El doble sentido de circulación no volverá al Muro... por ahora. Un contundente “no aceptamos el ruego” del edil de Movilidad, Aurelio Martín, zanjó la petición formulad a por Ángeles Fernández-Ahúja. La edil del PP entendía que superadas las imposiciones de distancia de seguridad de la pandemia, a la espera de que se decida y ejecute la remodelación integral prevista para ese espacio y atendiendo a la consideración de provisional de la medida tomada hace más de un año tocaba recuperar ese doble sentido para dar fluidez a la comunicación entre la zona este y el casco urbano. No tuvo suerte.

Aurelio Martín consideró en nombre del gobierno que no era “apropiado” tomar esa decisión a una semana de que la comisión del Muro fije las condiciones de la reforma del espacio. Pero al margen de lo que se decida en esa comisión, el edil de Movilidad explicó que el deseo del gobierno que comparten PSOE e IU es “tener una ciudad más peatonalizada, en eso nunca engañamos a nadie” y adelantó que los informes de modelización del tráfico en esa zona establecen que la avenida de la Costa tiene capacidad para absorber el tráfico del Muro. Fue su respuesta a la acusación de la concejala popular de una “consolidación por la vía de los hechos de una peatonalización que la mayoría de los gijoneses no quieren”.

Los retrasos en la concesión de ayudas al alquiler de la Empresa Municipal de la Vivienda, por otra parte, llegaron al Pleno de la mano de Podemos-Equo y salieron con el compromiso de la presidenta de Emvisa, la socialista Natalia González, de la puesta en marcha de un plan de choque con incremento de personal, cambios tecnológicos en el control de datos y el reto de que en un mes estén resueltas las peticiones de las familias con menor renta. El objetivo final es agilizar tiempos para todas las familias.

La Corporación guarda un minuto de silencio por las víctimas del covid.

La Corporación guarda un minuto de silencio por las víctimas del covid.

González reconoció que aunque en las ultimas semanas se ha bajado de un tiempo de respuesta de cuatro meses y medio a cuatro meses se está lejos de los dos meses que se habían conseguido antes de la pandemia. La edil centró la preocupación en las 231 peticiones pendientes de la ayuda inicial aunque también hay 787 en el capítulo de prórrogas.

Además, a edil de Bienestar Social, y también por una iniciativa de Podemos, dio cuenta de la situación del servicio de ayuda a domicilio con 1.219 usuarios, 21.068 horas al mes y una media de 18,7 horas mensuales por usuario. Juan Chaves, concejal de la formación morada, trasladó al Pleno las quejas de las trabajadoras por despidos, pérdidas de mejoras laborales con el nuevo contrato y una caída en el nivel de la calidad del servicio que se da a los usuarios.

No tuvo buen estreno el edil de Cultura, el socialista Manuel Ángel Vallina, en su primera participación en un pleno con toda la Corporación presente. Su comparecencia a petición de Ana Isabel Menéndez, de Ciudadanos, sólo le sirvió para sumar críticas y críticas de toda la oposición, de derecha a izquierda. Desde acusaciones genéricas sobre el sectarismo ideológico y el declive en la programación cultural de Gijón a otras más personales sobre su “inacción y desgana”. “Ni es capaz de coger las riendas ni sabe ejercer de títere, que era lo que sus compañeros esperaban de usted. El enemigo lo tiene en casa”, le advirtió Menéndez.

Vallina hizo frente al ataque reivindicando el plan de choque y el plan de empleo para el sector cultural que el Ayuntamiento sacó adelante en la pandemia y achacó al proceso de reestructuración de Divertia y la Fundación de Cultura que se haya demorado la puesta en marcha del consejo de cultura y el plan estratégico. “El parón se llama planificación, se llama trabajar con orden”, replicó antes de pedir tiempo para “arreglar con una pandemia de por medio ocho años de desorden y desidia de Foro”.

Precisamente el portavoz de Foro, Jesús Martínez Salvador, volvía a cargar minutos después contra Vallina acusándolo de mentir y ocultar contratos sobre la escisión de Divertia, con duplicidades y pagos irregulares. La replica se la dio la portavoz socialista Marina Pineda acusándolo de ejercer el “matonismo político: el repetidor que abusa en el patio del alumno nuevo”. El líder forista ya había tenido sus más y sus menos con el socialista Olmo Ron por las inundaciones de la calle Brasil. “¿A quien quieren engañar con lo del plan de emergencia? Eso ya se aplicaba. Y lo del nuevo colector en el vial de Jove no se lo cree ni quien asó la manteca. El proyecto fue aprobado por el Ministerio el pasado mes de julio. Para modificarlo habría que volver a hacer trámites de información pública y otros de aprobación ambiental. Después de llevar años de redacción eso no se va a producir de ninguna manera”, espetó el concejal forista al equipo de gobierno.

El PP le hace el vacío a Asenjo: ni vota ni participa en iniciativas de su exportavoz

La izquierda tumba la propuesta popular de rechazar la cooficialidad de la llingua y Foro asegura que no apoyará “nunca jamás” algo obligatorio

El PP –ahora representado en el salón de plenos por Ángela Pumariega y Ángeles Fernández-Ahúja– ni intervendrá ni votará las iniciativas de Álberto López-Asenjo. Esa es la regla general que han decidido aplicar a quien fuera portavoz municipal del grupo popular y que ayer estrenaron ante la proposición sobre mejora de accesibilidad en las paradas de Emtusa presentada por quien ahora ejerce de concejal no adscrito. Proposición que no salió adelante por falta de apoyos. Aunque las concejales del PP no emitieron voto, ese silencio computó como abstención en el recuento.

Abstención que fue lo que, minutos antes, había votado Asenjo a la proposición del PP pidiendo el rechazo del Pleno de Gijón a la cooficialidad de la llingua.

La propuesta del PP, formulada por su nueva portavoz Ángela Pumariega, no salió adelante por los votos en contra de la bancada de la izquierda: PSOE, Podemos e IU. A favor votaron Vox y Ciudadanos y Foro optó por la abstención al rechazar el PP una enmienda que matizaba el texto inicial para oponerse a esa cooficialidad dentro de la reforma del estatuto de autonomía del Principado solo si “el modelo supone imposición u obligaciones a quienes no deseen o no sepan hablarlo”.

“Si es obligatorio nunca jamás Foro la apoyará”, sentenció el portavoz forista Jesús Martínez Salvador, quien cargó contra un PP “al que le vale todo” e hizo partícipe a Vox de la culpa por campaña de ataques a su compañero, el diputado regional Adrián Pumares. Ediles de varios grupos utilizaron sus intervenciones para rechazar esos ataques. “El PP también condena cualquier ataque”, dijo Pumariega El portavoz municipal de Vox, Eladio de la Concha, aprovechó su siguiente turno en el Pleno –ya en otro debate– para calificar de “exceso que se acuse a Vox de violencia” al vincularlos a los panfletos donde junto al rostro del diputado de Foro se puede leer “Pumares, vendido. Cooficialidad, no”.

En el bronco debate sobre la cooficialidad también hubo cierta unanimidad en afear al PP traer al Ayuntamiento un asunto competencia del Principado de Asturias. Aunque en este caso, Pumariega ya había advertido desde el primer momento que su objetivo era que los grupos políticos se retrataran “ante un tema que divide a la sociedad. No es una cooficialidad amable, es una cooficialidad antipática basada en la obligatoriedad y la imposición”.