Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LA NUEVA ESPAÑA entrevista a la regidora a un año de las elecciones municipales Ana González Rodríguez Alcaldesa de Gijón

“Iniciar la obra en el Muro este mandato es clave; ahora está feo”

“Con la estación intermodal hemos logrado hitos y seguiremos; vamos en serio” l “Igual que Monchu García, yo gané unas primarias; no hay ningún motivo para no ser candidata”

Ana González, en su despacho del Ayuntamiento de Gijón. | JUAN PLAZA JUAN PLAZA

Se define como “una mujer de palabra” y que su compromiso es de ocho años. La alcaldesa de Gijón, la socialista Ana González Rodríguez (Oviedo, 1963), no ve motivos para no volver a presentarse a las próximas elecciones liderando la lista del PSOE, que acaba de renovar su dirección local. Queda poco más de un año para las urnas, tras un mandato marcado por el covid y, ahora, “por los efectos de la guerra de Ucrania”, y son muchos los retos por delante: el Muro, los barrios degradados y avanzar en la estación intermodal, entre otros. La visita de la Ministra de Transportes para la firma del protocolo del plan de vías demuestra, a su juicio, que “vamos en serio”.

–¿Por qué un protocolo? ¿No es mejor un convenio?

–Un protocolo es una declaración de intenciones y no podemos negar que el convenio es mucho más firme. Pero el problema es ¿qué conveniamos? Cuánto cuesta debería figurar en el convenio y no lo sabemos. Hace tanto que se inició el tema que se han perdido piezas del puzle. El convenio de 2019 se centraba en un solo sitio (Museo del Ferrocarril) y la declaración de impacto ambiental dice que es mejor otra ubicación (Moreda). Es algo que debes aceptar. Tenemos ubicación y, ahora, necesitamos dinero, ¿pero cuánto pedimos? Eso solo nos lo pueden decir los proyectos. Necesitábamos un documento que permitiera dar pasos dejando claro el compromiso. Es el proyecto de la estación de largo recorrido, de cercanías, la unión del metrotrén y, por otro lado, la del autobús. Y nos urge tener la foto general, unir todas las piezas y tener los proyectos constructivos que nos darán el precio. Cuando tengamos el coste haremos el convenio.

–Pero en el convenio de 2019 sí venían especificados los costes.

–Las obras están prácticamente doblando el precio, para cualquier ciudadano, empresa y para el Ayuntamiento de Gijón. Se piensa la oposición que no nos afecta la inflación. La estación va a ser otra, en Moreda, y debemos saber cuánto nos va a costar a precios de hoy. Y no vale sobre una idea, hacen falta los proyectos. Defender que debemos contar con el aumento de los materiales y la inflación y no lo apliquemos a la vida del Ayuntamiento es muy cínico.

“Con el hackeo no entraron a saludar, pero no se llevaron 30 millones de archivos”

decoration

–¿Cómo lograr, después de tanto, que la ciudadanía crea?

–Es muy difícil, lo entiendo. Creo que me he caracterizado por decir siempre la verdad, incluso cuando no era del todo agradable, y de no actuar por caprichos. Es importante recordar que deberíamos que tener ya una estación, pero no fui yo la que dije que no a la estación porque me apeteciera cambiarla de sitio sin ningún informe. Ni fui yo quien, después de ocho años, en tiempo de descuento, firmó un convenio. Yo he venido, he trabajado y logrado que se hiciera la declaración de impacto ambiental. Pero hay que estar vigilantes porque es una operación de mucho dinero. Hemos ido cubriendo hitos y seguiremos. Podrá la gente tener un rayo de esperanza cuando estén contratados los proyectos constructivos. Lo lamentable es que la oposición quiera jugar con esto, porque lo saben igual que yo, que va en serio, que no estamos jugando y que hay un informe que dice cosas claras.

–¿Hubiese deseado más concreción de la Ministra para el vial de Jove o la autopista del mar?

–Hay que marcar prioridades referidas al Ministerio: plan de vías y vial de Jove. El vial es fundamental y tengo el compromiso de la Ministra. Ya hay un dato positivo, la licitación del proyecto de enlace para que llegue hasta la Zalia. Hay plena conciencia de que no hablamos de una cuestión económica, sino de salud, de eliminar peligros en la zona Oeste y de generar una zona amable. Está más cerca de lo que la gente cree. Son tiempos convulsos, pero es un compromiso serio.

–¿Se recupera el Ayuntamiento del ciberataque?

–Cuando pasan estas cosas te asustas, ves la vulnerabilidad de todo. No hay que quitar importancia, porque es una violación de toda la información, pero no se han robado 30 millones de documentos como se dice. No tenemos tantos. Tuvimos suerte porque fueron solo unas horas y hay copias de seguridad, así que la pérdida de información no será mucha. Estamos en manos de la Policía Científica y del Centro Criptológico Nacional. Ha sido fundamental su ayuda, aparte de la contratación de empresas especializadas para establecer una hoja de ruta. No pretendo consolarme, pero viendo que hubo ayuntamientos que tardaron seis meses, vamos a buen ritmo. En un par de semanas, estaremos recuperados.

