Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Susana González García Gerente de la Empresa Municipal de Vivienda (Emvisa)

“Hay que entender la función social de la vivienda, no sólo es un bien de inversión”

“Xixón Alquila” no trata de tener un largo listado de pisos, buscamos la idoneidad entre inquilino y propietario con una mediación especializada”

Susana González, gerente de Emvisa. MARCOS LEON

Susana González García llegó a la gerencia de la Empresa Municipal de Vivienda a finales de 2019 desde la Fundación Siloé. Ese origen ha marcado su filosofía de trabajo, siempre desde la colaboración, y una acción centrada en el apoyo a los más vulnerables. ¿El punto de partida? La vivienda tiene una función social.

–Acaban de modificar su plan de ayudas a estudiantes. ¿No sería mejor hacer un plan global para todos jóvenes?

–Emvisa tiene una política de acceso a la vivienda para jóvenes. El programa de estudiantes es solo una parte. También está el “Comparte Joven”, de alquiler de habitaciones como primera experiencia de vida independiente, y sobre la mesa están los proyectos para generar alquiler asequible a jóvenes en esas viviendas cedidas por el Principado en Cimadevilla que vamos a rehabilitar y el proyecto de edificación en La Calzada.

–Un proyecto que parte de los ingresos de una subasta que está en proceso. ¿Hay pujas?

–Es una subasta notarial, algo bastante novedoso aquí, y las pujas se cierran el cuatro de julio. La subasta es de la finca que la Fundación Solidaridad Emprendedora tiene en la calle Arroyo pero eso no cubre el 100% del proyecto. La finca está tasada en 920.000 euros y las estimaciones del proyecto a construir en La Calzada en una finca que también es de la fundación están entre 1,5 y 1,6 millones. Solicitaremos también fondos al Principado y el resto se hará con reservas de Emvisa.

–¿Para cuantas viviendas da?

–La dimensión del edificio la definirá el proyecto de obra pero la estimación es que sean unas once. Buscamos también que sea un proyecto innovador con un sistema industrializado y modular de construcción.

–¿Y en Cimadevilla?

–Son cuatro edificios con siete viviendas. La rehabilitación la vamos a hacer con los planes de empleo. Igual que hemos hecho con las viviendas que hemos ido comprando.

–¿No es un trabajo ingente para solo conseguir 18 pisos?

–La vivienda no es un bien rápido de conseguir. Ampliar el parque público sea por edificación, por rehabilitación o por compra lleva unos tiempos que siempre son largos para la necesidad tan inmediata que hay.

–¿Cuánto ha crecido ese parque de viviendas municipal?

–Ahora tenemos 216, y las incorporadas este mandato son 22. Aunque no todas están disponibles todavía. Unas fueran por compra, once, la segunda vía fue la rehabilitación o transformación en vivienda de equipamientos que tenía Emvisa, y aquí están las 7 de Cimadevilla y cuatro locales, y la última vía es la de la edificación.

–¿Cubrió las expectativas de su estreno el programa “Xixón Alquila”?

–Si en cuanto lo veíamos como un programa complementario a lo que se hacía y pensado para aquellas unidades de convivencia que tenían más difícil el acceso y necesitaban de una intermediación, de un apoyo. En año y poco se incorporaron veinte viviendas y de esas veinte intermediaciones no hubo ninguna reclamación y solo una situación de impagos que se solventó. Para nosotros este programa no consistía en tener un largo listado de viviendas y hacer una intermediación rápida sino en hacer una mediación especializada que buscara la idoneidad entre el inquilino y la propiedad que la hiciera exitosa.

–¿Cuánta gente tienen en el registro de demandantes de vivienda?

–Con datos de cierre del año pasado eran 487 en el Xixón Alquila y 677 para todos los programas.

–El rey de esos programas son las ayudas al alquiler. ¿La pandemia cambió el perfil de quienes las pidieron?

–No, el perfil sigue siendo muy similar a otros años. El titular de la solicitud sigue siendo mayoritariamente mujer, mayoritariamante son de nacionalidad española y la mayoría tiene ingresos entre los 9.000 y 12.000 euros anuales. Sí se notó en que hubo un aumento de la demanda aunque al ser la vivienda uno de los elementos que más se intentó proteger tanto a nivel estatal como autonómico eso hizo que la carga no recayera tanto a nivel municipal.

