Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Masivo clamor por la reapertura de tarde de los centros de salud: “Es clave”

Unas 300 personas participan en la primera concentración para exigir atención presencial: “Si pueden los museos, ¿por qué no todo?”

18

Concentración vecinal por la reapertura vespertina de los centros de salud, ayer, en Puerta la Villa Juan Plaza

“Si se puede hacer en el teatro, en el museo, en todos los sitios, ¿por qué no se puede hacer en la atención primaria?”. El médico jubilado Javier Civieta –representante de la Plataforma por la Defensa de la Sanidad Pública y de la Comisión de Salud de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Gijón (FAV)– lanzó ayer esta pregunta en la concentración convocada por el colectivo para reclamar que se retorne a la atención primaria presencial, en lugar de telefónica, en los centros de salud. Más de 300 personas, según la organización, abarrotaron la entrada al ambulatorio de Puerta de la Villa. La apertura de los centros de salud por las tardes es “la clave”, sostienen, frente a un plan que medita el Principado para hacer su cierre definitivo, como adelantó LA NUEVA ESPAÑA.

Con lemas como “La atención presencial es esencial” o “No hay Sanidad sin proximidad” empapelando la fachada del ambulatorio, el presidente de la FAV, Manuel Cañete, anunció que la de ayer era la primera de una serie de movilizaciones que proseguirán con una concentración, el día 10 de mayo, a las once de la mañana, frente al edificio del centro de salud Severo Ochoa, donde está la gerencia del Área Sanitaria V. Cañete apuntó que también preparan el flete de autobuses para plantarse el día 17 frente a la Consejería de Salud del Principado. “O lo peleamos o lo perdemos”, arengó. La indignación era común entre los participantes. Benigno Menéndez, vecino de El Llano de 73 años, indicó que por la pandemia “ya vas con miedo al ambulatorio, pero si cuando tienes que ir no puedes, te produce intranquilidad”. María José López, de 48 años, señaló que ha tenido que acudir a urgencias hospitalarias por problemas cutáneos que bien le podían haber tratado en su centro de salud y critica las restricciones en estos últimos “porque no sólo se muere de covid”. La situación es un motivo más de queja para María José García Fernández, vecina de Vega que apuntó que el centro de salud de la parroquia ya se les había quedado pequeño.

Varios pensionistas con una pancarta Juan Plaza

Para Julio Mejía, vecino de Montevil de 70 años, que no haya atención presencial “es una indecencia, sólo ya pensando en el código deontológico de los médicos”. Vanesa Pérez, de Nuevo Roces, indicó que “lo único en lo que piensan es en eliminar la atención”, mientras que Loli Fernández Bardón, del Polígono, explicó que ella ha tenido que recurrir a médicos privados por la falta de atención presencial y agregó que además “a esta edad tampoco nos dejan hacer un seguro privado”. Esta mujer apuntó que esperaba haber visto más manifestantes: “Mucho reivindicar por Whatsapp y Facebook, pero luego nada”. La respuesta en cambio, fue valorada como muy relevante por dirigentes vecinales como Tita Caravera, de La Arena o vecinas como Carmen López, de Santa Bárbara.

Entre los dirigentes vecinales, las quejas también se repiten. “Mucha gente mayor de la zona rural llama por alguna dolencia y le dicen que tome un paracetamol y vuelva a llamar a la semana. Eso si estás vivo”, subrayó Miguel Llanos, presidente de la asociación de La Pedrera, una de las de la zona rural que participaron en la protesta. Lola Fernández, vocal de la asociación vecinal del Polígono opinó que las protestas deben “ser continuadas, una a la semana, como los vascos”.

En la concentración participaron algunos dirigentes políticos, como Covadonga Tomé y Laura Tuero, de Podemos; y Jesús Martínez Salvador y Adrián Pumares, de Foro. Este último señaló que “el Gobierno del Principado debe escuchar el clamor ciudadano”.

Compartir el artículo

stats