Dice que no son 30 millones de documentos, pero entonces sí que han robado información.

–Entran para algo y entraron. No vinieron a saludar. Es verdad que debemos mantener la discreción porque hay una investigación y nos recomiendan hablar poco.

“El vial de Jove está más cerca de lo que la gente cree; es fundamental”

decoration

–Lo que no paraliza nadie es la reforma del paseo del Muro. Ni una sentencia contra el “cascayu”.

–Siempre digo que las personas, si ven vulnerados sus derechos, deben recurrir a la justicia. De igual manera, en el Ayuntamiento hay un servicio jurídico que nos asesora sobre qué debemos hacer. Estudiada la sentencia, el servicio hizo una recomendación y hemos recurrido. Como hacía también el anterior gobierno, que recurría muchas sentencias. Incluso una de violación de derechos fundamentales que fue firme.

–Llevan semanas de reuniones con varias entidades. ¿Ve aceptación al anteproyecto de la obra?

–Está gustando, sí. Aquí ha habido tres fases. Una, la comisión del Muro que se alargó por demás y donde salieron nueve recomendaciones y un décimo punto que decía que había dos posturas, algo evidente. Las nueve recomendaciones se han tenido en cuenta para este anteproyecto y, además, hubo reuniones con multitud de entidades. Con sus sugerencias hemos hecho esta propuesta. De momento el “feedback” es positivo, aunque no todo el mundo estará de acuerdo con el cien por cien. Muchos que estaban en contra, al verlo lo están apoyando. Nada que no haya pasado otras veces en la ciudad. Cuando vas despejando incertidumbres, es más fácil.

–¿Iniciar la obra antes de elecciones es clave para el mandato?

–Sí, porque el Muro, o si prefiere el “cascayu”, está feo. A todos nos gustan los espacios agradables, defendemos una ciudad habitable, amigable, que tiene que ver con la belleza. La avenida del Molinón se ha convertido en un sitio agradable que gusta a la gente. Eso no lo tenemos en el Muro y hay que lograrlo.

–Inaugurado el tránsito de las Ballenas. ¿Es el inicio de la transformación de Cimadevilla?

–Era fundamental porque su estado era terrible. Se pactó con la asociación vecinal asfaltar, con el compromiso de adoquinar para hacerlo más cómodo al tráfico y las personas. Y arreglamos muchos baches y hundimientos por el barrio. Sin duda quedan cosas importantes, como el Campo Valdés, porque está impresentable, igual que me lo encontré. Queremos arreglarlo y tenemos un proyecto con fondos Next Generation que se centra mucho en Cimadevilla, con la idea de incluir una línea circular que será importante para los vecinos y los visitantes. Es un gran reto, es innegable.

–¿Europa se está portando bien con los fondos?

–Gijón se está portando bien con Gijón (risas). Se está trabajando muy bien y hay que agradecérselo al personal del Ayuntamiento. Es verdad que las cosas están yendo bien, pero necesitamos que las adjudicaciones sean definitivas, liberar los fondos y empezar a actuar. Pero hay cosas que ya están en marcha, como el carril bus de La Calzada. Y nos seguiremos presentando a fondos. Gijón va a mejorar.

–A fondos europeos quieren aspirar para cubrir la plaza de toros y convertirla en un espacio para todo el año. ¿Hay plazos?

–Aún no porque ahora mismo no hay dinero. Hay grandes proyectos que debemos terminar, como Tabacalera. En breve sacaremos el proyecto de licitación para la distribución interna. No se ha parado en Tabacalera, pero es una gran obra. No significa que no se vaya a hacer lo de El Bibio, porque tuvimos mucha demanda para acontecimientos importantes. Por eso, se encargó el informe estructural.

Ana González, reflejada en su teléfono durante la entrevista. | JUAN PLAZA

–¿Por qué revisaron El Bibio?

–Todas las ciudades deben vivir de acuerdo a lo que nos pasa, y no podemos olvidar lo del colegio San Vicente, que aprovecho para felicitar al centro por su buen hacer y responsabilidad. Pero fue un aviso a la ciudad, y nos comprometimos en el Pleno a revisar los edificios públicos en función de la edad. El Bibio fue el primero porque había mucha demanda, y es verdad que hay unas deficiencias en los tendidos. Es lo primero que debemos hacer. Pero la gran transformación es cubrir la plaza para tener otro espacio cultural muy adecuado para Gijón.

–Si una empresa solicitase licencia para instalar una plaza de toros portátil. ¿Habría problema?

–Ni idea. Lo que deben hacer es pedir la licencia, que hay un departamento específico que concede y será en función de lo que determine.

