Probablemente nada más leer el título, quienes me conozcáis un poco, o simplemente si compartimos mantra de la “belleza con cabeza”, ya sabréis la respuesta. No existe “el mejor equipo” del mercado. Por mucho que una empresa que distribuye maquinaria o un centro dedicado a la estética lo publicite u oferte como tal. Ojalá sí lo hubiera, porque eso simplificaría enormemente el día a día de los profesionales que, con rigor, nos dedicamos al mundo de la belleza.

Hagámonos las siguientes preguntas, tomando como referencia el mejor aparato, como decía, para rejuvenecimiento facial:

  • El mejor aparato, pero ¿para qué preocupación estética exactamente?
  • El mejor aparato, pero ¿para qué preocupación estética exactamente y en qué persona?
  • El mejor aparato, pero ¿para qué preocupación estética exactamente, en qué persona y con qué características concretas, con qué cambios en la estructura grasa y ósea de su rostro?
  • El mejor aparato, pero ¿para qué preocupación estética exactamente, en qué persona, con qué características concretas y con qué cambios en la estructura grasa y ósea de su rostro, características genéticas, tipo de piel, estilo de vida...? Y asíì podría seguir hasta el final del texto …

La búsqueda de una piel más joven

Desde mi experiencia puedo decir que lo que más ansiamos las personas dentro del mundo belleza, es tener una piel bonita y un aspecto joven y saludable. Y es en esta búsqueda cuando comienza la locura, a la caza del mejor aparato del mercado. Realmente, la suma de todos los recursos de los que disponemos a día de hoy en el sector de la estética es lo que nos dará la clave para alcanzar el mejor resultado. Es decir, una combinación de cosmética, aparatología y técnicas de medicina estética. Y puedo asegurar que a día de hoy se puede estar impresionante.

No está de más recordar la importancia que tiene saber realmente qué quiere conseguir cada persona y cuál es su objetivo. Seamos realistas: no siempre es posible cumplir nuestros deseos. Con el paso de los años los huesos, los músculos y también la grasa, tanto de la cara como del cuerpo van sufriendo cambios. Por eso, por mucho que queramos o muchos tratamientos que nos hagamos, no es posible parecer que tienes 30 años a los 70. Si el objetivo es eliminar las arrugas, y también la flacidez, es posible. Se hará de diferentes modos, como intervenciones quirúrgicas, o generando volúmenes con técnicas de medicina. El resultado estético será inevitablemente artificial, aunque por supuesto es perfectamente licito si ese es el objetivo del paciente. De ahí la importancia de tener claro el objetivo.

Es hora de reflexionar sobre el binomio edad-belleza

Nunca deberíamos olvidar que la edad que representa una persona no solo depende de las arrugas o la flacidez. Los años se ven en la falta de lozanía de la piel, en la mirada, en la movilidad, en la agilidad mental, e incluso en el espíritu.

Reflexionemos: ¿Creéis que una persona deja de ser atractiva cuando cumple años? ¿Y a qué edad se supone que ocurre esto? ¿A los 40, a los 50, a los 70...? ¿Y si el objetivo fuera estar radiante a cada edad? Eso cambia completamente el planteamiento, ¿verdad? Rejuvenecer deja de ser una lucha, y se convierte en un disfrute. ¡Y qué bonito disfrutar de vernos cada día mejor!

Soy de la opinión de que cada edad tiene una belleza única y especial, como cada persona. Y que cuidarse y dejarse cuidar ayuda mucho al respecto. Para ello se necesita un plan de tratamiento, y no ir haciéndose cosas y probando potingues sin orden ni concierto. Volvamos al inicio, y dejemos de buscar el aparato perfecto, porque eso es como ir poniendo parches para no llegar a ninguna parte.

Por fortuna, la cosmética avanza, y también los tratamientos. Las posibilidades son muchas, por eso los profesionales invertimos sin descanso en tecnología y formación. Sean muy bienvenidos los equipos de radiofrecuencia en diferentes versiones, como la fraccionada, por ejemplo, que tanto se emplea en la actualidad. También las técnicas clásicas de electroterapia, las ondas de choque, los sistemas de luz, los peelings... todo ayuda enormemente. Teniendo claro que la belleza se consigue paso a paso y día a día, ese es el mejor consejo que puedo aportar.

Más información: https://www.estelabelleza.com/