Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Grupo advierte de que no habrá fondos europeos para el Piles sin consenso

El plan para mantener el anillo navegable sustituyendo sus muros por un talud será remitido a todas las administraciones, incluida Bruselas

En primer término, Antonio Corripio, de espaldas, y Francisco Pellicer Corellano, durante la presentación del estudio, ayer, en el Grupo. | Juan Plaza

En primer término, Antonio Corripio, de espaldas, y Francisco Pellicer Corellano, durante la presentación del estudio, ayer, en el Grupo. | Juan Plaza

El presidente del Grupo Covadonga, Antonio Corripio, dio ayer a entender que la intención del Ayuntamiento de eliminar el anillo navegable impedirá la obtención de fondos europeos de reconstrucción para la renaturalización del río Piles debido a que la Bruselas tiene en cuenta el consenso social en torno a un proyecto para financiarlo. Así lo indicó al valorar la reciente reunión con la alcaldesa, Ana González, con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, en la que este último recalcó que el proyecto para la recuperación ambiental del cauce encaja con los objetivos de esos fondos europeos, cuyo reparto decide el Gobierno de España.

“Estamos completamente de acuerdo en el tema de los fondos europeos. Es bueno para el río, es bueno para la ciudad, es bueno para nuestra comunidad autónoma, pero es necesario, aparte de un buen proyecto, la unidad, la cohesión de la sociedad. Es necesario que todos estemos juntos aportando y en estos momentos todos sabemos que no es así”, advirtió Corripio durante la presentación del informe elaborado para el Grupo por el Instituto de Ciencias Ambientales de Zaragoza, en el que se defiende que el anillo navegable no es la causa de los problemas ambientales del río, derivados de vertidos contaminantes, y se proponen medidas para mejorar el canal, entre las que destaca demoler hasta el nivel del agua sus muros de hormigón y reemplazarlos por un talud escalonado y con vegetación, al estilo del que existe en el río Ebro a su paso por Zaragoza.

Corripio señaló que “nos ha causado mucha sorpresa” la visita del Secretario de Estado, ante el compromiso de la Alcaldesa de “informarnos de cualquier tipo de movimiento que se hiciera con el río”. “La verdad, no ha sido así”, indicó. No obstante, el Grupo centra sus críticas en el concejal de Medio Ambiente, Aurelio Martín, a quien reprocha su “obcecación” por eliminar el anillo navegable “por un criterio personal”. “Sin ningún tipo de fundamento técnico ni científico, quiere eliminar el anillo navegable y desde el informe Uvant, pasado por el de la Universidad de Oviedo y ahora el de Ecologistas en Acción, es lo que está persiguiendo”, dijo el presidente del club.

La ribera verde con gradas del Ebro en Zaragoza, uno de los ejemplos que se muestran en el estudio para el Piles.

El informe que ayer se presentó en el Grupo va a ser trasladado a todas las administraciones, incluida la europea, “porque debe ser el punto de partida para renaturalizar el río e integrarlo en la ciudad, que es lo que deseamos todos”, señaló Corripio. El director del estudio, Francisco Pellicer Corellano, reforzó el argumento del presidente grupista indicando que “la Unión Europea no concibe hoy los proyectos de otra manera”. “Está meridianamente claro que si no hay una gobernanza, los dineros no fluyen. Esto del ordeno y mando y hago una cosa porque a mí me lo parece, eso en la Unión Europea, no funciona. Mi experiencia en todos los proyectos en los que estoy actualmente inmerso es que tiene que haber una participación muy abierta de la sociedad. En la UE, la participación y la transparencia es una condición sine qua non; si no, no hay ayuda”, remató.

En cuanto a la transformación de la ribera del anillo navegable, Pellicer señaló que se puede ejecutar en el plazo de un año. “Consistiría en un híbrido entre las gradas de un estadio y una ribera verde”, indicó. Y destacó que no requeriría grandes movimientos de tierras, extendiéndose sobre suelo público de “aparcamientos, instalaciones obsoletas o zonas de escaso interés”. Las gradas del Piles se construirían con madera y el número de las mismas dependería en cada punto del trazado del terreno disponible. El terreno estaría afianzado por una malla en la que arraigaría la vegetación, que sería sembrada y abonada de forma natural por el propio río. Una de las mayores ventajas de este talud es que prevendría los desbordamientos del río en momentos de crecida.

El informe también plantea cambiar las compuertas del anillo navegable, eliminando la base de hormigón sobre la que se asientan las compuertas, que se eleva 30 centímetros sobre el fondo del canal. El mantenimiento regular del canal de navegación es otra clave, para lo que se plantea la construcción de una rampa que permita el acceso de maquinaria para limpiar el fondo con maquinaria cada varios años.

