Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Culines para cobijarse de la lluvia y el frío

Buena acogida al Gijón de Sidra a pesar del mal tiempo: “El proximo fin de semana será mejor”, aseguran los organizadores

Dos clientes disfrutan de un culín en la sidrería Alberto y Marín Yarlequé, de la sidrería La Pámpana, con una caja de sidra Cabañón. | Á. G.

Siempre hay una buena razón para disfrutar de un buen culín al abrigo de una sidrería. Y si afuera caen chuzos de punta como en Gijón este fin de semana, más todavía. Eso mismo deben haber pensado los muchos clientes que se han acercado a alguna de las 33 sidrerías que participan en el certamen Gijón de Sidra. El evento ha tenido buena acogida en el puente de la Inmaculada a pesar de la mala meteorología. Las previsiones son halagüeñas para los próximos días. “Esperamos mucha más gente para el próximo fin de semana”, apunta Iván de la Planta, de Fenicia, la entidad que organiza el certamen.

Culines para cobijarse de la lluvia y el frío

“A pesar del tiempo y de la lluvia estamos resistiendo”, prosigue de la Plata, sobre el inicio de un evento que el año pasado no se pudo organizar por la pandemia. “Las sidrerías están resistiendo, hay buena acogida por todos los barrios”, añade. “La gente está respondiendo, pero esperemos que la cosa remonte en los próximos días”, concreta Marcos Santos, dueño de la sidrería La Pámpana, uno de los establecimientos participantes.

El Gijón de Sidra se celebra en la ciudad desde el pasado viernes, 3 de diciembre, hasta el próximo domingo, día 12. Las 33 sidrerías están repartidas por toda la ciudad y en ellas se pueden degustar otros 33 palos de sidra que aportan 25 llagares asturianos. Su ubicación puede consultarse escaneando el código QR en los carteles promocionales del evento, en el tonel que hay instalado en el Náutico o en la página web del certamen donde se detalla en un elaborado gastromapa la ubicación de todos los locales, que están diseminadas por todos los barrios de la ciudad.

Esta cita, que habitualmente se celebra en octubre, también cuenta con autobús para llevar a los clientes entre las diferentes ubicaciones. Los clientes que entreguen los 33 corchos de los distintos palos recogidos en las sidrerías se les obsequiará con el regalo de una masterclass de sidra y los que aporten 15 corchos entrarán en un sorteo de un fin de semana en un hotel de Lastres.

Compartir el artículo

stats