Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El brote del Sanatorio Marítimo sube hasta los 96 infectados

El brote afecta a 86 residentes y diez empleados y registra 15 ingresos hospitalarios y 11 traslados a un hotel de Corvera

Sanitarios a la entrada del Sanatorio Marítimo

Sanitarios a la entrada del Sanatorio Marítimo

El brote declarado esta semana en el Sanatorio Marítimo de Gijón suma ya 96 positivos. Son 86 residentes y diez empleados de las mismas tres unidades en los que ya se habían detectado algún contagio. Se mantiene sin casos, de momento, el área de apoyos generalizados (que alberga a los residentes más vulnerables), aunque los cribados continuarán en los próximos días. Los responsables del centro confían en que la “alta protección” de este grupo haya evitado su contagio, aunque reconocen que el aluvión de positivos en sus otras tres unidades fue “inesperado”.

Asimismo, esta histórica residencia para personas con discapacidad intelectual suma ya 15 ingresos hospitalarios (en Cabueñes o el hospital de campaña) y otros once traslados a un antiguo hotel de Corvera acondicionado por Servicios Sociales como residencia de positivos leves.

Una fallecida

Usuarios del centro residencial de San Pedro en Cimadevilla confirman que esta mañana a primera hora falleció una de sus usuarias, de 92 años, a causa del brote que desde hace días golpea al centro.

Los residentes en el centro de San Pedro, en Cimadevilla, recibieron la segunda dosis de la vacuna el 19 de enero y los del Sanatorio Marítimo, también afectado por un brote, el día 28. Según los expertos, si se echan las cuentas desde que se produjo la segunda inoculación y la aparición de los síntomas, “lo más probable es que se produjeran los contagios antes de lograr la inmunización”. En el caso de Cimadevilla, de hecho, los positivos llevaban días confirmados.

Asturias, la región que más ha inmunizado

Los 22.227 asturianos plenamente inmunizados contra el covid-19, trabajadores y residentes en geriátricos en su inmensa mayoría, apenas son algo más de dos de cada cien habitantes. Juntos equivalen a algo menos de la población del concejo de Castrillón y componen un trozo del censo aparentemente escaso que, sin embargo, basta para que Asturias tenga el porcentaje más alto de población protegida con la segunda dosis de la vacuna en España después de un mes largo de vacunaciones. Treinta y siete días después de que Eulalia Josefa Paleo, “Pepita”, recibiese la primera vacuna en la Residencia Mixta de Gijón y algo más de dos semanas desde su segunda inyección, el Principado ha completado la inmunización de las plantillas y los usuarios de los centros de mayores y prevé acabar la próxima semana la protección de los profesionales sanitarios de primera línea. El total actual da un 2,18 por ciento de la población completamente protegida, suficiente para liderar el promedio de pinchazos en un país donde la disparidad en la administración de vacunas ha levantado una abundante controversia sobre la disponibilidad, el ritmo y los destinatarios de las dosis por territorios.

Asturias está en ese mapa incierto más de un punto porcentual por encima de la media nacional –498.978 personas han alcanzado la protección completa en España, apenas un uno por ciento– y a la cabeza del promedio de inmunizaciones por delante de Castilla y León. Ninguna otra autonomía pasa del 2 por ciento y hay cinco que no llegan al uno. A la cola, el 0,45 por ciento en Baleares, el 0,53 de los madrileños y el 0,75 de los vascos.

De acuerdo con los datos del Ministerio de Sanidad, también es Asturias la autonomía que, en términos globales, ha puesto hasta ahora más vacunas en relación a su población –seis por cada cien habitantes– y permanece a la cabeza de las que han utilizado un porcentaje más alto de las dosis recibidas, el 84,4 por ciento de 72.835, 69.935 de Pfizer y 2.900 de Moderna.

Compartir el artículo

stats