Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Expresidenta del Parlament

El Jaguar, la Meridiana, el discurso de despedida y la Rambla: cuatro momentos polémicos de Laura Borràs

El apoyo a los boicoteadores de la Rambla es el último episodio de una controvertida trayectoria

Lauras Borràs. EFE

Laura Borràs, expresidenta del Parlament caída en desgracia después de que se le abriera juicio por una causa relacionada con la corrupción, ha tenido una carrera política fulgurante y llena de polémicas. La última es su apoyo a los independentistas que reventaron el minuto de silencio en homenaje a las víctimas de los atentados yihadistas de 2017. Pero Borràs, que fue elegida recientemente presidenta de Junts pese a los recelos que despierta en parte del partido, sigue teniendo un núcleo de fieles seguidores que le dispensan una veneración acrítica. Estos son cuatro de los momentos en los que esta controvertida dirigente ha dado más que hablar.

Un Jaguar en la declaración de bienes

La principal polémica en la que se ha visto envuelta Laura Borràs, la de la presunta fragmentación de contratos para favorecer a un amigo cuando estaba al frente de la Institució de les Lletres Catalanes, propició movimientos políticos que desembocaron en otras sorprendentes revelaciones. Como cuando, para protegerla de ese caso que finalmente la ha llevado al banquillo de los acusados, Borràs fue la candidata de JxCat a las elecciones generales de 2019. En su declaración de bienes en el Congreso, sorprendió la presencia de un Jaguar XF que, según ella dijo, conducía su marido.

En el corte de la Meridiana contra el criterio de Interior

Los disturbios por la sentencia del 'procés' perturbaron la vida de Barcelona durante varios días. Pero en un sitio la protesta se alargó durante muchos meses: la avenida Meridiana de Barcelona se convirtió en el punto de encuentro diario de algunos irreductibles, que cada noche cortaban el tráfico en esa arteria de entrada y salida de la ciudad. Llegó un momento, en febrero de este año, en que la Generalitat hizo caso a las protestas de los vecinos y el Departament d'Interior decidió dejar de permitir esas concentraciones. El día después de que entrara en vigor esa prohibición, Laura Borràs acudió a la Meridiana a manifestarse, provocando el enfado de ERC.

Un discurso contra sus socios

La carrera política de Laura Borràs sufrió un duro golpe el pasado 28 de julio cuando, pese a sus intentos de mantenerse en el cargo, todos los miembros de la Mesa excepto los de Junts votaron a favor de su destitución como presidenta del Parlament. Ese día, Borràs pronunció un discurso muy contundente, sobre todo contra sus socios, que da cuenta de que su estrategia a partir de ese momento es hacerse fuerte con la parte de su partido que la apoya para tratar de dinamitar el pacto con ERC. "Quienes debían ser mis compañeros de viaje no tienen otra expectativa que la autonomía ni otra motivación política que sus respectivos partidos", dijo entonces.

Apoyo a los boicoteadores del acto de La Rambla

El acto de homenaje a las víctimas de los atentados yihadistas de Barcelona y Cambrils, celebrado en La Rambla cinco años después de esos ataques, se ha visto mancillado por la presencia de un grupo de independentistas que apoyaban la tesis conspirativa de que el Estado está tras esos actos terroristas. Estas personas, pocas decenas, han reventado el minuto de silencio gritando consignas como "Traidores", "España es un Estado asesino" o "Queremos la verdad, hipócritas". Algunos de ellos se han encarado y han insultado a familiares de las víctimas que les llamaban la atención. El escándalo ha provocado incluso posteriormente un tuit de repulsa de Junts. Pero, justo después de que se produjeran esos hechos, Borràs se acercó al grupo -que la recibió con aplausos- para saludarlo amigablemente y departir con ellos.

Compartir el artículo

stats