Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reforma del plan especial del Muro gana fuerza en el gobierno: “El proyecto lo merece”

“Trabajaremos para que la obra tenga todas las certezas legales”, indica Olmo Ron, que ataca a quienes “intentan gobernar desde los tribunales”

La obra para suprimir el «cascayu» alcanzó ayer su tercer día con la instalación de algunas regulaciones semafóricas, tal y como se ve en la imagen. | Marcos León

El gobierno local insistió ayer en que está abierto a modificar el plan especial del Muro y hacer “todo lo que sea necesario para que la reforma del paseo tenga todas las certezas legales porque el proyecto lo merece”. El socialista Olmo Ron, edil de Obras Públicas, hizo hincapié en la necesidad de ese blindaje legal dando por más que probable que la reforma integral del Muro pudiera seguir el camino judicial del “cascayu”. Un juzgado ha sido, en base a una demanda de la asociación Stop Muro, quien ha impuesto las obras que ahora se están acometiendo para recuperar el doble sentido para el tráfico en el Muro. La previsión es que ese doble sentido sea efectivo la primera semana de julio.

El incumplimiento del plan especial del Muro, fechado en 2004, es una de las irregularidades de las que se hizo eco la jueza para dar la razón a Stop Muro. Su modificación, a la que abría la puerta el edil de IU Aurelio Martín en la comisión de Urbanismo del martes, siempre había sido rechazada desde el gobierno local cuando se acometieron los procesos peatonalizadores del Muro pese a las advertencias y críticas de la oposición. El “cascayu” ya es pasado y el gobierno no quiere tropezar dos veces en la misma pierda.

“Este proyecto del Muro no puede estar paralizado por cuestiones políticas, por esos procesos de judicialización de la política que impulsan los partidos que no han llegado a gobernar esta ciudad a través de las urnas y lo intentan desde los tribunales. Lo hemos padecido con la avenida del Molinón, con el cascayu y seguramente tengamos polémica jurídica con el proyecto de reforma del paseo marítimo”, concretó Ron. La necesidad de acometer la reforma del plan especial dependerá de la envergadura que finalmente tenga la obra del Muro. Ahora mismo el anteproyecto del gobierno habla de un plan de casi 16 millones de euros desde San Pedro al Rinconín donde el tráfico queda limitado a un vial de servicio y donde la ampliación de zonas verdes y espacios públicos es el eje principal.

“Queremos ganar calidad de vida para los gijoneses y gijonesas avanzando hacia una ciudad moderna y que pone el foco en la lucha contra el cambio climático”, concretó Ron que hizo suyas las palabras de su compañero Aurelio Martín: “Esto no es una lucha contra el vehículo privado es una lucha contra el cambio climático”.

Piden llevar al “solarón” los bancos quitados del “cascayu”


Reutilizar el mobiliario urbano –bancos y papeleras– retirado del “cascayu” para dar servicio a los jardines del Tren de la Libertad es una de las peticiones de la plataforma “Un pulmón pal solarón”, que también hará llegar al Ayuntamiento la petición de vallar la zona que usan los perros y acondicionar para “uso y disfrute de la ciudadanía” el suelo liberado de las vías en el entorno del Museo del Ferrocarril que no fue incorporado a la zona verde. Una campaña de firmas acompañará la solicitud de mejora de este espacio. En cuanto a las obras de eliminación del “cascayu”, para el viernes, de 8 a 13 horas, se anuncia un corte de tráfico en Eladio Carreño para facilitar unas labores de asfaltado.

Compartir el artículo

stats