Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una empresa de la estiba en El Musel embarga a NMR por una deuda millonaria

La compañía afronta otras dos requisas y pide en una de ellas al juez que acepte ceniza en lugar de carbón como garantía del pago

El “Tramp Lady”, atracado en el Muelle Norte de El Musel.

El “Tramp Lady”, atracado en el Muelle Norte de El Musel.

Los problemas judiciales para el principal operador de carbones de El Musel (Natural Mining Resources, NMR) por su falta de liquidez se acrecientan. Una empresa que realiza labores de estiba en el Puerto ha solicitado el embargo de diversos activos de la compañía por el impago de deudas ya vencidas que superan ampliamente el millón de euros. No se trata del acreedor con mayor deuda de NMR vencida a día de la fecha, pero sí es quien está reclamando la mayor cuantía judicialmente. La sociedad afronta al menos tres procedimientos de embargo en otros tantos juzgados. Paralelamente, otros acreedores están optando por negociar un acuerdo extrajudicial.

La compañía estibadora que ha optado por embargar, ha presentado esa solicitud ante un juzgado de Pozuelo de Alarcón (Madrid), localidad en la que tiene su sede social NMR, que también cuenta con oficinas en el puerto de El Musel. Los otros dos embargos se han producido, por cuantías sensiblemente menores, en sendos juzgados de Gijón, ambos promovidos por la empresa de transporte Basnorte. En ambos ha solicitado el bloqueo de las 47.000 toneladas de carbón térmico que NMR iba a exportar a Amsterdam a bordo del carguero “Tramp Lady”, que permanece bloqueado en El Musel a media carga, a la espera de que se substancien los pleitos.

Uno de los embargos de Basnorte sobre la totalidad de la carga ha sido trabado en el juzgado de primera instancia número 6 de Gijón al no haber abonado en plazo NMR un pagaré de unos 50.000 euros. Sobre el otro embargo se pronunciará el Juzgado de lo Mercantil de Gijón, tras la vista que celebró ayer para escuchar a ambas partes. El magistrado había limitado el embargo, en su último auto, a 4.377 toneladas para hacer frente al impago de 125.935,80 euros justificados con facturas y albaranes, pero no garantizados con pagarés.

Basnorte reclamó ayer en la vista que el embargo se trabe sobre las 47.000 toneladas, mientras que por parte de NMR se ofreció que el embargo se trabe sobre 19.000 toneladas de cenizas de la térmica de La Pereda depositadas en el Puerto de Avilés, para su posible exportación a cementeras extranjeras.

NMR además alegó que las 47.000 toneladas que ha contratado embarcar en el “Tramp Lady” realmente no son suyas sino que pertenecen a un operador con sede social en Chipre, que pretende mezclarlas con otros carbones en Amsterdam para vender la mezcla a una térmica marroquí. Según NMR, esas 47.000 toneladas se han vendido a un precio de 47 euros la tonelada.

La firma madrileña, que el año pasado movió más de cuatro millones de toneladas por El Musel, también presentó en el juzgado sus cuentas de 2020, en las que refleja unos fondos propios de 43 millones de euros. Las reclamaciones de cantidad no son los únicos frentes judiciales que afronta NMR. En un juzgado de Grado se está dilucidando una querella por la supuesta intrusión de la cantera de arcilla que la empresa tiene en La Espina en la concesión de otra empresa en la zona. La cantera de NMR, “Sofía”, está paralizada por el Principado, que abrió un expediente tras recibir también la denuncia.

Por otro lado, una empresa dedicada a fletes, Cargoflowchain, también presentó otra querella en un juzgado de Pozuelo de Alarcón contra NMR Shipping, sociedad vinculada a la operadora de carbones de El Musel. En este caso se trata de un conflicto societario, dado que Cargoflowchain era el socio minoritaria de CMS, la firma mediante la que se gestionaban los fletes para NMR 1926 (la operadora de carbones en El Musel), correspondiendo la mayoría accionarial a NMR Shipping. La querella se presentó tras la resolución del contrato con CMS.

Compartir el artículo

stats