Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un año de cambios y mejoras en casi toda la red hospitalaria y ambulatoria de la ciudad

Gijón encara su gran remodelación sanitaria

Además de la ansiada ampliación de Cabueñes, el otro complejo de referencia, el de Jove, estudia una reforma en su área de resonancias y terminará la de endoscopias

Vista del Hospital de Jove, ayer, con Gijón al fondo.

Vista del Hospital de Jove, ayer, con Gijón al fondo. Marcos León

La sanidad gijonesa compaginará a lo largo de este año su lucha contra la pandemia por coronavirus con un plan casi general de ampliación y mejoras en sus instalaciones. Ala conocida y ambiciosa reforma del Hospital de Cabueñes, que tras paralizar su ampliación en 2020 sí prevé comenzar en meses la construcción del edificio anexo que servirá para ganar unos 50.000 metros cuadrados de espacio, el otro hospital con cobertura pública, el de Jove, sigue también inmerso en sus obras del área de endoscopias y cirugías. Pero no serán los únicos centros sanitarios que tomarán protagonismo en 2021. Estos son todos los proyectos en marcha.

Hospital de Cabueñes.

Todo apunta a que la ansiada ampliación del hospital de referencia de Gijón comenzará por fin este año. La idea del Principado era haber iniciado ya la primera fase en el segundo trimestre del año pasado pero, tal y como adelantó LA NUEVA ESPAÑA, el plan se aplazó por la incertidumbre que trajo a las administraciones la pandemia. Su construcción requerirá de una inversión de unos 52 millones de euros, que se elevarán a unos 77 si se incluyen los equipamientos necesarios. Este año, se destinarán casi 3,5 millones de los presupuestos regionales, una cifra que –por ser menor a la prevista el año pasado– hace entender que la Administración quiere esperar todavía unos meses antes de arrancar con las obras. Acaba de autorizar, eso sí, su licencia, el último paso burocrático que quedaba por tramitar.

La primera fase, en cualquier caso, implicará la construcción de un nuevo edificio. Se plantea este nuevo inmueble en seis alturas, aunque contará con ocho plantas, seis asistenciales y dos técnicas. Estas últimas, de menor altura que el resto, albergarán los servicios de climatización, redes de comunicación y otras instalaciones. El plazo de obra ronda los dos años y medio. Un detalle: cuando la ampliación finalice, Cabueñes será un hospital “antipandemias” con boxes de presión negativa y positiva y un sistema de climatización inteligente que ayudará a ventilar.

Vista del Hospital de Cabueñes, ayer. Marcos León

Hospital de Jove.

Aunque no ha hecho demasiada publicidad sobre sus proyectos, el complejo sanitario afronta también un año ilusionante. Será cuando se den por finalizadas las obras en el área de endoscopias, una reforma que implica la renovación de los tres equipos de los que disponían y que provocará el traslado del servicio de la planta baja a la primera, dedicada ahora a hospitalización. La reforma se completa con tres nuevos quirófanos para cirugías menores y ambulatorias –pensados para intervenciones oftalmológicas y de cirugía plástica– en la planta baja. Mientras tanto, Jove sigue con su plan de ampliación del área de resonancias entre manos, otro plan del que hasta ahora nada se ha dicho pero que sigue en mente de la dirección y, a juicio de los trabajadores, “parece que saldrá adelante”. Dependiendo de cómo se configure –supone el personal que el nuevo equipo se añada al ya existente–, la mejora supondría una obra algo más compleja a la actual de endoscopias, ya que, por el espacio del hospital, exigiría modificar un área situada junto a la carretera que bordea la entrada de Urgencias, por lo que los accesos por esta parte del hospital tendrían que remodelarse.

Vista del Hospital de Jove, ayer, con Gijón al fondo. Marcos León

Hospital de Cruz Roja.

Es el que probablemente termine primero sus planes. Tal y como adelantó en su día este diario, el hospital empezó el pasado verano a ampliar sus instalaciones derivando las consultas externas a un local anexo –un antiguo supermercado– que llevaba años tratando de comprar. La planta que queda liberada con esta “mudanza”, por tanto, permitirá crear una unidad exclusiva para cuidados paliativos, unas obras que ya habrían comenzado si la región no hubiese recibido la dura segunda ola pandémica. Esta mejora en el cuidado de enfermos terminales será clave para un complejo que lleva ya tiempo especializado, entre otros servicios, en la atención geriátrica.

Hospital de Cruz Roja, ayer. Marcos León

Hospital Covadonga.

Tras la compra del centro a manos del empresario Jesús Kocina y bajo la coordinación del gerente, Javier Valbuena, el antiguo Sanatorio afronta la mayor reforma de su historia tras hacerse con los espacios ocupados hace años por las religiosas. La idea es que el centro sea “un hospital líquido”, incorporando inteligencia artificial, quirófanos más modernos y sistemas de telemonitorización de pacientes. Se trabaja en una unidad exclusiva para la atención a mujeres, se renovará el área radiodiagnóstica y podrán realizarse cirugías más complejas, todas las que no exijan un ingreso en UCI. La inversión rondará los seis millones de euros. Es el proyecto más caro.

Hospital Covadonga, ayer. Marcos León

Centros de salud.

Destacará también este año por el inicio de la construcción del futuro centro de salud de Nuevo Roces, con alrededor de un millón de euros de presupuesto. Servirá para aliviar la presión del de Contrueces y para evitar el desplazamientos. Este proyecto, junto al colegio, son sus grandes caballos de batalla. Habrá que esperar algo más para ver mejoras reales en La Camocha, que se queda con 78.000 euros de presupuesto. Es el proyecto menos avanzado de todos: la última noticia es que el Ayuntamiento ha propuesto al Principado dos fincas para su posible ubicación. El consultorio tendrá que esperar a 2022 para ver avances reales. Más tangibles serán las labores en Perchera, que sí dará un pequeño paso adelante con el traslado de Pediatría al centro de especialidades de Pumarín –tal y como adelantó este diario–, ubicación que ocupará totalmente cuando la ampliación de Cabueñes permita liberar las estancias que aún hoy se usan.

Centro de salud de Perchera, ayer. Marcos León

Compartir el artículo

stats