Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Zúñiga plantea de tres a seis festejos este año en El Bibio en función de las restricciones sanitarias

El empresario ofrece cuatro opciones en base al aforo para desarrollar la feria, que solo sería inviable con menos del 50% de las localidades

Público en la plaza de toros de El Bibio

Público en la plaza de toros de El Bibio

Cuatro son las posibilidades planteadas por el empresario Carlos Zúñiga al Ayuntamiento de cara a la celebración de la próxima feria taurina de Begoña y que varían en su forma y extensión dependiendo del aforo máximo que desde el Principado se permita en El Bibio, una plaza con 9.257 localidades según el pliego vigente. Solo uno de esos escenarios expuestos a Divertia, en un documento al que ha tenido acceso LA NUEVA ESPAÑA, no contempla la celebración de corridas de toros y sería si desde Sanidad se obliga a un aforo menor del 50%.

La mejor opción para los aficionados a la tauromaquia sería que en agosto la pandemia estuviese controlada y no existiese restricción alguna en los tendidos. Con un aforo del 100%, la empresa Circuitos Taurinos cumpliría con las cinco corridas de toros, una de ellas de rejones, y una novillada con picadores alrededor del día 15 de agosto, además de abonar el canon actual, 50.000 euros más IVA. Los abonados volvería a gozar de descuentos y el precio de las entradas solo se incrementarían en función del IPC. Eso sí, Zúñiga pide libertad en la contratación de toros y toreros, sin entrar a valorar grupos ni categorías profesionales, toda vez que la exigua actividad taurina del 2020 hace imposible cumplir con los requisitos de contratar nueve toreros del “Grupo A” (los que el año anterior completasen 37 actuaciones) como marca el pliego. La empresa “garantizaría diestros y ganaderías de alto nivel como viene aconteciendo en Gijón los últimos 20 años”. Esta petición es común en todas las opciones.

El siguiente escenario sería con un aforo del 70%, lo que implicaría desarrollar tres corridas de toros (pudiendo ser una de rejones) y una novillada. En ese caso, se solicita abonar un canon de 30.000 euros e sumar ocho euros en todas las localidades que se saquen a la venta para encontrar un equilibrio económico. Se obviarían también los abonos y descuentos hasta que la feria se volviese a desarrollar con normalidad. Además, se ofrece a donar un euro de cada localidad de uno de los festejos a una obra social en la ciudad.

El tercer escenario sería con un aforo del 50%, lo que dejaría los festejos en tres corridas de las que una de ellas podría ser de rejones, tal y como planteó en una entrevista en este periódico el pasado diciembre. El canon se quedaría también en la mitad y las entradas se incrementarían en diez euros cada una de ellas y se repetiría la fórmula de la donación. En estas tres primeras opciones, en las que sí habría toros en El Bibio, permitiría pedir la última prórroga a la que Zúñiga tiene derecho para celebrar la feria también en 2022.

Y si el Principado impone un aforo inferior al 50% se haría inviable cualquier opción, por lo que Zúñiga apuesta por la fórmula del año pasado: suspender el pago del canon y renovar la prórroga para la temporada de 2022, lo que mantendría la posibilidad de estirar el contrato hasta 2023 con una última prórroga. Divertia estudia ya estas opciones, mientras Zúñiga declinó ayer cualquier declaración en estos momentos y se limitó a incidir en que su deseo “y creo que el de todos los aficionados asturianos, es que haya toros en Gijón este año”.

Las cuatro opciones

  • Aforo completo. Se podría cumplir con el pliego actual, con cinco corridas (una de rejones) y una novillada además del canon de 50.000 euros más IVA. Habría abonos. 
  • Aforo al 70%. Tres corridas de toros (una de ellas de rejones) y una novillada con picadores. Las entradas subirían ocho euros y no habría abonos. 
  • Aforo del 50%. Tres corridas, una de ellas de rejones y pago de 25.000 euros de canon. Las entradas subirían diez euros y los abonos quedarían suspendidos hasta la normalización.
  • Menos del 50% de aforo. Es la única opción que no sería viable celebrar toros, por lo que se solicita suspender el contrato un año más como ya ocurrió la pasada temporada. 

Compartir el artículo

stats