Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sheila Méndez Directora de Digital de Izertis, participa en una charla sobre el nuevo grado de Ingeniería de Datos de la Politécnica

“El uso de los datos es imprescindible, dan transparencia para la toma de decisiones”

“El nuevo grado de la Universidad responde a una necesidad de evolución, Asturias está hoy en día en un momento clave para ello”

Sheila Méndez, en el Parque Científico Tecnológico de Gijón.

Sheila Méndez, en el Parque Científico Tecnológico de Gijón. Juan Plaza

Sheila Méndez es consejera y directora de Digital de Izertis, una compañía que ayuda a sus clientes en sus procesos de metamorfosis digital, entendida como un cambio profundo y transversal que influye en todas las vertientes de las empresas. Hoy es una de las ponentes en una mesa redonda organizada por la Universidad en la Escuela Politécnica, a las 10.00 horas, para hablar de la importancia del nuevo grado de Ingeniería de Datos, que se empezará a impartir el próximo curso.

–¿Qué importancia tiene el manejo de los datos en las empresas hoy en día?

–Casi todo lo que nos rodea puede contabilizarse. El ecosistema data ha llegado a ser tan imprescindible en la cotidianidad de las personas que incluso para expresarnos necesitamos “numerizar” lo que nos sucede para valorar y tomar decisiones. Se produce en situaciones tan comunes como cuando visitamos al médico y nos preguntan por la cantidad de dolor que tenemos, o cuando vamos a la compra y prevemos en términos numéricos cuánta comida prevemos usar en los próximos días. Algo similar sucede en las empresas, pero con datos en cantidades industriales. Cuanto mayor sea el número de variables que puedan tenerse en cuenta para la toma de decisiones, menor será la probabilidad de error a la hora de ejecutar una decisión.

–¿Cuáles son las ventajas competitivas de contar con un experto en este campo?

–Podría decirse que el estudio del dato es la mejora continuada de la calidad de la información. Estos deben llegar en tiempo y forma para que los directivos puedan tomar decisiones en base a una realidad. Cualquier sector es susceptible de poder implantar herramientas en esta línea para transformar las estadísticas en conocimiento, y esto a su vez en decisiones.

–¿Qué perfiles se buscan, con qué habilidades?

–El campo del dato está creciendo paulatinamente a medida que la transformación digital se adentra más en la explotación de esta especialidad. El abanico es realmente amplio, es ya una obviedad. En él se incluyen todos los procesos que hacen referencia al dato: hablamos de Data Governance, DTL, Data Quality, análisis descriptivos y de diagnóstico, y en definitiva, de todo lo referente a controlar el comportamiento de las organizaciones, o lo que es lo mismo, el desarrollo y la implantación de modelos de Business Intelligence y cuadros de mando. Estamos viendo, sobre todo en el sector de la transformación digital, cómo cada vez se van engrosando las contrataciones de perfiles que facilitan el control y la gestión de las compañías. Es algo además que está enriqueciendo la diversidad de las áreas, ya que nos estamos acostumbrando a ver estas incorporaciones tanto en ramas encaminadas a financiero, marketing, comercial, o directamente sobre producto.

–¿Está llamado todo el mundo de la empresa a centrarse en esta área?

–Las empresas, ya sean grandes o pequeñas, son cada día más conscientes de que necesitan un espacio donde poder leer su realidad empresarial. El gobierno del dato ofrece transparencia y calidad de la información a los directivos para la toma de decisiones, debido a que constantemente, el número de axiomas a tener en cuenta para un correcto gobierno corporativo es más complejo. Es ahí donde puede verse de manera cada vez más nítida la necesidad de especialidades de temprana formación, como es el caso del nuevo grado de Ciencia e Ingeniería de Datos que podrá cursarse próximamente desde nuestra region.

–¿Tiene beneficios a nivel general, para toda la economía regional?

–Asturias se encuentra a día de hoy en un momento clave para evolucionar como conjunto. El grado de Ciencia e Ingeniería de Datos que nacerá en los próximos meses responderá precisamente a esta necesidad de evolución. En este caso hablamos de la transformación natural de un nicho de mercado que perdió hace tiempo el carácter de nuevo, pero que todavía carece de la institucionalidad que le permita desarrollarse adecuadamente para poder ser abarcado desde una visión multidisciplinar de la ingeniería, que sea capaz de hacer frente a los retos que plantea un entorno tecnológico en constante transformación.

Compartir el artículo

stats