Piragüistas y vecinos aplauden el plan: “Sería una joya para Gijón”

La apertura frecuente de las compuertas y las mediciones periódicas de la calidad del agua y su temperatura son medidas que prevendrían la proliferación de cianobacterias y eso puede hacerse “desde ya”. “Eliminar las compuertas sería un derroche imperdonable”, opina el director del estudio presentado ayer, quien plantea que con los cambios propuestos, el anillo navegable puede convertirse en el nexo entre lo urbano y lo rural en una red de “infraestructuras verdes” siguiendo las riberas de la cuenca del Piles. Pellicer también sugiere que en Gijón se siga el ejemplo de Zaragoza en cuanto a la gestión del río, creando un órgano en el que además de estar presentes todas las administraciones también se de cabida a representantes de la sociedad civil.

Infografía de la propuesta planteada por el Grupo Covadonga, aplicada al arroyo de San Miguel.

La propuesta del Grupo Covadonga recibió ayer el respaldo de casi toda la oposición municipal, los piragüistas y colectivos vecinales. Ciudadanos, Foro, el PP y Vox la calificaron de “seria y argumentada” y exigieron al gobierno local que rectifique su plan para suprimir el anillo. Podemos-Equo se desmarcó y reclamó convocar el Consejo Sectorial de Medio Ambiente para confrontar el plan grupista con el presentado por la plataforma Ecologistas en Acción. Los piragüistas aplauden el proyecto porque “potenciará el deporte gijonés” y los vecinos valoran positivamente la imagen con la que quedaría el cauce del río.

El portavoz de Ciudadanos, José Carlos Fernández Sarasola, calificó el plan de “serio” porque está elaborado “por investigadores del primer nivel”. Afeó al Ayuntamiento que pusiera como “excusa” para la contaminación del Piles los usos del anillo. “El mayor problema son los vertidos al río, siendo importante el que produce el colector roto del Palacio de Deportes de La Guía”, aseguró el concejal del partido naranja. “Hay que tener en cuenta las iniciativas que dan viabilidad a un complejo deportivo importante para toda la ciudad”, señaló.

Para su homólogo en el Partido Popular, Alberto López-Asenjo, el informe tiene “planteamientos robustos” y evidencia que sí es posible “compatibilizar un río limpio con la práctica deportiva”. “Aporta rigor a los planteamientos municipales, que no tienen la misma solidez y calidad”, aseveró. “Hay que estudiarlo, por encima de dogmatismos”, concretó.

Una idea similar esgrimió el portavoz de Foro, Jesús Martínez Salvador. “El proyecto grupista lo combina todo. La renaturalización del río sin perder los usos deportivos”, indicó. “Es más completo, deja satisfechas a las partes y es más bonito”, prosiguió Martínez Salvador, que lanzó un toque de atención al Ayuntamiento. “Esperemos que lo estudie y rectifique, porque todos sus argumentos han sido rebatidos con un proyecto más completo”, añadió.

El portavoz de Vox, Eladio de la Concha, destacó que su formación siempre “manifestó la necesidad de compatibilizar la limpieza del río con la práctica deportiva”. Por ello, opinó que la iniciativa del club es “una alternativa al cierre del anillo”. “Es razonable, siempre que se garantice su salubridad”, prosiguió de la Concha. “El gobierno local no puede seguir con su política de hechos consumados”, zanjó.

Podemos-Equo no profundizó en los planteamientos de la entidad que preside Antonio Corripio. La portavoz, Laura Tuero, señaló que lo más importante es “garantizar las condiciones medioambientales del río y la salubridad de sus aguas”. Por ello, exigió convocar el Consejo Sectorial de Medio Ambiente para tratar el tema con “todas las partes”.

A la presentación de ayer acudieron representantes destacados del piragüismo regional. Uno de ellos fue Avelino Morís, el presidente de la Federación Asturiana de esta disciplina. “Me parece un buen proyecto, que potenciará el deporte en la ciudad. Me gusta”, destacó. También estuvo Juan Manuel Feliz, el presidente del Comité Organizador del Descenso Internacional del Sella. “Se demuestra que no hay que cancelar el anillo, que es una instalación que es un orgullo para Gijón”, apuntó.

También estuvieron representantes de colectivos vecinales como Alberto Estrada, de la asociación de Amigos Dionisio Huerta. “Si sale adelante lo que propone el Grupo, el anillo será una joya para Gijón”, enfatizó. Para Paulino Tuñón, presidente de la asociación de La Guía, los visto ayer es “algo serio, con ideas claras para el bien del río y del anillo”. “Si se llega a un acuerdo, será precioso”, zanjó.

Compartir el artículo

stats