos CC OO, UGT y USO para sus plantas del llamado Clúster Asturias a causa del incendio sufrido por el horno alto A de Gijón el 22 de marzo ha sido autorizado por la autoridad laboral para un colectivo de 5.700 trabajadores y con vigencia desde el 1 de abril.

El Clúster de Asturias, que agrupa a las plantas de la región y a aquellas otras españolas que dependen del suministro de producto intermedio desde las acerías asturianas (Sagunto, Etxebarri, Lesaka y Legasa), da empleo a unos 7.000 trabajadores. En el caso de Asturias, con unos 4.900 trabajadores, el ERTE no afectará a los llamados trabajadores de estructura (unos 500 empleados no involucrados directamente en la producción) y se aplicará sobre todo al personal del horno siniestrado y del sínter a él vinculado, así como de la acería de Avilés, los talleres de alambrón (Gijón) y hojalata (Avilés).

El ERTE pactado prevé una duración de seis meses (una estimación variable en función de lo que se tarde en reparar el horno alto incendiado) y se garantiza el 90% del salario bruto y el 100% de las pagas extras, así como la totalidad de las vacaciones "independientemente del tiempo de suspensión del contrato".

El acuerdo entre empresas y sindicatos para la regulación temporal de empleo de la plantilla afectada por la merma de la producción de arrabio abrió un nuevo escenario de acercamiento de posiciones, al que se sumó el martes el pacto de UGT, CC OO y USO con la empresa sobre los aspectos laborales de Asturias, supeditado no obstante a que se alcance el consenso sobre el acuerdo marco de ámbito estatal y el convenio tras un año de negociaciones.

Ayer hubo una nueva sesión negociadora del acuerdo marco, pero tampoco fue posible el entendimiento. UGT valoró "positivamente el movimiento de la dirección", pero lo juzgó "insuficiente". CC OO calificó también de "insuficiente" la propuesta empresarial y expresó su "rechazo contundente", por lo que emplazó a participar en la huelga convocada en solitario por este sindicato en las plantas asturianas el próximo lunes. USO tachó la posición empresarial de "inmovilismo".

Subida salarial

La empresa ofreció ayer una subida salarial para 2022 del 4,7% en tablas con los atrasos desde el 1 de enero del año pasado y un 1% del bruto anual de todo el ejercicio pasado en una paga no consolidable. Para 2023 planteó un 3% con atrasos desde el 1 de enero; para 2024, una subida del 2,5% y para 2025, el 2%. Para 2023, 2024 y 2025 ofreció un pago variable no consolidable en tablas del 1,5% en función de la consecución de unos objetivos pendientes de definir. La empresa garantizó el poder adquisitivo en función del IPC al final del periodo de vigencia del convenio incluyendo en las tablas de 2026 la diferencia en la que se hubiese incurrido durante los años de aplicación.

En cuanto a salida de personal, anunció que propondrá una fórmula para el personal nacido en 1962 en los mismos términos que acuerdos anteriores hasta que se disponga del pacto social vinculado a las inversiones en descarbonización, y también ofreció mejora de los permisos retribuidos.

UGT pidió "medidas más concretas", USO alertó de que "se acaba el tiempo" para llegar a un acuerdo y CC OO ve insuficiencias en el planteamiento empresarial, sobre todo en materia de contrato relevo, eventuales y aspectos sociales, y dijo que la propuesta económica tampoco supone una mejora salarial.

La compañía sí invierte en la prolongación de la vida útil de uno de los hornos altos de Polonia

ArcelorMittal ha detenido la producción de uno de los dos hornos altos de Dabrowa, en Polonia, para modernizar la instalación y prolongar su vida útil. La inversión superará los 720 millones. La compañía siderúrgica descartó invertir en la prolongación de la vida útil de los hornos altos de Gijón al considerar que con las nuevas normativas ambientales no se lograría amortizar. Por ello planteó invertir 1.000 millones en la sustitución de uno de los dos hornos altos de Gijón por una planta de reducción directa de mineral de hierro con hidrógeno verde y un horno híbrido de arco eléctrico que eliminaría las emisiones. Fuentes de ArcelorMittal señalaron que en Polonia es más difícil que en España obtener un suministro de hidrógeno verde competitivo –por el menor aprovechamiento de la energía solar– y que por ello se invertirá en el horno alto 2 de Dabrowa.