–¿Qué pasos se han dado para impulsar la candidatura de Gijón a Capital Europea en 2031?

–Hemos empezado a tener reuniones y a buscar a alguien que coordine, contactar con otras ciudades, tanto las que lo han sido como aquellas que se presentaron. Hemos hecho un guion de trabajo y trabajaremos con las entidades culturales de Gijón. Debe participar toda la ciudadanía. En otoño, para no mezclarlo con el proceso de participación de agenda urbana, iniciaremos toda la propuesta de cómo organizar la planificación.

–¿Cuánto del futuro de Gijón se juega en el Parque Científico?

–El Parque Científico fue un hito y sigue moderno y ejemplar. Ayuntamientos y empresas de toda España hablan de ello. Si queremos que cada vez haya más empresas dinámicas e innovadoras, como administración debemos tener la misma actitud. No puede ser que no se hubiera hecho nada por conseguir terrenos. Tenemos también el de La Camocha, que no es menos importante. Y ver cómo se desarrollan los terrenos de Naval Gijón. Como Ayuntamiento debemos tener capacidad de generar suelo empresarial.

–¿Por qué cambiaron las parcelas para el hospital de Quirón de Cabueñes a Nuevo Gijón?

–Hubo una operación en el anterior mandato para que se instalara en el entorno de Cabueñes, pero debemos diferenciar los contextos. En Cabueñes, se necesita asegurar la máxima accesibilidad con vías rápidas de entrada y salida. Es bueno tener espacio, aunque no se necesite ahora, no sé si en algún momento sí. Tener acogotado el Hospital de Cabueñes sería un error.

–Queda un año para acabar el mandato ¿Dónde se centrará el gobierno local?

–Son tiempos complicados. Primero la pandemia, que obligó a cambiar los tiempos, y ahora la guerra y una inflación desmedida. Eso condiciona, pero siguen vivos nuestros objetivos, claros e irrenunciables, como las obras en los barrios degradados, que empezarán de forma inminente. También las obras de Río Eo y Costa Rica. Tendremos más viviendas como patrimonio local para Emvisa. Definir y comenzar obras en el Muro, Tabacalera y espero iniciar alguna escuela de 0 a 3 años. Y la renaturalización del Piles, fundamental para Gijón, y el intercambiador del Humedal. Proyectos que los ciudadanos merecen.

–¿Está satisfecha con la coalición con Izquierda Unida?

–Hemos sido buenos socios. Somos dos partidos con programas diferentes, pero con puntos en común, porque somos de izquierdas y con conocimiento en gobiernos de Gijón. Hemos trabajado con lealtad y compartiendo muchas cosas.

“Ahora mismo no hay dinero para la gran transformación de El Bibio”

decoration

–¿Solventarán las dudas legales del reglamento de laicidad?

–Se está revisando la propuesta. Espero que se acabe en breve.

–¿Quiere seguir?

–Mi compromiso cuando me presenté a las primarias era para dos mandatos. De acuerdo con los estatutos de mi partido hay una regulación que marca la continuidad de quienes ocupan la Alcaldía en nombre del PSOE. No hay ningún motivo para que no sea así.

–¿Cómo van las relaciones con el nuevo secretario general del PSOE de Gijón, Monchu García?

–Bien. Con él y con su equipo, bien. Si creemos en la democracia y decimos que es importante como país, no puede ser que no lo sea como partido. Formo parte de un partido profundamente democrático en la elección de sus órganos. Yo fui candidata a la Alcaldía tras un proceso democrático en el que se presentaron varias personas. Ese lo gané yo y este lo ha ganado una de las dos opciones que había y solo cabe apoyarla. Otra cosa es impensable.

–¿Por qué se le pregunta tanto a usted y a Monchu García por su continuidad si públicamente coinciden en que la relación es buena?

–Porque hay gente a la que le interese o piense que se puede romper algo difamando. Vivimos un momento de muchísima tergiversación y se sabe que eso gusta mucho. Sacar trocitos y decir que dije, cambiar mis mensajes y hasta pintarme cuernos y rabo. Habrá gente a la que le mole, pero sorprende que se me pregunte a mí y al PSOE, pero no a otros partidos. ¿Alguien sabe quiénes son los cabezas de lista de otros partidos? ¿Están estables? Me lo pregunto como ciudadana, sin mayor interés, pero me llama la atención porque desde el salón de plenos se ve el nerviosismo.

–¿La filtración de un fragmento de charla en el congreso de la FSA sobre la prostitución fue fuego amigo?

–Nunca es amigo el que lanza un vídeo así. Si me pregunta si fue alguien del PSOE quien lo filtró, le diré que somos un partido abolicionista de la prostitución y mi discurso refrendaba eso, explicando qué debían hacer los hombres para colaborar. Solo dije que no se debía consumir prostitución. Es algo razonable.

Compartir el artículo

stats