–Después de la pandemia llegó la guerra, la inflación, la subida del euribor... ¿Hay opciones a implementar medidas como la que pide Foro de dar ayudas al pago de las hipotecas?

–Todos nuestros recursos están concentrados en la vivienda de alquiler. Es verdad que en España hay una tradición de compra pero hay que potenciar el alquiler. En vivienda hay mucho por hacer porque sigue habiendo una gran dificultad para muchas capas de la población para acceder a una vivienda y para eso hay que implementar un conjunto de medidas, no solo una. Es necesario incrementar el parque público, impulsar la colaboración-privada, rehabilitar, movilizar vivienda vacía... Sobre todo tenemos que ir a entender el concepto de función social que debe tener la vivienda y su uso. No solo como bien de inversión.

–El último informe sobre vivienda que les hizo la Universidad de Oviedo habla de 7.000 viviendas vacías y 15.000 infrautilizadas en Gijón. ¿Cómo se justifican esos números?

–Los cálculos se hicieron en base a los consumos energéticos y el estudio no dice cuales son las causas. Si es una segunda residencia que no se usa, si es una casa deteriorada... Lo que está claro es que hay 7.000 casas vacías y hay que intentar movilizarlas. El problemas es que no hay una definición legal de vivienda vacía. Asturias no la tiene y otras comunidades que si la tienen ni siquiera coinciden en los mismos criterios. Yo creo que es necesaria una definición de vivienda vacía y su movilización.

–Algún propietario puede pensar que le van a quitar su piso para ponerlo en el mercado por las bravas.

–No, no se trata de eso. Movilizar es lo que hace, por ejemplo, el “Xixón Alquila “con una mediación y dando garantías. Ese estudio también habla de que los propietarios tiene dos grande miedos: los impagos y los desperfectos. Eso hace que una parte no ponga su vivienda en alquiler. No todo tiene que ser penalizar a la propiedad. También se puede trabajar en darles ventajas fiscales.

–¿Es real esa situación de propietarios que son incapaces de recuperar su casa de un inquilino moroso o la recuperan destrozada?

–El estudio preguntó sobre el asuntos a los agentes de las inmobiliarias que no son precisamente sospechosos de ir contra la propiedad, y lo que vienen a decir es que hay muchísima menos incidencia de lo que se tiene creencia, que hay un miedo un poco irreal en estos asuntos.

–El estudio también habla de lo caro que es alquilar en Gijón...

–Los alquileres son altos en relación a los ingresos de las personas. Las recomendaciones internacionales dicen que no deben superar el 30% de los ingresos de la unidad de convivencia. Si lo comparamos con el salario mínimo interprofesional, lo supera. Además, hay poca oferta de alquiler y eso hace que suban los precios por eso es muy importante movilizar vivienda desde lo publico para contrarrestar.

–Queda un año para volver a pasar el examen de las urnas. ¿Qué han cumplido de los retos que se han marcaron al llegar a Emvisa?

–Teníamos el objetivo de revisar y reformular todos los programas y se hizo, con mejoras en cuanto a cuantías de las ayudas, periodo y, sobre todo, ahorros en tiempo de gestión. El objetivo es responder en dos meses. Se consiguió aunque el hackeo nos ha llevado a estar ahora dos y medio pero lo reconduciremos. Nos queda por revisar, que empezaremos ahora, el programa que gestiona el parque municipal. Otro objetivo era conocer la realidad de la vivienda, y lo hicimos con ese estudio que nos viene muy bien para tomar decisiones. Y otro incrementar el parque de vivienda, algo que para mi era básico. Llevamos 22 y queremos llegar a las 40 o 50. Pusimos en marcha como algo nuevo el Xixón Alquila, y quizás porque yo vengo de esa filosofía, nos marcamos como objetivo la colaboración con todas las áreas municipales. Tampoco existía y lo incorporamos, que el Tercer Sector pueda tener ayudas al alquiler.

–¿Tiene un ayuntamiento capacidad real de incidir en la política de vivienda?

–La competencia es de las autonomías pero se puede trabajar mucho, colaborar y complementar. Eso depende de la voluntad política y yo creo que este gobierno sí tiene una implicación, un compromiso, con la vivienda pública. Se dice que la vivienda es la revolución pendiente.

Compartir el artículo

stats